Destruction AllStars

Por el el Análisis, 6 Más
close [x]

Análisis – Destruction AllStars (PS5)

Esta es una de esas tantas historias que protagonizan héroes caídos que supieron resurgir. Hace ya varios meses, en unos de esos muchos eventos dedicados al futuro (ya presente) lanzamiento de PlayStation 5, se nos presentó un título de conducción alocada, parkour y frenetismo en estado puro. Bajo el nombre Destruction AllStars, Lucid Games y PlayStation mostraron al usuario en qué habían estado colaborando durante los últimos años. Si bien su premisa gustó al público mayoritario, ya que lucía como uno de esos tantos títulos divertidos en los que nos gusta perdernos durante horas, la realidad del medio actual no tardó en chocar con el bolsillo de los jugadores. Por este motivo, Sony no tardó en anunciar que el juego, lejos de lanzarse en la ventana de lanzamiento por 79,99€, pasaría a formar parte de las ventajas que obtienen mensualmente los usuarios de PS Plus. Y así, con una decisión tan polémica como acertada, la compañía nipona acertó de pleno con un juego que, aún sin ser una maravilla, ofrecerá a los usuarios decenas de horas de entretenimiento. Porque si algo tiene Destruction AllStars, además de virtudes y defectos muy marcados, es contar con una premisa que parecía destinada al juego como servicio.

La jugabilidad como carta de presentación

Si por algo destaca el título de Lucid Games es por la diversión que irradia. En esta obra de confrontación, el estudio británico nos plantea una ejecución casi perfecta de uso del mando. Cada botón cuenta con una utilidad única, una premisa que, si bien puede parecer complicada, es parte del mecanismo intrínseco que sentiremos a los mandos del título. El tutorial, que nos es presentado nada más acceder al juego, es tan preciso como corto, por lo que no tardaremos más de 5 minutos en dominar a la perfección todas las facetas jugables del título. Pero esto no significa que nos convirtamos automáticamente en unos expertos en la materia. De hecho, Destruction AllStars ofrece la posibilidad de disfrutarlo tanto en solitario (con selector de dificultad) como en su vertiente online. Y conocer al dedillo los controles, por descontado, no va a significar que automáticamente tu camino esté enfocado hacia la victoria.

Desde los primeros compases observaremos como la obra de Lucid Games es, por encima de todas las cosas, frenetismo en estado puro. Existen dos maneras de afrontar los enfrentamientos: en coche o a pie. La primera, obviamente, es en la que los desarrolladores plantearon la experiencia jugable. La segunda, más anecdótica, nos llevará a utilizar la estrategia para decantar la partida a nuestro favor. Así, subidos a nuestro vehículo, podremos derrapar, ejercer choques frontales o laterales, teniendo que seleccionar cada movimiento con precisión si queremos terminar con nuestros enemigos o sobrevivir las embestidas de los rivales. De hecho, existirán vehículos con habilidades únicas, pero eso es algo que afrontaremos más adelante.

Por otra parte, existe la posibilidad de disfrutar de nuestra partida a pie. Esta vertiente, que podría pecar de insustancial, es una bala en la recámara a la hora de decantar la partida a nuestro favor. Así, si sabemos utilizar bien nuestras cartas, seremos capaces de rellenar la barra de habilidad tanto del personaje como del vehículo especial. Esto se conseguirá acumulando fragmentos, que son piedras presentes en el entorno a las que podremos acceder con parkour, saltos y demás maniobras. Además, mientras estemos circulando a pie por la arena, si realizamos una esquiva que nos coloque cerca de un coche rival tendremos la opción de robar el vehículo o detonarlo, dos acciones que pueden sumar muchos puntos en nuestro favor. Así, en Destruction AllStars, aún cuando nos encontramos buscando un medio de transporte, contamos con opciones suficientes como para no aburrirnos por el camino.

Cuatro modos de juego enfocados a la competitividad

Solo el tiempo dirá si el título de Lucid Games consigue asentarse como un proyecto con peso dentro del panorama eSports, pero por el momento cuenta con medios suficientes como para hacer bastante ruido. Con hasta cuatro modos de juegos, la obra de PlayStation 5 nos permitirá enfrentarnos en partidas de 8 vs 8 o todos contra todos. Carnado y Stockpile, de momento, pertenecen al primer grupo, aquel que divide a todos los jugadores de la partida en dos grupos y los enfrenta entre sí. Por otra parte, Gridfall y Mayhem nos llevará a batallar en el clásico todos contra todos, sumergiéndonos en combates frenéticos donde tendremos que obtener la mayor cantidad de puntos o ser el último en pie.

En Carnado el objetivo principal será terminar con la mayor cantidad de rivales posibles para adquirir sus engranajes. Así, gracias a choques, confrontaciones y robos, nuestro número particular de puntos irá en aumento, teniendo que ir a la zona central del escenario para depositar tanto el coche como los engranajes obtenidos. Como en el resto de modos de Destruction AllStars, el tiempo podrá jugar a nuestro favor o en nuestra contra, ya que la corta duración de los enfrentamientos nos llevará a tener que gestionar la toma de decisiones de forma adecuada. A su vez, Stockpile tendrá una función similar pero más enfocada al clásico Toma la bandera, ya que nos llevará a dominar diferentes puntos del mapa que tendremos que tener controlados antes de que el cronómetro se ponga en 0.

Por otra parte, Gridfall y Mayhem son las vertientes enfocadas a la confrontación en solitario. En el primero, para mi gusto el más desafiante, se reunirán los 16 rivales en un escenario que irá cayéndose a pedazos. Literalmente. Con vidas limitadas, el objetivo en este modo es acabar con nuestros contrincantes mientras intentamos sobrevivir, una tarea que no será fácil ya que, además de los peligros que supone una arena que se despedaza, los enemigos no pararán de buscar la forma de acabar con nosotros. Por último está Mayhem, otro modo clásico en títulos con vertiente online. En esta modalidad el objetivo será terminar con la mayor cantidad de puntos posibles, por lo que tendremos que valernos de nuestra habilidad para buscar todas las formas posibles de acumular puntuación. Pero, por si estos modos os parecieran poco, existen muchos más dentro de la serie de desafíos, una de las opciones más interesantes del juego.

Varias formas de afrontar el desafío… con un pero enorme

Ya conocemos las posibilidades jugables del título, tanto en gameplay como en opciones para el usuario. Pero, además de estas, Destruction AllStars nos ofrece la opción de disfrutar de sus virtudes en el multijugador, sumergirnos de lleno en el terreno arcade o adentrarnos en una serie de desafíos con una nota negativa. El apartado online se resume en lo explicado anteriormente, ya que cimenta su experiencia en las cuatro opciones jugables que ya hemos comentado. Por su parte, en el Arcade tendremos retos extras, que también se encuentran presentes en la sección Serie de desafíos. Así, Lucid Games nos propone adentrarnos en modos como Transporter, que recuerda muchísimo a propuestas como la queridísima saga Crazy Taxi, o competiciones contrarreloj que podremos disputar de forma individual o competitiva.

Además, existen muchísimas opciones de personalización, ya que cada personaje del título (un total de 16) cuenta con diversas opciones estéticas, si bien estas, al menos por el momento, son bastante escasas. Pero, como señalamos en el subtítulo, existe un pero en esta sección del análisis, y es que para acceder a Serie de desafíos tendrás que pagar con dinero real. Esta modalidad, una de las más divertidas del juego, te hará pasar por caja si quieres exprimirla al máximo. Y, si bien esta decisión es comprensible si tenemos en cuenta que es un título que se ofrece como parte de las ventajas de PS Plus, no termina de dejarnos un buen sabor de boca. Aún así, Destruction AllStars es capaz de exprimirse sin tener que gastar dinero en él, ofreciendo muchísimas opciones jugables que nos llevarán a pasar decenas de horas al volante (o saltando vehículos que intenten atropellarnos).

Su buen uso del DualSense y sus habilidades especiales nos harán querer dominarlo al máximo

En definitiva, nos encontramos, al menos en estos momentos, ante uno de los juegos imprescindibles del catálogo de PlayStation 5. Si bien debutó el pasado mes de noviembre, la nueva consola de la compañía nipona ya cuenta en su haber con obras como Demon’s Souls o propuestas pintorescas como Bugsnax, pero este Destruction AllStars consigue ofrecer un frenetismo y una diversión que otros títulos no poseen. De hecho, la existencia de sus 16 personajes tiene cierto sentido jugable, ya que cada uno cuenta con un vehículo especial con una habilidad determinada y tardaremos bastantes horas en llegar a dominarlos a todos. Y, si bien no ofrece las mismas posibilidades que Astro’s Playroom, la obra de Lucid Games es hasta el momento la segunda que más partido saca a las opciones hápticas del DualSense. Por este motivo, recomendamos a todos los usuarios de PS Plus que, como mínimo, le den una oportunidad al nuevo exclusivo de PS5, ya que muchos se llevarán una grata sorpresa con un juego tan frenético como divertido.

Lo Bueno

  • Una apuesta frenética, fresca y divertida
  • Diversos modos jugables
  • Partidas cortas e intensas
  • Variedad de personajes y habilidades especiales

Lo Malo

  • Te obliga a pasar por caja si quieres disfrutar de la experiencia completa
7

Escrito por: Abelardo

Con un mando en las manos desde que tengo uso de razón, empecé con una Super Nintendo y desde entonces no he parado. Lector ocasional, apasionado por los mundos de Miyazaki y nieto de Lolita y Juan.