F1 2020

Por el el Análisis, 6 Más
close [x]

Análisis – F1 2020

La mejor entrega hasta la fecha

Se ha hecho de rogar, pero por fin la temporada 2020 de Fórmula 1 ha arrancado y con ella llega, casi en paralelo, la nueva entrega del videojuego oficial del campeonato de la mano de Codemasters.

Los británicos cumplen este 2020 una década al frente de la saga oficial y, en la que será la última entrega de esta generación, han decidido poner toda la carne en el asador mejorando todos aquellos aspectos en los que ya destacaba y añadiendo un modo que se venía pidiendo durante años: un gestor de equipo de F1.

Piloto y Propietario

La principal novedad de F1 2020 es la inclusión del modo Mi Equipo en el que, por primera vez en la franquicia, podremos gestionar nuestro propio equipo de Fórmula 1, siendo el 11º equipo en entrar en el mundial. Cómo toda escudería de nuevo cuño nuestros inicios serán humildes, con un presupuesto muy ajustado con el que deberemos contratar a un motorista y un segundo piloto para iniciar nuestra andadura en el mundial.

Respecto a los motoristas podemos elegir entre Honda, Renault, Ferrari y Mercedes. Los dos últimos son las mejores opciones disponibles, pero también se comerán gran parte de nuestro presupuesto si los elegimos. Tampoco tendremos demasiadas opciones a la hora de escoger nuestro primer compañero de equipo ya que son pocos los pilotos que querrán unirse a un nuevo y modesto equipo.

El mercado de pilotos aglutina a todos los pilotos de F1 2020 y los de F2 de 2019 y cada uno de ellos tiene una serie de características intrínsecas que deberemos estudiar para escoger al compañero ideal: Reflejos, experiencia, habilidad, ritmo y prestigio. Cada una de dichas características potenciará un aspecto del piloto, por ejemplo el ritmo nos dice cuán rápido es el piloto, mientras que el prestigio nos muestra el atractivo del piloto de cara a la búsqueda de patrocinadores -más tarde entraremos en eso-, o la experiencia determina cuántos puntos de recursos generará el piloto en los entrenamientos libres de cada gran premio. Por citar dos ejemplos de F2 (olvidaos de fichar a un grande de entrada) una de las mejores opciones en cuanto a ritmo es Guan Yu Zhou, un piloto rapidísimo que nos asegura un gran rendimiento en pista. Sin embargo, por un precio similar, también podemos valorar el fichaje de Mick Schumacher, hijo del campeonísimo, que pese a no ser tan rápido tiene un apellido impagable que atrae las miradas de todos los patrocinadores disponibles. ¿Tan importante son los patrocinadores?

Lo cierto es que son de vital importancia, ya que ellos llenarán las arcas de nuestro equipo además de decorar nuestro monoplaza. Todos los patrocinadores ofrecen, además, pluses económicos si cumplimos una serie de condiciones: rodar x número de vueltas, conseguir tantos puntos, hacer la vuelta rápida… Una serie de retos accesorios que nos motivarán a exprimir al máximo el potencial de nuestro bólido para conseguir esas primas económicas.

Desarrollando nuestro monoplaza

Al inicio nuestro coche será un auténtico desastre que no se aguanta por ningún lado. Pero conforme vayamos completando carreras iremos ganando dinero, que podremos invertir en desarrollar las instalaciones del equipo. Aerodinámica, chasis o grupo motor son algunas de las instalaciones que deberemos mejorar para conseguir ser más competitivos en dichas áreas. Por ejemplo, construir un nuevo túnel del viento hará que las mejoras aerodinámicas que realicemos al coche tengan un porcentaje de éxito superior, mientras que si aumentamos el personal podremos conseguir dichas mejoras en un plazo más corto de tiempo y tenerlas antes

Otro punto en el que podremos invertir dinero será en el desarrollo de nuestro propio piloto. De este modo podremos invertir cantidades más bajas de dinero en mejoras pasivas como un aumento de los puntos de recursos obtenido, más opciones de respuesta en las entrevistas, un aumento de la experiencia conseguida en cada GP etc. También deberemos aprovechar el tiempo entre cada gran premio para programar actividades de interés que ayuden a desarrollar nuestro equipo y nuestro personal. Actividades tales como un día de simulador para mejorar el rendimiento del piloto, una escapada de fin de semana para mejorar la motivación del personal, con la consecuente mejora de rendimiento en I+D… Son muchas y muy variadas las posibilidades.

Todo lo que hemos comentado hasta ahora repercute en mayor o menor medida en el árbol de I+D, toda una suerte de “árbol de habilidades” desde el que gestionar cada una de las áreas de desarrollo del coche y mejorar sus piezas una a una. Al igual que en entregas anteriores, podremos gastar los puntos de recurso que ganemos realizando programas de entrenamiento en mejorar todos los aspectos de nuestro monoplaza. Al principio estaremos al nivel de Williams, pero con trabajo duro en un par de temporadas podemos ponernos al nivel de Ferrari o Mercedes. Sin embargo llegar a la cima no te asegura tener los deberes hechos para el resto de temporadas, ya que cada 2-3 temporadas se produce un “cambio de normativa” que resetea en gran medida los avances de los equipos y nos vuelve a poner en la lucha por desarrollar el mejor monoplaza.

Huelga decir que, al igual que en los últimos título del estudio, conforme vayamos jugando nuestro piloto irá subiendo de nivel y con él iremos desbloqueando nuevos elementos estéticos como gestos, cascos, guantes o incluso vinilos para decorar nuestro monoplaza.

Lo cierto es que la gestión de nuestro propio equipo de Fórmula 1 es de lo más estimulante y aunque su profundidad es relativa, llega a enganchar mucho y nos da una nueva dimensión para disfrutar del circo de la F1. ¿Podría ser más profundo? Desde luego, al fin y al cabo el modo manager de F1 2020 es un calco de lo que podemos encontrar en la saga Motorsport Manager de Android. Es sin embargo un gran primer paso para un modo de juego que esperemos que triunfe y que se vea potenciado y ampliado en futuras entregas.

Una amplia oferta de modos de juego

El modo Mi Equipo es la principal novedad pero es ni mucho menos el único modo disponible. Podremos disputar el campeonato desde el ya clásico modo Mi Carrera, en el que empezaremos compitiendo en F2 para poco a poco empezar nuestra trayectoria en la Fórmula 1 y ascendiendo hasta conseguir fichar por los equipos punteros y hacernos con el ansiado mundial de pilotos. Si no deseamos esta trayectoria, también podemos disputar el mundial completo como uno de los 20 pilotos oficiales de la temporada 2020, o correr en grandes premios sueltos con el piloto que deseemos.

También regresa el modo online con la clásica Superlicencia que medirá nuestro nivel como piloto y cuán limpios somos para emparejarnos con rivales de nivel similar, además de los fines de semana de gran premio y las ligas que ya encontrábamos en F1 2019.

Por lo que respecta al apartado técnico, en esta ocasión hemos realizado el análisis en una Xbox One X en la que el juego funciona a 4K y 60fps de lo más estables, siendo únicamente criticables sus largos tiempos de carga y algún defecto de iluminación que venimos años sufriendo con el actual motor gráfico. Personalmente, poco más le podemos pedir a la actual generación a nivel técnico, así que toca esperar a la llegada de PlayStation 5 y Xbox Series X para apreciar el próximo salto a nivel técnico de la franquicia.

Conclusión

Poco más hay que añadir acerca de F1 2020. En su formato de entrega anual, y ya en las últimas horas de una generación agonizante, F1 2020 supone el broche de oro a la trayectoria de Codemasters con la Fórmula 1 y nos brinda la que es sin lugar a dudas la entrega más completa, perfecta y ambiciosa.

Evoluciona muy poco en lo jugable, en lo técnico y en lo sonoro, de hecho el grueso de novedades se resume en un modo manager y el homenaje a Michael Schumacher, con su propia selección de vehículos clásicos. Todo lo demás sigue igual que en la anterior entrega. Pero es que poco más se puede hacer con el hardware actual.

F1 2020 es todo lo bueno que las consolas actuales le permiten ser, una cita obligada para todo aficionado al deporte.

Lo Bueno

  • El nuevo modo Mi Equipo aporta una nueva dimensión
  • Se ha mejorado el apartado técnico al máximo, las consolas no dan para más
  • Multitud de opciones de personalización de IA y ayudas de conducción

Lo Malo

  • Les ha faltado algo de ambición con a la hora de gestionar el equipo
  • La única novedad respecto al pasado año es el modo Mi Equipo, todo lo demás es idéntico
9

Escrito por: Daniel Funes Castillo

Webmaster de Legión de Jugadores. Fanático de los videojuegos con 3 años, empecé con Super Mario World y desde entonces no he parado. Busco crear una comunidad abierta y tolerante dónde todos puedan participar y dar su opinión.