Fairy Tail

Por el el Análisis, 5 Más

Análisis – Fairy Tail

Fairy Tail es una de las obras manganime más conocidas a nivel mundial, tanto por quienes están metidos en el mundillo como gente externa. Si bien su «era dorada» en donde era uno de los esenciales en la lista de cualquier aficionado ya ha pasado, ha mantenido una base de fans gracias a su último anime, aún tras varios años desde el final del manga original. Las aventuras de Natsu, Lucy, Happy y compañía han sido vividas por millones de fans, convirtiendo a la obra en una de las más conocidas. Y como no puede faltarle a una obra de éxito, hay que explorar nuevas fronteras para contentar a los fans y a su vez, hacer dinero. Porque no podemos olvidar que cualquier elemento de ocio producido por una empresa, es una herramienta para hacer dinero, siendo el amor al arte siempre el segundón. En este análisis de Fairy Tail, no el primer juego de la franquicia, pero si el primero en salir de Japón, exploraremos tanto el título como todo lo que le rodea.

Cuento de hadas

Fairy Tail, el videojuego, comienza en un punto intermedio de la historia de la obra original, justo en los últimos compases de uno de los arcos más conocidos. Durante el examen para ascender a mago de rango S, el gremio Grimoire Hearts, liderado por Hades, ataca a nuestros protagonistas. Tras un tutorial, para nada atractivo, saltaremos 7 años hacia el futuro. Nuestros protagonistas quedan congelados en el tiempo a causa de Acnologia, un dragón que ataca tras la victoria sobre Hades, y el fantasma de Mavis, la primera maestra del gremio de Fairy Tail, quien protege al grupo.

Todo esto sonará natural para cualquier fan, sobretodo si lleva la historia de forma reciente. Sin embargo, para cualquier persona ajena a la obra, este comienzo bombardea al jugador con información que, a menos que mire en la guía de términos del juego, no entenderá. Ya desde este punto nos queda claro que esta obra está hecha para fans, sin dar mucho pie a facilitar las cosas para el jugador ajeno.

Volviendo al argumento, nuestros protagonistas, pasando de escenas pre-renderizadas a diálogos totalmente doblados con los modelos habituales, tendrán que luchar para volver a poner al gremio de Fairy Tail en lo más alto y devolverlo a su antigua gloria. Esto da pie al primero de los dos arcos que adapta el título, los Grandes Juegos Mágicos, un torneo entre gremios celebrado cada año.

La historia principal del título se adapta en 10 capítulos, con un epílogo que da acceso a una gran cantidad de contenido post-game. Durante el transcurso de la historia contaremos con escenas pre-renderizadas, diálogos con los modelos habituales y una omisión a varios hechos en forma de diapositivas narradas. Aún adaptando la mayor parte de cada arco, la narración y la presentación con capturas de pantalla de calidad un tanto cuestionable bajan el nivel del relato.

Sin embargo, el punto fuerte de esta narración son las pocas escenas en donde contamos con, lo que parece, algo más de presupuesto para realizarlas. Mentiría si dijera que no se me pusieron los pelos de punta en varios enfrentamientos, o solté alguna carcajada inesperada en un gag habitual de la obra.

Mil y una peticiones

Como en la obra original, nuestros protagonistas forman parte del gremio de Fairy Tail, y se ganarán su sueldo cumpliendo encargos. De esta forma el título nos introducirá uno de los varios tipos de misiones secundarias que componen este RPG. Encargos donde eliminaremos monstruos, haremos de mensajeros entre varias personas o recolectaremos objetos, ya sea de los escenarios o de nuestros enemigos, la variedad de estas misiones hacen un gran trabajo demostrando que la vida de estos magos no es para nada aburrida, en este aspecto.

Pero este no es el único tipo de encargos con los que trataremos. Como ya hemos mencionado, tendremos que devolver al gremio a su edad dorada, literalmente, pues subiremos escalones en el ranking de gremios hasta volver a ser los número uno del continente. Ganar el reconocimiento de la gente, reforzar los vínculos con nuestros compañeros de equipo y cumplir unos objetivos establecidos para nuestro rango nos guiarán en la dirección correcta para avanzar por el buen camino.

Sin embargo, en ocasiones encontraremos que no servirá de nada meternos en estas actividades, pues la recompensa puede llegar a ser nula, hasta que avancemos en la historia principal. La progresión del título sufre un parón, pues «si Fairy Tail está preparandose para los Juegos Mágicos, no puede ser el gremio numero 1 antes de comenzar,» pero tampoco recibimos una compensación por este bloqueo.

Pongame un combate, descafeinado, por favor

Como cualquier RPG, Fairy Tail cuenta con encuentros en forma de combates por turnos. Grupos de enemigos ocuparán hasta 9 casillas del campo de 3×3, mientras nosotros contaremos con hasta 5 personajes en nuestro equipo. Tenemos una amplia variedad de acciones para realizar, desde utilizar objetos a atacar, de forma normal o con habilidades, y hasta defendernos. Y aún así, cada personaje contará con una amplia variedad de habilidades a realizar, cada una con su rango de ataque, efectos, poder e incluso tipo. Sin embargo, todas estas opciones no son más que una ilusión para hacernos sentir cierta libertad y contar con más de un método para luchar.

Si bien contamos con diversas habilidades, y cada una de ellas con distintos efectos y elementos, el verdadero factor que determinará cuales utilizaremos será el rango de ataque y su poder. Cada habilidad consume cierta cantidad de puntos de magia, los cuales recuperamos naturalmente al derrotar enemigos o terminar encuentros. ¿Empezáis a ver el circulo vicioso? Fairy Tail tiene un sistema donde atacaremos de forma constante con los movimientos icónicos de cada personaje, para deleitar al fan, sin necesidad de preocuparnos por el consumo. Tenemos más de lo que necesitamos.

Uno de los elementos más utilizados, una vez progresemos en la aventura, es la Magic Chain o Cadena, para simplificar su nombre. Esta secuencia encadena, como indica su nombre, varios ataques de nuestros personajes, dañando a todos los enemigos en el campo. Una bomba de daño que nos facilita, todavía más, los combates, sobretodo contra enemigos de mayor nivel. Pasar de realizar 1.500 puntos de daño tras una habilidad a sobrepasar los 100.000 puntos de daño a causa de una cadena facilita nuestros combates de forma abismal.

Finalmente, nuestros propios personajes tendrán su propio medidor de Awakening, donde despertarán uno de sus poderes. En el caso de que los tengan, porque si no solo serán rodeados por un aura blanca que nos devolverá parte de nuestros puntos de vida y magia. En el caso de Natsu, por poner un ejemplo, podremos entrar en su modo Dragón Eléctrico de Fuego, que le permitirá realizar nuevas habilidades. Durante un número limitado de turnos, también sea dicho.

Y eso no es todo, pues durante nuestras Cadenas podremos contar con la ayuda de compañeros, estén en nuestro equipo o no. Desde los ataques combinados Unison Raid, hasta los finales de las Cadenas con el nombre de Extreme Magic, donde un personaje ajeno a nuestro equipo participará con un golpe devastador.

Progresa inadecuadamente

La progresión del título también se ve afectada por los jugadores que quieran invertir horas durante la historia para realizar encargos secundarios. Y es que quienes quieran mejorar las instalaciones del gremio durante la historia se verán recorriendo las mismas zonas una y otra vez, en busca de los materiales necesarios. Esto equivale a encuentros enemigos, de forma directa o indirecta, pues esquivarlos es prácticamente imposible. Al estar obligados a luchar, tendremos ocasiones donde no podremos escapar, lo que se traduce en tener que salir victoriosos para avanzar. La cantidad de experiencia que acabaremos consiguiendo nos llevará a niveles desorbitados a la hora de avanzar en la historia. Lo que lleva a que encuentros contra jefes lleguen a durar 4 golpes, pues seremos demasiado poderosos.

El propio juego reconoce esto, al completar el epilogo, permitiendo reestablecer el nivel de nuestro personaje, de forma parecida a títulos como Dark Souls, donde con cada partida completada sumaremos +1. Sin embargo, esta progresión sin control elimina la propia dificultad del título, incluso en dificulad difícil.

Querer mejorar elementos fundamentales para nuestro gremio como la tienda de objetos o de equipamiento, desbloquear personajes a través de sus cadenas de misiones o simplemente intentar desbloquear ese trofeo. Querer disfrutar de uno de los aspectos del título sin poder probar otro. Resolver todo con una fuerza mayor, el equivalente al «poder de la amistad que derrota a cualquier mal.» Fairy Tail es un videojuego que adapta la obra con muchos detalles que, a la hora de la verdad, molestan más que ayudan.

Una carta de amor

Aún con todo lo malo que he podido mencionar ya, y lo irritados que debéis estar los fans que creéis que mis explicaciones son un sacrilegio, Fairy Tail hace una cosa más que bien. Fairy Tail contenta al fan. Fairy Tail sabe lo que hace y lo que no hace. Sabe qué quieren los fans, y qué no. Porque esto, si no os habéis dado cuenta todavía, es una carta de amor a los fans. Cualquier persona ajena a la obra se encontrará perdido en más de una situación, y es que es normal, empezando en un punto intermedio de la obra. Exponer tantos conceptos que son naturales en el universo pueden provocar más de un dolor de cabeza a alguien que no sepa qué significan esas palabrejas.

Fairy Tail es una carta de amor a los fans, si no con todo el amor que podría tener, con un mimo especial y único. Omite hechos que no interesan a nadie. Mantiene y mejora enfrentamientos y escenas icónicas para llegar al corazón de los fans. Y es que el valor sentimental de este título solo puede calcularlo alguien que sepa a lo que viene y lo que encontrará.

Si bien otros títulos como One Piece Pirate Warriors llega a adaptar la historia del manganime prácticamente al completo en su propio género, Fairy Tail es uno de los pocos JRPGs basados en obras que se suma al universo de esta.

Conclusiones

Este ha sido uno de los análisis más complicados de mi «carrera» como redactor. Y es que, como puede parecer obvio, mi aprecio por Fairy Tail no es que sea el mayor. Sin embargo, mi amor por Gust me ha llevado a completar esta aventura, aún en momentos que ni yo mismo quería continuar. Y ese aprecio que yo tengo por Gust es una moneda de cambio para entender el aprecio que los fans tendrán a este título.

En pocas palabras y mal explicado (ahora vamos a ello), el juego es un producto malo, menos para fans. Ahora la explicación larga y tendida, empezando por la primera parte de la afirmación anterior. Fairy Tail es un videojuego con muchos problemas, ya sea de progresión, de combate, de mecánicas e incluso técnicos. Hay demasiados elementos que llegan a ser innecesarios o inútiles, dado que la balanza dicta que otros son más útiles y eficaces. La progresión llega a no tener ni pies ni cabeza, desapareciendo repentinamente para ver como nosotros mismos rompemos el juego fácilmente. Los escenarios llegan a estar plagados de enemigos que en muchas ocasiones son dificiles de esquivar, obligandonos a entrar en combate constantemente. Y técnicamente nos encontramos con una montaña rusa en cuanto a fotogramas por segundo, pasando de los 60 a menos de 20 en una misma escena.

Sin embargo, la representación de las habilidades y sus animaciones son una delicia, aún sin ser una gran proeza gráfica. Así como las historias secundarias o los eventos exclusivos del juego, incluídas las interacciones entre personajes. Y no hace falta repetir que las escenas más icónicas están representadas con más delicadeza que otras, para contentar al fan.

Claramente la balanza se decanta por un título sin nada especial, incluso inferior a otros del mismo estudio desarrollador. Sin embargo, el mimo con el que cuenta y la base de fans, antes de su propio anuncio y todo, lo convierten en un título especial para muchos. Es por esto que Fairy Tail, aún siendo un mal videojuego, sobretodo para cualquier jugador ajeno a la obra de Hiro Mashima, es toda una obra maestra para los fans de la serie.

Si habéis llegado hasta aquí, esperamos que hayáis disfrutado del análisis de Fairy Tail. Podéis encontrar más información sobre otros títulos de Gust en nuestra web. Personalmente, recomiendo mi análisis de Atelier Lulua: The Scion of Arland, título en el que prácticamente se basa gran parte del juego a nivel de mecánicas, combate e incluso narración. Finalmente, os recordamos también que podéis seguir todas las novedades del sector a través de nuestra cuenta de Twitter.

Este análisis ha sido posibles gracias a una copia de prensa de Fairy Tail para PlayStation 4 cedida por Koch Media España.

Lo Bueno

  • La adaptación perfecta para cualquier fan de la obra de Hiro Mashima.
  • Nuevo contenido más allá del manganime, desde eventos cómicos hasta enfrentamientos y combinaciones de ensueño.
  • Contenido para parar un tren, el final de la historia principal solo abre la puerta a mucho contenido post-game.

Lo Malo

  • Solo para fans, comenzar en un punto medio de la obra, a pelo y sin explicar nada directamente no ayuda a jugadores ajenos.
  • El combate es simple y da una falsa sensación de infinitas posibilidades, siendo realmente un intercambio de golpes y un "a ver cuanto tardamos esta vez."
  • La progresión no entiende de limites. Verter varias horas en mejorar nuestra base o personajes resulta en una diferencia abismal de niveles respecto a la historia principal, quitandole dificultad a esta.
  • El apartado técnico sufre problemas de rendimiento en cuanto a fotogramas por segundo, aún sin tratarse de una bestia gráfica.
6

Escrito por: Victor Puig

Salí plurilingüe y acabé de profesor de idiomas. Me encantan los juegos de lucha, los JRPGs y sobretodo los indies. La buena música, dentro o fuera de los videojuegos, es otra de mis pasiones.