Final Fantasy Crystal Chronicles Remastered Edition

Por el el Análisis, 5 Más
close [x]

Análisis – Final Fantasy Crystal Chronicles Remastered Edition

Si tuviéramos que destacar algún elemento en común de entre todos los que conforman la magia y belleza de los títulos de la saga Final Fantasy este sería sin duda el de los cristales. Estas estructuras cristalinas tridimensionales son la fuente de poder de muchas de las historias de la franquicia y en Final Fantasy Crystal Chronicles cuentan con aún más poder, si cabe. Y, junto a ellos, podríamos contar, de igual forma, a la siempre apuesta de Square Enix por estar en la vanguardia de la tecnología, algo que ya quedaba patente en 2003, con la salida del mencionado título. Ahora, nos llega su remasterización, una oportunidad para que muchos jugadores puedan revivir la nostalgia de aquel título y para que los nuevos aprendan de dónde viene esta saga spin-off, pero, ¿conseguirá tener el mismo éxito que su entrega original? Vamos con el análisis de Final Fantasy Crystal Chronicles Remastered Edition.

análisis Final Fantasy Crystal Chronicles Remastered Edition

De cristales, héroes y aventuras

Nuestro remasterizado viaje comienza partiendo de nuestro pueblo natal, cuyo mundo se encuentra sumergido en una extraña niebla, denominada miasma, que impide la vida tal y como la conocemos allá donde esta se encuentre. Por ello, cada pueblo y tribu cuenta con un cristal, un artefacto mágico que protege su alrededor de esta sustancia, cuya fuente de poder son las gotas de mirra. Estas se obtienen de los árboles de mirra, una especie de árbol que solo produce una gota cada varios años.

Aquí es donde entramos nosotros en acción. Tras definir a nuestro personaje, tanto su apariencia como sus orígenes, nombre, voz y sexo, nos iniciaremos en un largo viaje en busca de este material, tan preciado como necesario, por todo el largo y ancho del mundo. Si sois verdaderos legionarios de vuestro pueblo solo dependerá de vosotros mismos y de vuestro equipo de valientes héroes, mientras os adentráis en un sinfín de mazmorras y derrotáis a los peligros que estas entrañan.

Muchos eran los que esperaban con ansias hincarle el diente a una remasterización del único título de la franquicia de Square Enix que GameCube pudo disfrutar, por allá en 2003 en Japón, y posteriormente, en 2004, en occidente. Tan intenso fue el olor a nostalgia que desprendía el título que fue colocado en el punto de mira de muchos, veteranos y no tan veteranos, algo muy recurrente en toda remasterización y remake. En muchos casos este tipo de proyectos suelen salir bien, ya sea porque se ha mantenido la esencia del título o porque se le han añadido ciertas características que lo hacen más adecuado para la industrial actual.

análisis Final Fantasy Crystal Chronicles Remastered Edition

Una previa de polémicas

Sin embargo, me temo que Final Fantasy Crystal Chronicles fue mejor en su día que lo que ha terminado siendo su remasterización. Tal y como comentaba, desde su anuncio, muchos eran escépticos en cuanto a una remasterización de este título. Entre otras cosas, por sus mecánicas, las cuales se podrían haber quedado algo anticuadas para el abanico de RPGs que tenemos en la actualidad. Y no les faltaba razón. Pese a tener una historia que, lejos de ser profunda y atractiva, pues la magia de los cristales se ha exprimido hasta la saciedad, se perdona por ser un título de hace ya más de una década, la falta de novedades a nivel mecánico y jugable es una de sus peores heridas.

Y su sistema de combate es el más perjudicado, el cual se basa en cambiar entre los comandos de atacar, defender, magias y objetos, con combos que podemos ejecutar simplemente pulsando el mismo botón un par de veces y, que si lo cargamos, realizaremos un superataque. Más allá de esto, la acción consiste en atacar y esquivar, en ese orden, y sin casi posibilidad de sorpresas, ni si quiera en jefes finales. Lo que es peor aún, el uso de magias, algo que ha cobrado cada vez más importancia a medida que la franquicia buscaba nuevas opciones para sus sistemas, se reduce a usarlas casi sin limitación alguna. Cierto es que podremos fusionar las magias, algo que puede darle algo de variedad, especialmente en multijugador, pero no termina de ser todo lo determinante que podría.

La única limitación que tendremos a la hora de emplear unas magicitas u otras será el simple hecho de encontrarlas. Cada vez que entremos en un nuevo nivel, entraremos ‘desnudos’, es decir, sin magia, y tendremos que hacernos con los distintos tipos abriendo cofres o derrotando enemigos, algo que no es muy difícil, culpa de una inteligencia artificial enemiga casi inexistente en muchos casos, con alguna excepción en pocos jefes finales. Es decir, la falta de complejidad en el combate, teniendo en cuenta todos los elementos que lo conforman, es, sin duda, el peor enemigo al que nos enfrentaremos. Tendremos la posibilidad de variar el desafío del juego, el cual cuenta con un nuevo modo de dificultad, pero no reside ahí el problema.

Adolece de decisiones poco acertadas

Ya he comentado el problema que he encontrado en su jugabilidad y mecánicas. Quizás, la decisión de mantener todo tal y como estaba, sin aventurarse a cambiar nada del original, sea debido a querer proteger la esencia que tanto éxito regaló en 2004. Y, por desgracia, a veces, esta decisión, este gesto de cariño y respeto hacia la historia del videojuego como a sus primeros jugadores, puede convertirse en un arma de doble filo.

Más aún, cuando uno de sus elementos fundamentales sí se ha cambiado. Estoy hablando de su modo multijugador online. Como algunos ya sabréis, Final Fantasy Crystal Chronicles se hizo tan famosos, entre otras cosas, por ofrecer la posibilidad de explorar mazmorras y vivir aventuras junto a nuestros amigos con un modo multijugador local, una de las sensaciones por aquel momento. Aquí, la nostalgia jugaba un papel aún mayor y el anuncio de la existencia del cooperativo online en detrimento del local fue un jarro de agua fría.

Es totalmente comprensible este intento de avance hacia las nuevas tecnologías, por supuesto, pero sí el objetivo era mantener la personalidad del título, el modo local era casi obligatorio. A pesar de ello, el modo cooperativo se siente igual de bien que por aquel entonces. Uno de nuestro grupo de aventureros deberá portar el cáliz del cristal, para así evitar ser dañados por el miasma de la zona, mientras los otros se encargan de limpiar el cerco formado por el poder del cristal de enemigos y amenazas. Desde luego, si os interesa volver a revivir este viaje en busca de mirra, o si es vuestra primera vez, tened muy en cuenta que la diversión mejora cuando jugamos con amigos.

Cabe destacar que gracias a las actualizaciones que se han sucedido en los últimos días se han solucionado graves problemas de su multijugador, clave si queremos disfrutar jugando con más gente, algo que podremos hacer incluso si disponemos de consolas diferentes, gracias a la posibilidad de cross-play entre plataformas. Aunque adolece mucho por unos tiempos de carga demasiado largos y muy recurrentes.

análisis Final Fantasy Crystal Chronicles Remastered Edition

Hay luz al final de la corriente de miasma

Sea como fuere, los pocos añadidos de los que pueda disfrutar esta remasterización sí son un aliciente adecuado. De primeras, el renovado apartado gráfico es un gran acierto. Con las mejores que han recibido los modelos 3D y la nueva definición, avanzar por el mundo y sus mazmorras es una satisfacción considerable para la vista. Más aún gracias a una banda sonora que mantiene un nivel muy alto con algunas de sus piezas y que nos consigue regalar una sensación de auténtica aventura de fantasía. No me equivoco al decir que estos dos aspectos son lo mejor que ofrece el juego.

Además, Final Fantasy Crystal Chronicles Remastered Edition cuenta con más añadidos en cuanto a contenido. En comparación con el original, esta remasterización ofrece más mazmorras, las cuales desbloquearemos una vez hayamos terminado la historia principal. Hasta un total de 13 niveles más donde la dificultad aumenta con respecto a la campaña y donde podremos hacernos de nuevos y mejores accesorios, armas y armaduras, así como tendremos la opción de emplear algunos de los ataques que antes estaban restringidos únicamente a jefes finales. Por último, cabe destacar el añadido de voces en inglés algo de lo que carecía el juego de 2003, y que genera una mayor sensación de cohesión con el mundo que nos rodea.

análisis Final Fantasy Crystal Chronicles Remastered Edition

Veredicto

La única aventura de la saga Final Fantasy que puso los pies en la plataforma de GameCube ha llegado con un formato de remasterización que se queda corto, pecando de ser demasiado conservador en muchos de sus aspectos, los cuales se encuentran algo anticuados a día de hoy, y con decisiones poco acertadas en los cimientos que hicieron del original un éxito. Final Fantasy Crystal Chronicles Remastered Edition es, por tanto, una gran oportunidad para aquellos que buscaban la mejor y más fiel manera de jugar a este título, pero que se nos puede atragantar si buscábamos algo más novedoso.

Este análisis ha sido posible gracias a una copia de prensa digital para PlayStation 4 proporcionada por Koch Media.

Lo Bueno

  • El renovado apartado visual es de agradecer
  • la banda sonora sigue siendo tan buena como entonces
  • Los añadidos en contenido jugable

Lo Malo

  • El sistema de combate está anticuado
  • La inteligencia artificial es prácticamente nula
  • Tiempos de carga excesivamente largos
6.5

Escrito por: Alejandro Espacio

Estudiante del grado Ingeniería Industrial Electrónica y Automática. Gasto mis ahorros en mundos fantásticos para poder escribir y debatir sobre ellos. RPG y Acción y Aventura como escape de la realidad.