Final Fantasy VII Remake

Por el el Análisis, 4 Más
close [x]

Análisis – Final Fantasy VII Remake Intermission

Final Fantasy VII Remake aterriza en PlayStation 5 con la versión Intergrade y el esperado DLC Intermission. Este está protagonizado por Yuffie, uno de los personajes más queridos del título original. Junto a ella tenemos a Sonon, otro oriundo de Wutai que aterriza en Midgar para ayudar a la ninja. Si bien estamos ante un contenido corto, la nueva aventura dentro del remake más ambicioso de la industria es frenética e introduce dos aspectos que nos mantendrán entretenidos un par de horas más: Fuerte Cóndor y la búsqueda de los carteles de El Paraíso de las Tortugas.

Final Fantasy VII Intermission

Una delicia jugable

Si por algo destaca este contenido adicional es por su jugabilidad. El combate con Yuffie se siente fresco, ameno y, por encima de todo, frenético. Al estar a los mandos de una ninja, era prioritario que se diera importancia a elementos como la velocidad y el sigilo. Y, si bien este último no termina de estar presente por la propia concepción del juego, el estilo de lucha de Yuffie es extremadamente veloz. El característico shuriken de la habitante de Wutai se siente increíble en el manejo. Es útil, poderoso y, además, ofrece la posibilidad de adaptarnos a la situación. El propio concepto del arma nos invita a mantener la distancia y atacar con prudencia, cosa que podemos hacer, pero también se nos da la posibilidad de realizar combos más físicos que estratégicos.

Sonon, nuestro acompañante, es otro de los grandes añadidos del juego. No solo es un acierto contar con un compañero de batallas, sino que el estilo de Yuffie encaja perfectamente con el de su subordinado. Si bien no podemos controlarlo directamente, sí podemos hacer uso de su arsenal de habilidades. Además, presionando el L2 podremos entrar en sincronía y acelerar el agotamiento de los rivales, hecho que los provocará unos segundos de vulnerabilidad que debemos aprovechar. Sin duda, Square Enix en general y el equipo de Final Fantasy VII Remake Intermission en particular han sabido plasmar con acierto el estilo de combate ninja. Yuffie y Sonon son frenéticos y divertidos, hecho que se agradece.

Dame más Fuerte Cóndor

Junto al nuevo contenido de la historia nos llega uno de los minijuegos más adictivos del año: Fuerte Cóndor. Bebiendo directamente de Clash Royale, ya que utiliza el mismo sistema de defensa de torres, recolección de maná y distribución de cartas coleccionables, la desarrolladora nos pone sobre la mesa un juego que, si se ampliase por separado, podría tener una base potente de jugadores. En los primeros compases del DLC te presentan este nuevo añadido, y antes de darte cuenta ya estás enganchado a él. A lo largo de Midgar se encuentran rivales con los que medir tu habilidad, desafíos encadenados que tendrás que superar. Por desgracia, este torbellino de diversión (sí, lo admito, me ha encantado) es más corto de lo que debería. Square, por favor, dame más Fuerte Cóndor.

Final Fantasy VII Intermission

Por otra parte tenemos la búsqueda de los carteles de El Paraíso de las Tortugas. Final Fantasy VII Remake Intermission no presenta ningún escenario nuevo, nos pone directamente en la Midgar que ya hemos visitado. Pese a ello, consigue ingeniárselas para que se sienta de otra manera, para que vivamos con Yuffie una experiencia novedosa. La propia ninja ayuda a ello, lanza chascarrillos y canta mientras nos movemos. Su personalidad es tal cual habríamos imaginado, algo que los fans agradecerán. Pero, retomando, otro de los grandes desafíos es la búsqueda de estos dichosos carteles. Repartidos por todo Midgar, tendremos que valernos de pistas para encontrar su paradero.

No son difíciles de encontrar, y algunos contarán con pequeños minijuegos de sigilo o búsqueda que dotarán de variedad a la misión secundaria. Sin duda, Square Enix ha sabido condensar la experiencia que supone jugar como Yuffie en estas 5 horas, invitándonos a exprimir al máximo la oportunidad. Además, también podremos combatir contra invocaciones virtuales, una experiencia que alargará algo más la vida útil de Intermission.

Midgar luce mejor que nunca

Por último hay que destacar cómo se ve Final Fantasy VII Remake en PlayStation 5. Para sorpresa de nadie, esta versión es una auténtica pasada. A nivel gráfico luce espectacular, contando con 60fps que le sientan de miedo. Además, estos son como una roca, en ningún momento llegas a experimentar bajón alguno en la experiencia. Por ello, tanto si recorres la ciudad en la vertiente original con Cloud como si lo haces en el DLC con Yuffie, disfrutarás de uno de los portentos gráficos de la pasada generación en su máximo esplendor.

Final Fantasy VII Intermission

En resumidas cuentas, Final Fantasy VII Remake Intermission es todo lo que le puedes pedir a un DLC. Expande la historia de forma magistral, entretiene cada segundo y añade nuevas mecánicas que solo aportan cosas positivas a la experiencia. En contraparte, es obligatorio mencionar que no existe ningún motivo por el que este contenido sea exclusivo de PlayStation 5. Podría haber aparecido perfectamente en la versión de PS4 del juego ya que, más allá de aspectos técnicos inalcanzables para el sistema, no añade nada problemático. Sea como fuere, esta pequeña aventura protagonizada por Yuffie encantará a los fans del juego y, de paso, aumentará las ganas de jugar a la segunda parte del remake.

Este análisis se ha realizado en PlayStation 5 gracias a un código digital proporcionado por Koch Media.

Lo Bueno

  • Es divertido y muy frenético
  • Fuerte Cóndor es increíble
  • Yuffie y Sonon rebosan carisma
  • Las sorpresas que aguarda

Lo Malo

  • No existen motivos que justifiquen que no salga en PS4
8

Escrito por: Abelardo

Con un mando en las manos desde que tengo uso de razón, empecé con una Super Nintendo y desde entonces no he parado. Lector ocasional, apasionado por los mundos de Miyazaki y nieto de Lolita y Juan.