Final Fantasy VIII Remastered

Por el el Análisis, 5 Más
close [x]

Análisis – Final Fantasy VIII Remastered

Veinte años han pasado desde que Final Fantasy VIII llegase al mercado. La franquicia de la anteriormente conocida como Squaresoft había desembarcado en Occidente con el éxito de su anterior entrega y este juego pretendía consolidar el nombre de una saga memorable en dicho mercado. Final Fantasy VIII fue uno de los buques insignia de una PlayStation que se abría mercado a pasos agigantados. Ahora, tras ver cómo sus hermanos han sido reeditados, finalmente ha llegado su turno. Pasemos al análisis de Final Fantasy VIII Remastered.

portada

El mediano de tres hermanos

Imagina que sois tres hermanos y eres el mediano. Evidentemente cada uno es distinto, pero siempre hay preferencias. El primero por, evidentemente, llegar primero, ser la novedad. El último por ser el pequeño, quien cierra un ciclo. Esto no quiere decir que tus padres no te quieran, pero visto desde fuera y de forma fría existe esa división «el mayor», «el pequeño» y el resto.

Final Fantasy VIII tiene el difícil trabajo de encontrarse entre dos de los considerados mejores juegos de su saga. La aventura de Cloud en FFVII trajo el JRPG a Occidente con las tres dimensiones. Final Fantasy IX era a su vez el canto de cisne de la consola, un juego que aprovechaba al máximo el potencial de lo aprendido y además volvía a las raíces. Esta cuestión no es baladí y aunque debería centrarme únicamente en el objeto del análisis no quiero dejar pasar la oportunidad de señalar la mala fortuna que tuvo frente a sus hermanos.

análisis final fantasy viii remastered
Edea, la gran villana del juego. O al menos eso es lo que parece a primera vista.

Si Final Fantasy VIII ha tardado tanto tiempo en contar con una reedición, al contrario que los anteriormente mencionados, es porque durante mucho tiempo ha vivido a la sombra de estos, recordado sólo por aquellos que lo jugamos en su momento y casi siempre fuera de las conversaciones típicas de cuál es el mejor FF. Tampoco cuenta a su favor tener una ambientación más difícil de enmarcar dentro de la fantasía o ciencia ficción. Y desde luego su sistema de juego no es el mejor ni el más accesible. Pero si dejamos caer la venda de nuestros ojos encontraremos un juego digno. Ese hermano que quiso hacer algo distinto y lo consiguió a pesar de no tener el reconocimiento del resto.

Brujas, mercenarios y amor

Podríamos decir que la historia que nos ocupa es una de amor, amistad y guerra. Una donde los temas principales son el cumplir con nuestro destino preestablecido y la importancia de los amigos sin los que no podríamos llegar a ningún lado. Sin embargo, todo esto llega a medida que avanzamos. El juego nos sitúa en el jardín de Balamb, una de las escuelas militares del mundo que habitamos. Ya nada más empezar nos dejan claro que somos mercenarios e incluso nuestro examen consiste en socorrer una ciudad que ha sido invadida por un ejército.

análisis final fantasy viii remastered
El jardín de Balamb, el recinto educacional mercenario número uno en los ránkings.

En adelante veremos cómo la situación se complica y Galbadia, una de las potencias mundiales pasa a manos de una bruja, Edea. Esto nos pillará a nosotros por medio, trabajando para la resistencia de Timber, ocupada por Galbadia. El conflicto está servido y acabará desembocando en una confrontación directa entre los Seeds (la élite del jardín de Balamb) y Galbadia.

Nuestro grupo de personajes estará compuesto por varios Seeds tras superar su último examen. Parecían enviados a una misión sencilla que se complica muy pronto. Squall es nuestro taciturno protagonista, elegido líder por todos pero que prefiere ir por su cuenta sin preocuparse por nadie. Totalmente opuesto está Rinoa, líder de la resistencia que los contrata y que tiene una actitud arrolladora y simpática. Desde el primer momento se intuye la relación entre ambos, aunque al principio sus formas de ser chocan. Afortunadamente el desarrollo de Squall y su relación con el resto está bien trabajado y se nota cómo cambia de forma natural. Por otro lado, no se puede decir lo mismo del resto del grupo habitual, que tienen su historia pero queda muy en segundo plano y apenas evolucionan.

Más brujas, soldados y guerra

Aunque se echa en falta ese desarrollo en los personajes secundarios hay que entender que es complicado cuando manejas una historia a dos tiempos. Y es que en varias ocasiones los personajes vivirán segmentos jugables centrados en Laguna, Kiros y Ward, tres soldados de Galbadia. Su historia sucede 17 años antes de los acontecimientos iniciales del juego e irán saltando para entender su importancia y cómo se relacionan con los personajes principales.

Este planteamiento narrativo le aporta riqueza a su mundo. Ya no vemos únicamente el ejército de Galbadia como los malos, sino que también son personas detrás de un uniforme. En este aspecto el juego maneja muy bien la escala de grises moral de los personajes y casi siempre encuentra una motivación detrás de los actos de cada uno.

análisis final fantasy viii remastered
Esos cuadros de texto semitransparentes son los personajes reaccionando al sueño y no enterándose de una mierda.

Estos segmentos, además de justificarse perfectamente más adelante, sirven como introducción de escenarios que visitaremos después y nos permiten compararlos después del lapso. Además, la personalidad de Laguna, más despistada, inconstante pero amable, son un contrapunto perfecto a Squall. Su relación con sus compañeros de ejército, sus amores y otros acaban formando un cuadro perfecto para esta trama secundaria que tiene tanto peso y en la que también acabaremos viendo el peso de las brujas en toda la historia.

Los Guardian Force y los enlaces

A nivel jugable repetimos el sistema de batalla por turnos con barras. Sin embargo, a nivel de equipo, magias y comandos cambia absolutamente. Las invocaciones, llamadas aquí Guardian Force (G.F.), tienen un gran peso en todo esto. Al asignar un G.F. a un personaje esto nos permitirá darle comandos de batalla como invocarlo, usar objetos o las relativas a la magia.

Y es que la magia aquí no funciona con PM. Los personajes pueden robarla de enemigos con el comando extraer, obteniendo un número acumulable hasta un máximo de 100. Con el mismo comando podremos usar una magia enemiga en nuestro beneficio, pero si queremos usar una de las nuestras deberemos usar el comando magia. Esto no debería suponer un problema al principio, pero el número de comandos disponible es limitado y tenemos solo tres opciones además del ataque físico básico.

análisis final fantasy viii remastered
Los G.F. son alucinantes y tienen un impacto en los sistemas, pero también en la historia.

A su vez los G.F. tienen sus propios parámetros. Al invocarlos se cargará una barra de tiempo para que se ejecute el ataque y que dependerá del número de veces que dicho personaje la haya invocado. Además, durante este periodo si el personaje recibe daño éste se hará al G.F. con lo que se abren nuevas posibilidades. Las invocaciones también ganan niveles y habilidades que van desde dar mayor fuerza al personaje equipado a comandos que conviertan al enemigo en una carta.

Pero probablemente lo más enrevesado del sistema sea la posibilidad de enlazar magias a atributos o estados. Algunos G.F. tienen habilidades que permiten esto y se puede por ejemplo aumentar la vida de un personaje si tiene una magia adecuada en grandes cantidades. Esto se aplica a ataques y defensas elementales y de estado.

En el caso de los límites estos funcionan cuando la vida del personaje se reduce a un nivel crítico y es posible usarlo varias veces. Estos además son variados y adaptados a su personaje. Con todo esto el sistema es completo e interesante y permite personalizar a todos los personajes, pero desde luego no es el más sencillo y el tener que farmear en ocasiones magias es molesto.

La marca de Tetsuya Nomura

Con un juego que se distancia más de lo típico de la saga se necesitan unos diseños a la altura. El trabajo de Tetsuya Nomura en el arte es notable y se puede apreciar detalles típicos que se llevarían más allá en otros juegos. Sables pistola, ropa negra con muchas cremalleras, peinados imposibles…se respira Kingdom Hearts en el ambiente.

análisis final fantasy viii remastered
Si en algún momento os preguntáis porque no hacen referencia a su pasado esperad un momento y observad.

Sin embargo, hay detalles que recuerdan a esta saga en el ambiente y de lo que podría haberse visto influido. Tenemos ese vistazo al pasado y redescubrir la infancia de los personajes y sus amistades. El tener que afrontar un fantasma de dicho pasado como un enemigo. Los flashbacks de Laguna o toda una trama espacio-temporal. No llega a la inocencia propia de la saga que posteriormente desarrollaría Nomura, pero es innegable la influencia que ha tenido este trabajo en su estilo.

Remastered del palo

Cuando finalmente se anunció esta versión del juego me alegré. A pesar de ello podemos apreciar cómo no se ha trabajado todo lo que se debería. Puedo entender que la imagen siga en formato 4:3 porque en ocasiones los escenarios no se diseñaron con eso en mente. Sin embargo, podrían haberse retocado para que se vieran mejor.

guapo bonico
Los memes

El modelado de los personajes y enemigos sí se ha visto renovado y finalmente podemos verle la cara a Squall en lugar de un montón de píxeles, pero en algunos momentos parece que se han dejado algún modelo por retocar. Además, al salir al mapa del mundo, el escenario sigue exactamente igual. El juego normalmente funciona a 30 fps excepto en las cinemáticas y combates donde baja a 15, como en la versión original.

En cuanto a añadidos encontramos tres cualidades que nos permiten acelerar el juego a velocidad x3, desactivar los combates aleatorios o tener la vida y barra de turno al máximo. Suelo opinar que las comparaciones son odiosas, pero en este caso si miramos el trabajo realizado en este aspecto en Final Fantasy IX podemos apreciar cómo se puede hacer mejor, con más variedad y donde no solo tenemos la opción de guardar la partida de forma habitual, sino también continuar desde el último punto donde salimos del juego.

bug
Director Kramer ¿se encuentra usted bien?

Además, aunque en mi caso no me ha sucedido, son varias personas que han sufrido bugs fatales que han provocado tener que apagar la consola. Todo esto hace que este remastered se vea bonito en algunos momentos cuando los modelos están en primer plano, pero desde luego no se merece dicho título cuando se ha hecho a medias.

La inolvidable épica de la guerra de la bruja

Estos últimos fallos embrutecen la experiencia de un juego que de otra forma podría haber sido excelente. El sistema complicado es tolerable, ya que se pretendía hacer algo nuevo y una vez lo aprendes da mucho juego. Pero ese Remastered en el título le queda muy grande y después de tantos años se ha desperdiciado la oportunidad de hacer las cosas bien.

rinoa
Rinoa servirá de contrapunto al dramático Squall que no sabe cómo relacionarse con la gente.

¿Es imperdonable entonces? Para nada. La épica de la guerra de la bruja es una historia increíble y el desarrollo de los personajes que se redescubren a si mismos está muy bien llevado. La trama tiene los suficientes giros como para mantener el interés de qué vendrá a continuación y el mundo que habitamos es desde luego interesante. No llega al nivel actual por supuesto (estamos hablando de 20 años de diferencia) pero puedes visitar ruinas de una civilización antigua, explorar el mundo con diversos vehículos o buscar a los diferentes G.F. opcionales escondidos en el mundo.

La posibilidad de revivir esta historia en las consolas actuales o PC hacen que por fin se una a sus hermanos y pueda sobrevivir durante muchos más años sin recurrir a la piratería. En este caso además el poder disfrutarlo en Nintendo Switch en cualquier lado es un gustazo y no se achacan tanto los fallos gráficos que no se han mejorado.

Final Fantasy VIII posiblemente no llegue al nivel de sus hermanos, pero está repleto de momentos épicos. El examen de Seed, la operación del tren, el atentado en Dollet, la guerra de los jardines o viajar más allá de los cielos. Quien esté dispuesto a dejarse llevar por una historia épica de unos héroes frente a una bruja en un entorno contemporáneo y llena de matices la disfrutará al máximo.

graduación seed
¿Listo para unirte a una misión épica?

Este análisis se ha realizado con un código de descarga facilitado por Koch Media.

Lo Bueno

  • Revivir uno de los grandes clásicos de PSOne
  • El desarrollo de los personajes bien trabajado en un mundo consecuente
  • Una ambientación más realista pero sin renunciar a pequeños toques de fantasía
  • La trama de Laguna y como enlaza con Squall

Lo Malo

  • El sistema de juego es menos accesible que otros y cuesta cogerle el punto
  • Los secundarios tienen un potencial desperdiciado
  • El Remastered no está a la altura de lo que cabría esperar
8

Escrito por: Jaume Alto

Comunicador audiovisual y productor eventual. Aficionado enfermo a los videojuegos, cómics, juegos de rol, cine y otros tantos hobbies que acaban con mi cartera. En twitter @jaume_alto