Ghost of Tsushima

Por el el Análisis, 3 Más
close [x]

Análisis – Ghost of Tsushima

Sucker Punch nos lleva directamente al japón feudal con Ghost of Tsushima, un videojuego de acción y aventura ambientado en la isla homónima de Japón. Bajo la premisa de una invasión por parte del imperio mongol, el jugador deberá ponerse en los pies de Jin Sakai, un samurái que poco a poco va abandonando la senda del honor para convertirse en el fantasma, temido por sus enemigos por valerse de cualquier baza que considere necesaria para recuperar su pueblo. Sin más dilación, comenzamos con el análisis de Ghost of Tsushima, el nuevo exclusivo de PlayStation 4, gracias a un código facilitado por PlayStation España.

De samurái a fantasma

Ghost of Tsushima bebe muchísimo de las películas de samuráis antiguas al más puro estilo de Akira Kurosawa, y además muestra de una excelente manera la situación que viven las personas en tiempos de guerra, haciendo lo que pueden para sobrevivir. Comenzamos con una épica batalla en la playa de Komoda: el ejército de samuráis intenta detener la invasión del imperio mongol. No obstante, debido a las desventajas del camino del samurái, los mongoles sacan provecho jugando sucio, además de superarlos en número y con armas de asedio mucho mejores. Sin entrar en spoilers de ningún tipo, ya que esto son los primeros 5 minutos del juego, todos los samuráis son brutalmente asesinados por los mongoles con la excepción del jito y nuestro personaje, Jin, quien es rescatado por una ladrona.

A raíz de ello, Jin busca venganza a la vez que rescatar al jito, que es además su tío, el cual está preso en un castillo muy defendido. Jin solo conoce el camino del samurái y el honor, por lo que haciendo caso omiso a Yuna (la ladrona), lanza un ataque de frente al castillo y es fácilmente derrotado. Poco a poco, y gracias a Yuna, se da cuenta de que en tiempos de guerra, el honor no gana batallas, y vemos una evolución a lo largo del juego hasta convertirse en el fantasma de Tsushima, valiéndose del sigilo y el miedo para recuperar su hogar.

Esta evolución está bien enfocada, y es que vemos cómo al principio duda al realizar sus primeros asesinatos sigilosos por la espalda, sin honor, pero más adelante no duda en decapitar a los líderes enemigos para infundir temor en ellos y así facilitar las batallas. Además, matar enemigos sin sufrir daños recompensará al jugador atemorizando todavía más a los enemigos del fantasma, pudiendo llegar al punto de acabar con ellos con un solo ataque.

Las misiones secundarias están muy bien diseñadas

El mapa de Tsushima es, quizás, innecesariamente grande para lo que ofrece, pero os puedo asegurar que está bien aprovechado. Ya sea porque contemplas bellos paisajes nunca vistos o por la calidad de sus secundarias (relatos de Tsushima), algo que me ha sorprendido para bien. Quitando los típicos objetivos secundarios de recuperar aldeas o territorio mongol, que no tiene demasiada variedad, encontramos que la mayoría de misiones secundarias están muy bien enfocadas y ofrecen unas subtramas que profundizan más en los personajes que acompañan a Jin. Desde un maestro del arco hasta un mercader poco honrado, todos tienen sus motivos para ayudar a Jin, pero todos cuentan también con sus problemas. Claro está que no todas las secundarias están relacionadas, y que hay otras menos emocionantes (os cansaréis de seguir pisadas…), pero en aspectos generales vale mucho la pena hacerlas para conocer más del trasfondo de los personajes.

Además, encontramos ciertas misiones legendarias (relatos místicos) cuya culminación nos otorga ataques, armas o armaduras legendarias. Especial mención a estas misiones, ya que cuentan con un buen nivel y generalmente suelen tener duelos de por medio, además de guiarnos por paisajes sacados de cuentos. Si las secundarias normales lo merecían por el trasfondo que ofrecen, estas lo complementan con una mayor duración y, en general, también mayor diversión.

¡Desenvaina!

Jugablemente, Ghost of Tsushima es bastante divertido, y nos ofrece principalmente dos vertientes: el sigilo y el combate directo. Como fantasma y samurái a la vez (ya que pese a todo, Jin nunca termina de abandonar su camino del honor del todo), podemos comenzar los enfrentamientos ya sea en sigilo o retando a uno de los enemigos a un desafío. Aquí ya entra el estilo de juego de cada jugador, pero en mi experiencia, lo más divertido es ir alternando. Algunas veces empiezo en sigilo hasta que me descubren y otras prefiero ir de frente con la cara destapada.

En modo sigiloso, puedes realizar ataques letales a tus enemigos por la espalda, además de hacer gala de tus armas silenciosas como los arcos o la cerbatana, así como los carrillones para provocar distracciones. No obstante, esto no es ningún Metal Gear Solid, y los enemigos tienen una percepción bastante alta, por lo que es fácil que te descubran con el mínimo desliz. Ni que decir tiene que una vez descubierto, es bastante complicado volver al sigilo. Por otra parte, el combate directo empieza con un enfrentamiento uno contra uno al más puro estilo duelo, donde debemos desenvainar en el último momento antes de que el ataque del rival nos impacte. Ya sea por terminar con varios enemigos sigilosamente como ganando estos desafíos, infundiremos miedo en nuestros adversarios.

El miedo lleva a la duda

Y es que el miedo es un factor importante, ya que con altos niveles de miedo tus enemigos huirán de ti atemorizados, lo cual hace mucho más fácil terminar con ellos. Volviendo al combate directo, contamos con distintas posturas con nuestra katana, que iremos desbloqueando poco a poco. Cada postura es buena contra un tipo concreto de enemigo, por lo que la clave está en ir adaptándonos a cada situación. Además, también podemos hacer gala de otras herramientas aquí como son los kunais o las bombas de humo u explosivas. Finalmente, encontramos también algunas situaciones en las que nos batimos en duelo con otros NPCs, que vienen a ser «boss battles«, las cuales son desafiantes y divertidas.

No obstante, en mi opinión el combate de Ghost of Tsushima, si bien es divertido, no puedo decir que es perfecto. Y es que en algunas situaciones se vuelve menos fluido de lo que anticipábamos en los tráilers, momentos en los que estás rodeado de 5 enemigos atacándote todos a la vez, por ejemplo. Además, encuentro que la distribución del menú de herramientas y armas está un poco más desorganizada de lo que podría ser, ya que es poco visual y debes recordar en qué posición de botones se encuentra cada útil. Esto habría estado mejor si por ejemplo hubieran implementado un sistema parecido al que pudimos ver en Marvel’s Spider-Man: un menú circular en medio de la pantalla que es bastante visual.

Buen sistema de progresión

Conforme vayamos realizando hazañas, nuestra leyenda crecerá, y obtendremos puntos de habilidad que podremos gastar para aprender o mejorar habilidades, desde las esquivas o el desvío de ataques hasta las posturas de samurái y las herramientas de fantasma. Además, podremos mejorar también nuestras armas y armaduras si hablamos con un espadero u herrero y le proporcionamos los recursos necesarios para ello. Esto hace que el farmeo esté a la orden del día, aunque si vamos recogiendo los recursos que nos vamos encontrando a lo largo de las misiones no tendremos gran problema.

Además, podremos mejorar tanto nuestra vida como nuestra concentración (esto último viene a ser la energía que disponemos ya sea para realizar algunas habilidades especiales o curarnos, por lo que es importante) si visitamos ciertas ubicaciones desconocidas marcadas en el mapa, además de recibir ranuras de talismanes, talismanes e incluso cosméticos en otras localizaciones, y es que el mapa no se queda vacío en cuanto a puntos de interés y coleccionables, lo cual hace todo un desafío encontrarlos todos.

La belleza oriental

Siendo una desarrolladora estadounidense, Sucker Punch ha hecho un fantástico trabajo con la recreación del mundo de Ghost of Tsushima, brindándonos una de las mejores experiencias visuales de la belleza oriental repleta de bosques de bambúes y flores de cerezo, pasando por templos dorados y calas nubladas. Además, el sistema de navegación difiere muchísimo de lo que estamos acostumbrados a ver con el típico minimapa o marcas en la pantalla que nos guían hacia nuestro objetivo. En esta ocasión, seguimos al viento. Cada vez que seleccionemos una ubicación en el mapa, un viento guía nos llevará hacia ella, por lo que nuestra navegación se reducirá a prestar atención a nuestro entorno y fijarnos en qué dirección sopla el viento con el movimiento de las plantas. Sin duda algo que agradecemos, puesto que ello nos permite admirar todavía más los encantos del mundo, esos pequeños detalles que nos encandilan.

Asimismo, como os comentaba antes, hay una gran variedad de cosméticos, lo que permite al jugador encontrar el atuendo que más le guste para viajar por Tsushima. Desde ropajes ligeros de ronin (mercenarios espadachines) hasta duras armaduras de samurái, la elección es simplemente vuestra, y hay muchos cosméticos que no dejan nada que envidiar. Finalmente, hacemos especial mención al modo foto, que ofrece una gran cantidad de customización, aunque es bastante complejo y tienes que saber lo que haces para sacarle partido.

Homenaje a Kurosawa

Cabe mencionar también en este apartado el modo Kurosawa, una opción visual que nos permite ver el juego en blanco y negro al más puro estilo del cine de samuráis. No obstante, si bien resulta nostálgico y un buen detalle, lo cierto es que esto añade dificultad extra al juego, ya que a la hora de desviar o parar ataques, el color del brillo nos indica si podemos desviarlo o podemos esquivarlo. Y en blanco y negro no distinguimos estos colores, por lo que no es una buena idea activarlos para un duelo ya que el juego no es precisamente fácil y su realismo hace posible que puedan matarnos de dos o tres golpes bien dados si no tenemos cuidado.

Localizaciones

El juego viene localizado al español, cosa que siempre agradecemos, puesto que no todos los juegos llegan siemore con buenos doblajes a nuestro idioma. Aun así, en mi caso escogí las voces japonesas con subtítulos, y considero que es la forma en la que mejor se disfruta la experiencia, aunque para aquellos que no quieran estar todo el rato leyendo subtítulos siempre existe la otra opción. No obstante, he de mencionar que el juego presupone que conocemos el significado de algunas palabras japonesas, ya que en los subtítulos nos ponen directamente «kamis» en lugar de «dioses», lo cual puede confundir a aquellos que no estén familiarizados con estos términos.

Respecto a la BSO, encontramos temas que ayudan a sumergirnos en la experiencia, principalmente de índole oriental, más calmados en las situaciones de admiración de las situaciones y más agitados en combate. No obstante, quizá sea por el hecho de que mi concentración se la llevan otros aspectos del juego, no he encontrado tampoco ningún tema que se salga de lo normal, y quizás eso sea lo mejor para este juego. Una banda sonora que no destaque y pase desapercibida para simplemente reforzar el resto de apartados de una forma indirecta. Muy emocionante cierto tema al final del acto II, no obstante.

Conclusión

En resumen, Ghost of Tsushima no trae nada nuevo, de hecho reduciendo al absurdo podríamos decir, hablando mal y rápido, que es un «Assassin’s Creed oriental», para que os hagáis a una idea, pero aun así todo lo que hace lo hace bien. Obviamente, hay mucho más detrás de esta premisa, y si os gustan los juegos de samuráis o simplemente queréis pasar un buen rato, os recomiendo probar este título. La historia no es demasiado larga, y en unos pocos días podéis terminarla, mas os llevará bastantes horas en caso de querer completarlo todo y sacar todos los coleccionables. Con un sistema de combate divertido aunque menos fluido de lo esperado, unos paisajes y ambientaciones de 10, es una experiencia que me ha sorprendido más de lo que esperaba, y que pocas cosas se le pueden reprochar.

Cabe mencionar también que cuenta con detalles que vienen genial para el jugador, como el hecho de que cuando estés a punto de comenzar un relato más extenso de lo normal, el juego te avisa por si no vas a tener suficiente tiempo en ese momento. Asimismo, es una gozada que al descargarse el mando, el juego se pause automáticamente para así dejarnos más tranquilos mientras buscamos el cable para cargar el mando sin que los enemigos nos estén pegando de mientras; además de contar con un sistema de viaje rápido con tiempos de carga bastante breves.

Lo Bueno

  • Buena historia y progresión de personajes
  • Secundarias maravillosas
  • El combate es divertido
  • Escenarios brutales y detallados
  • Gran opción de personalización de personaje
  • Un modo foto muy bien cuidado y que ofrece bastantes opciones (aunque es complejo)
  • El factor sigilo está bien implementado, junto al sistema de miedo de los enemigos

Lo Malo

  • El combate es menos fluido de lo que mostraban los tráilers
  • Hay menos sangre y desmembramientos de los que esperaba en un juego de este estilo
  • El mapa es innecesariamente grande, aunque está bien aprovechado
8'5

Escrito por: Jose García Sanjuán

Estudiante de Ingeniería Electrónica y amante de los videojuegos, sobretodo de los J-RPG (si son de Nihon Falcom mejor), aventuras gráficas o juegos de acción en tercera persona.