Gods Will Fall

Por el el Análisis, 7 Más
close [x]

Análisis – Gods Will Fall (PS4, XB1, PC, Switch)

El género roguelike no para de ganar enteros y, por consiguiente, adeptos. En los últimos años hemos visto que títulos como Hades, Spelunky o The Binding of Isaac han puesto en el foco del mercado una serie de obras cimentadas una premisa muy sencilla que, al mismo tiempo, resulta tremendamente complicada. ¿Por qué? Porque adentrarnos hasta lo más profundo de las mazmorras que ofrecen el medio no sea quizás un camino de rosas. Por ello, existen propuestas algo más amigables con el jugador, una especie de títulos a caballo entre lo satisfactorio y lo desafiante que, por descontado, ofrecerán una experiencia tan sencilla como gratificante al usuario. En esos mares nada Gods Will Fall, el nuevo juego de Clever Beans (WipEout Omega Collection) que aún con sus claras limitaciones, es una de las mejores puertas de entrada al género. Porque no podemos olvidar que muchos de nosotros entramos al medio gracias a títulos menores que, con encanto y carisma, supieron ganarse nuestro cariño.

Parco y directo en su premisa

Desde un primer momento, Gods Will Fall llama la atención por la historia que cuenta. En un mundo donde dioses y humanos coexisten, los primeros basan la existencia de los segundos en cumplir una serie de peticiones. Pero estas, según se suceden, van tomando un cáliz mas siniestro y sórdido. Hartos de esto, la raza inferior decide rebelarse y marchar en batalla contra las deidades. Pero, tal y cómo nos cuenta el propio juego, «los vientos ahogaban los gritos y las aguas se tragaban los cuerpos». En este preciso instante, la gente de Clever Beans nos transmite que estamos ante un título con el que podremos conectar, ya que encarnamos a los humanos que inician la cruzada contra los dioses, pero nos avisan de que esta hazaña traerá consecuencias. De hecho, justo antes de adentrarnos en la primera mazmorra, el narrador cuenta que algunos supervivientes se arrastran hasta la orilla para luchar por su libertad, sin olvidar que en esta batalla muchos de ellos morirán.

Como podéis observar, Gods Will Fall no cuenta con una premisa extremadamente compleja. Todo lo contrario en realidad. Nos plantea un problema estándar, coloca unos héroes en el tablero y nos señala directamente dónde están los villanos de la historia. Este aspecto, sumado a su estética amigable y la sencillez de sus controles, algo que abarcaremos más adelante, hace que la obra de Clever Beans sea una excelente puerta de entrada al género. Contaremos con hasta ocho héroes en nuestro equipo, siendo todos ellos completamente aleatorios. Si bien varían en aspecto, vigor y velocidad, a la larga aprenderemos que esta última característica es la más importante, ya que en muchas ocasiones actuará como diferencial a la hora de sacarnos de un apuro. De hecho, en la faceta jugable es donde comenzamos a verle las primeras costuras al título, ya que muchas de las buenas ideas que presenta tener no son más que meros arañazos a la superficie.

Variedad y opciones jugables… hasta cierto punto

Como comentábamos en líneas anteriores, los primeros fallos palpables de Gods Will Fall aparecen una vez estamos a los mandos del mismo. Y eso, en un producto videojugabilístico, no es una buena señal. Adentrarnos en las mazmorras es la esencia de todo roguelike, el epicentro sobre el que gira la obra, y la premisa que plantea este título es algo arcaica en ese aspecto. Con el ya añejo nexo de niveles, aquel presente en juegos como Crash Bandicoot 3: Warped o Demon’s Souls, este juego basado en la mitología celta nos llevará a combatir a lo largo de diez mazmorras que podemos vislumbrar en el mapa. Así, si bien el movimiento entre las mismas es extenso y amplio, la verdadera miga del producto llega una vez nos sumergimos de lleno en sus mazmorras. Dentro de estas, podremos ir debilitando a los jefes a medida que acabemos con sus aliados, una característica de lo más curiosa. Pero, antes de adentrarnos, tendremos que seleccionar con cuidado el héroe que queremos para esta aventura, ya que si no conseguimos salir con vida las consecuencias pueden ser fatales.

Como en todo roguelike, el equipo ha decidido colocar un elemento diferencial que provoque cierta gestión en el jugador. Contaremos en nuestro equipo con algunos luchadores mejor preparados que otros para determinados desafíos, ya que algunas mazmorras (y lo que esconden dentro) pueden afectar a su vigor. Así, nos veremos “obligados” a ir jugando con todos los miembros de nuestro equipo, aunque a la larga terminaremos optando por aquellos más veloces, el factor clave en el aspecto jugable de este título. Una vez iniciemos el desafío y accedamos a una cueva determinada, no podremos abandonarla sin haber acabado con el boss que hay dentro de la misma. De hecho, si decidiéramos huir o por el contrario pereciéramos en combate, el personaje que hemos seleccionado quedará atrapado dentro de la mazmorra. Este factor es, por descontado, el más interesante de la obra, ya que si encadenamos varias derrotas consecutivas podríamos ver peligrar nuestra aventura. Además, Clever Beans decidió que la manera de recuperar a estos “héroes caídos” sea superando la mazmorra, por lo que una vez resolvamos el desafío nuestro plantel volverá a estar al 100%.

Una buena puerta de entrada con muchas ideas que pulir

Según vayamos avanzando a través de los diferentes niveles, iremos fortaleciendo nuestro equipo y su armamento, por lo que los desafíos comenzarán a ser cada vez menores. Así, con cierta habilidad y conocimiento del juego, podremos llegar a ejecutar runs de poco menos de 3 horas, aunque la gran variedad de personajes y la diversión de los enfrentamientos nos llevarán a querer rejugar el título para probar todos los estilos de combate. Aún con esto, Gods Will Fall se siente, al menos en estos instantes, como una versión beta, un juego con muchos aspectos por pulir que, aún sin fallos técnicos ni jugables, presenta muchas premisas en las que apenas profundiza. Por este motivo, la obra de Clever Beans es un buen punto de acceso al género, ya que muestra varias de las pinceladas claves de los roguelike sin llegar a indagar en exceso en las mismas.

El combate es fluido y desafiante, y en su favor hemos de decir que es fácil de dominar, por lo que el equipo ha hecho una buena labor a la hora de implementar los controles. En contraparte, hemos de señalar que algunas ejecuciones no son todo lo claras que deberían, y en varias ocasiones podríamos atacar a un enemigo sin que el golpe llegara a impactar. Aún así, estos momentos son escasos y, con la práctica, aprenderemos a identificarlos y ejecutar nuestras acciones en consecuencia.

Por los motivos que hemos expuesto, Gods Will Fall se presenta como un juego amigable con el jugador, aunque sabrá a poco a los amantes de los desafíos o del género roguelike. Es justo en sus mecánicas, divertido en su premisa e invita a la rejugabilidad, pero no deja de ser cierto que plantea varios escenarios que, quizás con un presupuesto mayor, podrían haber exprimido mejor. Por ello, recomendamos este título a los usuarios interesados en adentrarse en un género en auge, ya que es un punto de partida perfecto.

Este análisis se ha realizado en una PlayStation 5 con un código digital de PlayStation 4 proporcionado por Koch Media.

Lo Bueno

  • Sencillo y fácil de dominar
  • Variedad de personajes
  • Invita a la rejugabilidad
  • Una buena puerta de entrada al género roguelike

Lo Malo

  • Escaso en opciones y mecánicas
  • Muchos planteamientos se quedan en la superficie
7

Escrito por: Abelardo

Con un mando en las manos desde que tengo uso de razón, empecé con una Super Nintendo y desde entonces no he parado. Lector ocasional, apasionado por los mundos de Miyazaki y nieto de Lolita y Juan.