Haven

Por el el Análisis, 8 Más

Análisis – Haven

En el análisis de hoy hablaremos de Haven, un videojuego indie que se mostró por primera vez en un evento de PlayStation en 2019. En el mismo se desvelaba en un bonito trailer la historia de dos amantes que habían escapado a un planeta desierto. Se mostraba a una pareja conversar y volar unidos de las manos, limpiando lugares corruptos y luchando compenetrados. Llamó la atención del público, ya que la premisa era diferente e interesante y el apartado artístico destacaba por encima de todo.

Se trata de un videojuego de aventura y RPG en el que dos personas enamoradas huyeron de sus hogares a un planeta remoto y desconocido para poder estar juntos. Para mantener esa libertad, tendrán que explorar el mundo y luchar contra todo lo que se interponga en sus caminos ¿Podrías dejar todo atrás por amor?

Ce l’amour

En contra de las directrices del Emparejador y del gobierno de Colmena, Yu y Kay se enamoran. Saben que les separarán tarde o temprano, por ello, piensan en un plan de huida. Tras investigar un planeta desconocido, el cual se encontraba fuera de los registros, llegan a Origen buscando un lugar donde poder estar juntos.

Esta es, a grandes rasgos, una historia de amor. Todo el peso de la historia carga sobre los hombros de los dos protagonistas. A lo largo del juego, y a través de las conversaciones que tienen entre ellos, se va perfilando la personalidad de Yu y Kay: sus gustos, sus fortalezas, sus debilidades, sus miedos e incluso sus aspiraciones. Parecen una pareja real y normal, llegas a conocerles y a cogerles cariño. Además, para añadirle más inmersión al asunto, todos los diálogos del juego están completamente doblados al inglés.

Durante las conversaciones, habrá elecciones que podremos tomar y que afectarán en la subida del nivel de la relación. Esto aporta importancia y significado a nuestras opciones, haciendo reaccionar a los personajes de una u otra forma. Sin embargo, he de añadir un pero, porque al estar enamorados los protagonistas, a veces los diálogos eran excesivamente sugerentes. Daba la sensación de que las conversaciones parecían sacadas de un fanfic, ya que al parecer todo tiene que acabar de la misma forma. Esto se hacía algo pesado tras varias horas de juego.

Un detalle interesante de Haven es que la jugabilidad está bien integrada en la historia, ya que las acciones de los protagonistas se ven reflejadas en el entorno. Los sucesos que ocurren en el planeta, los combates o la exploración tienen su razón de ser gracias a la trama. Aunque sí que es cierto que los protagonistas están bien hechos y los diálogos son más o menos realistas, la narrativa queda un poco descolgada al no tener otra sujeción. Al basarse solo en dos personajes, y ocurrir todos los acontecimientos en el mismo lugar, el juego peca de sencillez y se nota la falta de profundidad en general.

Un mundo por explorar

Uno de los puntos fuertes de Haven es la exploración, que se hace a través de la mecánica principal del juego, volar. O deslizarse, como quieras llamarlo. Se hace mediante unas botas gravitatorias que permiten a los protagonistas patinar a través de unos hilos de ondas, que son las que dan energía al calzado. Como forma de movilidad es original y da mucho juego a la hora de crear caminos flotantes, con trucos como caídas de 360 grados o backflips. Suele ser cómodo y satisfactorio, y teniendo en cuenta que es la manera primordial de desplazarse es lo suyo. A veces el control es algo torpe, sobretodo a la hora de encontrarte con obstáculos. Quizá al tratarse de la forma principal de moverse, deberían haberla pulido un poco más. Y digo principal porque la otra manera es andando, y no he visto un paso más lento en ningún otro juego.

Tendremos que explorar todas las zonas del planeta, que está dividido en secciones, para descubrir todos sus secretos y provisiones. Cuando empezamos a movernos por el mapa descubrimos que hay un material llamado óxido que cubre todo el terreno, adulterando los lugares y corrompiendo a la fauna que allí se encuentra. El propio juego es el que te empuja a indagar cada rincón y limpiar todas las islas. Yo misma me he encontrado recorriendo cada recoveco para encontrar nuevos objetos y desinfectar las zonas por completo.

Quizá hubiese sido mucho más gratificante recorrer todo Origen si no fuese porque todo el planeta es prácticamente igual. Podría enumerar tres zonas distintas en todo el juego, el resto son copias unas de otras. Se entiende que es así porque es un mundo desierto y abandonado, pero aun así le hace flaco favor a la exploración, y más teniendo en cuenta la simpleza del mapa.

Los combates son muy divertidos, ya que al controlar a dos personajes a la vez podemos hacer que cada uno enfoque sus esfuerzos en una tarea. Hay cinco habilidades: Impacto, Llamarada, Defender, Apaciguar y Cargar. Debemos averiguar qué ataque es más efectivo, ya que dependiendo del rival deberemos ataque de una forma u otra, o incluso conjuntamente. Se podrá amortiguar los golpes defendiendo, al acabar con la energía de las criaturas podremos apaciguarlas para que vuelvan a ser como eran. Si la pelea dura demasiado, se podrá utilizar cargar para usar los bálsamos de curación. Una vez comenzado el combate solo se puede ganar o perder. La única forma de esquivar una pelea es corriendo del animal que te persigue antes del combate. Además, un punto a favor del juego es que te permiten acariciar y alimentar a los animales después de curarlos.

Hay un modo cooperativo en Haven para jugar con otro jugador. Además, es instantáneo, conectas el mando adicional y listo. Si bien es cierto esto, se advierte en todo momento que el combate está creado para dicho cooperativo, poniendo al jugador en el control de dos personajes. No es difícil jugar solo, pero puede que al estar las peleas centradas en el cooperativo tome algo de tiempo manejar a ambos personajes en solitario.

Con las peleas podremos subir el nivel de la relación, que mejorarán las estadísticas y las habilidades de los protagonistas. Hay otras formas de subir de nivel, como las elecciones de los diálogos, la búsqueda de coleccionables, cocinar o crear botiquines con el material encontrado. De hecho, deberemos realizar ciertas tareas para que el estado de los personajes no cambie. Es más, se quejan si pasan demasiado tiempo sin comer, por ejemplo. Por eso es importante tener siempre materiales a mano, y comer de vez en cuando. Además, necesitaremos comida para llamar a la criatura que nos hará de transporte para movernos más rápido por el mapa.

Jarrón de cristal: precioso pero vacío

El apartado artístico de Haven es lo que más cuidado está y en lo que más esfuerzos han puesto de todo el juego. Nada más empezar, te presentan el juego con una introducción hecha con imágenes en acuarela que quitan el sentido. Los personajes están muy bien caracterizados, no solo por su personalidad, sino también por cómo están retratados, ya sea en el juego como en los propios diálogos.

El tono espacial está muy presente en todo momento, en cada rincón se ve que es un planeta nuevo, desconocido y exótico. La fauna que se pasea por el mundo es estrafalaria y diferente, poblando un poco el mundo deshabitado que nos rodea. Una de las razones por las que es un gusto pasear por el mapa es que el juego es muy bonito. Los paisajes cambian según el horario, dejándonos presenciar el atardecer o un precioso cielo estrellado de la noche. Hasta las pantallas de carga son preciosas, con imágenes de los protagonistas.

Quizá lo único que empaña el estilo del juego seas las limitaciones que el mismo se autoimpone. La historia es atrayente, pero que la carga argumental sea llevada solo por dos personajes simplifica demasiado la trama. Los detalles de los paisajes destacarían más si hubiese más variedad y amplitud en los mismos. Cada zona es muy pequeña, y si quieres viajar rápido sin usar el transporte rápido, porque te has dejado la comida en casa, te vas a comer una pantalla de carga cada vez que pases de un lugar a otro. Que son muchas y muy bonitas, pero después de recorrer el mapa varias veces es inevitable cansarse de ellas.

A algo que no se le puede poner ninguna pega es a la banda sonora hecha por Danger. Es calmada cuando el momento lo requiere, y tiene ritmo cuando lo necesita. Que sea música electrónica pega a la perfección con el estilo espacial del juego. Encaja con el planteamiento del juego, que no pretende ser algo complejo sino narrar la trama a través de sus personajes.

Conclusiones

Tras repasar todos los puntos del juego, se puede llegar a la conclusión de que Haven es una propuesta interesante que quiere entretener al jugador relatando una historia de amor. Un juego con el que poder evadirse explorando su mundo, sin muchas pretensiones ni complejidades. Simple para quienes buscan algo más profundo y serio, perfecto para los que prefieran un juego sencillo y confortable.

Desde el 3 de diciembre Haven está disponible en PC, PlayStation 4, PlayStation 5, Nintendo Switch, Xbox One, Xbox Series X y Series S. Podéis encontrar más información sobre el título en nuestra web. Y no olvidéis seguir nuestra cuenta de Twitter para estar al tanto de todas las novedades de la industria.

El análisis del videojuego Haven se ha realizado gracias a un código digital facilitado por The Game Bakers.

Lo Bueno

  • Personajes reales y con cierto carisma, dando veracidad a las conversaciones.
  • Exploración que te incita a pasear y buscar entre sus rincones.
  • Jugabilidad diferente y entretenida.
  • Buen cooperativo.
  • Bonito apartado artístico.
  • Gran banda sonora, que sigue perfectamente la temática del juego.

Lo Malo

  • Historia poco profunda.
  • Manejo de los controles algo torpe.
  • Mapa pequeño y poco variado.
  • Demasiadas pantallas de carga.
7

Escrito por: Noe Arredondo

Jugadora desde que elegí a Charmander en el Pokémon Azul. Defensora acérrima de los videojuegos como forma de arte y hago chistes cuando estoy incómoda.