Humankind

Por el el Análisis, 2 Más

Análisis – Humankind

El género de la estrategia es, y siempre ha sido, un pozo de horas al que hay que dejarse caer con tranquilidad y, por si acaso, una lupa. Cientos de miles de líneas de texto, con gran importancia para llevar nuestras partidas a buen puerto. Y es que no solo encontramos mucho texto en esta clase de videojuegos. Millones de documentos cuentan con ingentes cantidades de texto que, de no leerse por completo, pueden dar lugar hasta a situaciones de peligro. Y es que eso es parte de la historia de la humanidad. Y de Humankind, el protagonista de este análisis, la última producción de Amplitude Studios. Un nuevo título de estrategia 4X (eXplorar, eXpandir, eXplotar y eXterminar) que nos llevará a rememorar la historia de esta nuestra raza. ¿Será nuestra cultura la más longeva, o se quedará por el camino?

Y se hizo la luz

Nuestro viaje comenzará con el inicio de la humanidad. Tras escapar del océano y dar comienzo a nuestra vida terrestre, tendremos que esperar unos cuantos miles de años más para poder hacernos llamar humanos. ¿Sí? ¿Ya estamos listos? Vale, ahora sí, empezamos. Nuestra tribu nómada comenzará con apenas un diminuto grupo de personas. Durante sus travesías por este mundo en forma de tablero, encontrarán toda clase de casillas y elementos. Animales salvajes a los que atacar para encontrar comida, santuarios que saquear, curiosidades como restos de otras tribus…

Nuestra tribu se moverá por el mapa por turnos, con un número limitado de casillas a cruzar durante cada uno. A medida que estos avancen, encontraremos eventos dónde tomaremos decisiones que afectarán la partida. Una aldea en llamas donde podremos salvar su tecnología o a sus habitantes, malos augurios que podremos tomarnos en serio o no, etc.

Una vez encontremos una zona que nos parezca conveniente, podremos establecer nuestra primera ciudad, así como escoger qué cultura, entre las disponibles, nos gustaría seguir. ¿Nos centraremos más en la ciencia, o en la arquitectura? ¿Qué es más importante, salvaguardar nuestro dinero o atacar a otros con todo nuestro ejército? Nuestra decisión afectará en gran medida las próximas docenas de turnos, por lo que es importante, como en la vida misma, leer la letra pequeña.

Divide et impera

Entramos en la Edad Antigua, donde nuestra tribu se convierte en pueblo, y toca seguir creciendo. Nuestra ciudad crecerá por su cuenta, siempre y cuando estemos administrándola de forma correcta, pero no podemos quedarnos quietos. Nuestros exploradores, los antiguos miembros de nuestra tribu de nómadas, tienen un culo demasiado inquieto. ¿Solución? Seguir merodeando el mundo, y de paso expandir nuestro imperio con nuevas ciudades.

Nuestros exploradores no estarán solos, pues hemos oído rumores de que no serán los únicos ahí fuera. Un nuevo peligro acecha entre los prados y bosques. Así es, el ser humano. Sin embargo, no sabemos si se trata de amigo o enemigo. Sería buena idea contar con alguien más en nuestros escuadrones para asegurar que los exploradores pueden cumplir con su tarea, ¿no? Aquí es donde entra la «producción» de unidades. A medida que evolucione nuestra ciudad (ahora vamos a ello), podremos generar toda clase de unidades: exploradores, guerreros, arqueros, caballería…

¿Y cómo sacamos estas nuevas unidades? ¡Pues a base de evolucionar como cultura y con descubrimientos! Una vez montemos nuestra primera ciudad, podremos comenzar a edificar toda clase de infraestructuras. ¿Qué necesitamos comida? ¡Montaremos campos agrícolas! Entre las distintas producciones, podremos realizar investigaciones, que nos abrirán las puertas a nuevas producciones. Descubriremos la escritura, la rueda, fortificaciones y mucho más.

Diplomacia

En algún momento de nuestra expansión nos tendremos que ver las caras con otra cultura. Pero no hay que temer, las cosas no tienen por qué ponerse feas. Nuestra primera toma de contacto directa con el líder de otra cultura nos desbloqueará el menú de diplomacia. En este menú interaccionaremos de forma directa con ellos, además de conocer de qué clase de líder se trata. ¿Es un amante del conflicto, o prefiere la paz? ¿Qué busca sacar de nuestra relación? Podremos establecer acuerdos con ellos, como abrir rutas comerciales e incluso dar lugar a acuerdos de no violencia.

Sin embargo, errar es humano, por lo que puede darse el caso de infringir algún acuerdo, o puede que se pongan de los nervios por entrar en su territorio. Estas clases de crisis pueden superarse con compensaciones; dinero, recursos e incluso territorios. Sin embargo, si somos nosotros quienes acumulamos demasiadas de estas, es probable que se nos declare la guerra. A menos que se llegue a un acuerdo, seremos testigos de un continuo baño de sangre.

No podemos olvidar que, aún habiendo buen rollo y colegueo entre, por ejemplo, Gilgamesh y Julio Cesar, seguiremos a la carrera de convertirnos en los líderes de la humanidad. Eso significa dominar territorios independientes, así como descubrir maravillas y edificar increíbles piezas. ¿Extraño que los Babilonios construyan Stonehenge, verdad?

Constante evolución

Una vez comencemos a dominar estos puntos básicos, el resto de nuestra partida irá, si no hay imprevistos, sobre ruedas. Nuestra ciudad seguirá expandiéndose y fortaleciéndose a medida que construimos nuevas infraestructuras. Con la llegada de la expansión, tendremos que determinar nuestra posición como líderes, es decir, imponiendo normas y reglas. ¡Lo habéis adivinado, más decisiones! Estas decidirán qué clase de monarca somos, dando mayor forma a nuestra propia civilización, la cual habremos estado amoldando en todo momento a nuestra manera.

Pero para seguir evolucionando tendremos que dejar que pase el tiempo, es decir, tocará cambiar de edad. A medida que saltemos de época, podremos cambiar de cultura y asumir nuevos rasgos y aspiraciones con estas. Es decir, estamos en una larga maratón, donde cada paso que demos nos preparará para el siguiente. Tal vez nos adelantaremos en producción de recursos para más adelante desarrollar toda clase de producciones. O centrarnos en el arte de la guerra para dominar a nuestros adversarios llegado el momento perfecto.

Parece que esto puede dar lugar a una gran cantidad de preguntas y dudas, ¿verdad? Pues no os preocupéis, pues Humankind viene preparado, y nos ofrece una increíble enciclopedia que podremos consultar durante la partida. ¿Cómo se supone que debería desbloquear esto? ¿Qué he de hacer para avanzar? Acompañada de imágenes y vídeos, la enciclopedia, en línea, nos vendrá como anillo al dedo cuando no sepamos como continuar.

Conclusiones

Llegamos a la recta final del análisis de Humankind, algo a lo que hemos llegado relativamente rápido, a diferencia del final de una partida en el propio juego. Y es que las campañas son ciertamente largas, como podríamos esperar del género. Sin embargo, si no somos gente con mucho tiempo, siempre podemos modificar las opciones de la campaña, uno de sus puntos más destacables. Podremos seleccionar la duración en turnos de la misma, la cantidad de rivales, el tamaño del escenario y cambiar la velocidad a la que fluye la partida.

Su facilidad a la hora de entrar al título también es un punto a destacar. Durante la partida tendremos tutoriales que nos enseñarán a familiarizarnos con el sistema de juego. Y si tenemos dudas, siempre podemos visitar la sección de videotutoriales, donde contaremos con demostraciones para resolver nuestras preguntas. Junto a una interfaz de usuario que, pudiendo llenarse de información en momentos críticos, se mantiene clara y limpia, Humankind ofrece una entrada más accesible a aquellos jugadores que no han probado nunca el género.

Además, Humankind cuenta con opciones para personalizar no solo a nuestro avatar, pues también crear nuestros propios escenarios y una herramienta para mods. La apuesta por expandir el videojuego junto a la comunidad por parte de Amplitude Studios es otro acierto, sobre todo para asegurar la longevidad del título.

Recordad que podéis encontrar más información sobre Humankind en nuestra web. Y no olvidéis seguirnos en Twitter para estar al tanto de todas las novedades.

Este análisis ha sido realizado gracias a una copia de Humankind para PC (Steam) proporcionada por Koch Media España.

Lo Bueno

  • Un 4X con muchas facilidades para nuevos jugadores del género: amplia cantidad de tutoriales y una enciclopedia, disponible en todo momento.
  • Su estilo visual y el narrador de las campañas dan gran personalidad a las partidas.

Lo Malo

  • En ocasiones puede parecer que no estemos cumpliendo ningún objetivo, llegando a pasar hasta treintenas de turnos sin estar seguros de cómo avanza nuestra partida.
8.5

Escrito por: Victor Puig

Salí plurilingüe y acabé de profesor de idiomas. Me encantan los juegos de lucha, los JRPGs y sobretodo los indies. La buena música, dentro o fuera de los videojuegos, es otra de mis pasiones.