Jump Force

Por el el Análisis, 4 Más
close [x]

Análisis – Jump Force

Jump Force ya se encuentra entre nosotros. El esperado título de Bandai Namco que aúna a más de 40 personajes de hasta 16 licencias de V-Jump ha aterrizado en el mercado con una importante pretensión: convertirse en el crossover manganime definitivo. Spike Chunsoft, la desarrolladora (autora de obras como Dragon Ball Z: Budokai Tenkaichi 3 o la saga Pokémon Mundo Misterioso), ha construido este videojuego en base a ese objetivo, tratando de asegurar así diversión y acción a raudales para todos los usuarios. Pero, y aquí está la parte negativa, este título deja una constante sensación de desaprovechamiento. Así, nos quedaremos con las dudas de qué podría haber sido mientras disfrutamos de un producto que, si bien cumple, por desgracia no va más allá de ello.

Jump Force pierde toda su potencia tras la primera media hora de juego

Puede parecer exagerado, pero la magnificencia apoteósica de Jump Force no llega ni siquiera a una hora. Con un comienzo espectacular liderado por una de las mejores escenas de entrada de la generación, el título nipón nos sumerge de lleno en el universo de V-Jump haciéndonos partícipe de una enorme batalla. Metiéndonos de lleno en el Modo Historia, uno de los personajes más queridos del manganime japonés se dirige directamente a nosotros y nos invita a acompañarle en esta cruel pelea. Así, tenemos la posibilidad de crear y personalizar nuestro avatar.

Jump Force

Las opciones en este apartado son limitadas, ofreciendo poco más de una veintena de peinados (y apenas cuatro opciones para la barba). Aunque un título de luchas no va a destacar por la creación de personajes, no deja de parecer que Jump Force se ha escudado en ello para capar prácticamente todos los apartados y centrarse en el combate. Así, una vez terminado nuestro avatar, nos sumergiremos en el verdadero punto fuerte de esta obra: sus espectaculares peleas. Durante un extenso tutorial conoceremos las opciones de un move-set que, si bien es simple y escaso, resulta altamente intuitivo a la hora de familiarizarse con los controles, permitiendo esto una rápida adaptabilidad.

Jump Force

Una vez en el menú principal interactivo, tras un par de acciones tendremos acceso a las diferentes opciones que nos ofrecen. Desde eventos hasta combates locales y online pasando por recompensas, tiendas y demás, la premisa que este juego utiliza es sencilla: formamos parte del universo Jump. Esto, de hecho, nos lo explica el Director Glover (nuevo personaje original de Akira Toriyama) desde el comienzo de la aventura. Así, con todo en su sitio, ya estamos preparados para ver lo que los mamporros de esta obra son capaces de ofrecernos.

¿Hasta qué punto es importante el Modo Historia en un título de este calibre?

Tras el sorprendente tráiler que lanzó Bandai Namco para anunciar la historia, eran muchas las voces que hablaban de un antes y un después para este concepto en los títulos de lucha. Y, tras haberla jugado, nos queda la certeza de saber que ha sido todo lo contrario a lo esperado. Cimentándose en el clásico bien vs mal, Jump Force nos ofrece una narrativa casi tan escasa como el devenir de la misma. Con un comienzo espectacular, como ya mencionaba en el apartado anterior, este se diluye tras un par de escenas en el que notamos las carencias de un Modo Historia que hace aguas a los quince minutos.

Jump Force

Gracias a las interminables pantallas de carga que no dejan de sucederse, es difícil centrarte de lleno en un argumento que no tarda en caer por su propio peso. La interacción en los diálogos roza lo absurdo, teniendo aquí el principal motivo por el que empieza a desencantarte. Así, contemplamos como no solo los personajes no se miran para hablar, si no que son capaces de responder a tu avatar pese a que este no tenga línea alguna de diálogo. Así, pese a su prometedor comienzo, no tarda en diluirse y convertirse en una repetición constante.

Jump Force

Y es que, por desgracia, la historia se centra en hacer una y otra vez lo mismo. Bajo la premisa de reclutar miembros para J-Force, nos vemos inmiscuidos en un bucle dónde los giros argumentales brillan por su ausencia. Además, el pobre diseño de los nuevos personajes de Toriyama no ayuda en absoluto. Estos nos dejan con la continua sensación de haberlos visto antes, un hecho quizás explicado por la enorme trayectoria del artista nipón que, probablemente, ya necesite un merecido descanso (tranquilo Sakurai, no nos olvidamos de ti).

La personalización del avatar se reduce al minimalismo más simplista

Si bien es un apartado sujeto a constantes actualizaciones, por el momento no deja muy buen sabor de boca. Pese a contar con diferentes apartados para retocar nuestro avatar, estos se resumen a lo mínimo. De esta manera, podremos adoptar algunos peinados de nuestros héroes y heroínas favoritos, así como sus marcas, vestimenta y demás. Pero, cierto es, poco más podemos personalizar por el momento. Asimismo, la inclusión de nuestro personaje en el Modo Historia no deja de ser anecdótica.

Jump Force

Tras el ambicioso anuncio de esta posibilidad, resulta decepcionante comprobar como nuestro héroe tiene un papel meramente presencial que perfectamente podría ser sustituido por cualquier otro elemento. De hecho, y aunque suene irrisorio, tiene la misma carga narrativa que podría tener una maceta. Así, ni siquiera cuenta con líneas de diálogo para desarrollar algo de empatía o una pequeña conexión con él o ella. De esta manera, podríamos decir que su función se reduce únicamente a servirnos como identificación de cara al apartado online.

La acción frenética y constante de los combates salva a Jump Force del naufragio

Como no podía ser de otra manera, el punto fuerte de este título está en sus espectaculares peleas. Con uno de los apartados visuales más llamativos de la generación, Jump Force encuentra en sus batallas el motivo para no verse sentenciado al ostracismo. La variedad de personajes nos ofrece un amplio abanico de posibilidades a la hora de confeccionar equipos de ensueño, que pueden verse mermados por la decisión de compartir vida en vez de contar cada miembro con la suya. Aunque esto, por otra parte, otorga cierta dosis de tensión y estrategia a la hora de decidir nuestra manera de combatir.

Jump Force

Cada botón cuenta con una función concreta y las combinaciones se reducen al mínimo, simplificando así los controles. Esto, como mencioné con anterioridad, ayuda a familiarizarse rápidamente con el apartado más importante del título. El balance de los luchadores es prácticamente perfecto, Jump Force no cuenta con ningún personaje cuya habilidad destaque en exceso por encima del resto. En contraparte, tampoco encontramos a alguien con un nivel insuficiente. Por este motivo, será sencillo dominar a cualquiera de los contendientes, un hecho que nos ayudará a la hora de competir online.

Jump Force

Los escenarios son el otro gran aval de este título. Con una variedad impresionante, estos gozan de una enorme belleza que nos hará perdernos en su inmensidad a lo largo de los combates. Además, cuenta con factor de daño y cambia ante grandes impactos, un hecho que dota de realismo a las espectaculares batallas. Sin duda, Jump Force destaca en su mecánica jugable, un aspecto del que no todos los títulos de su género pueden presumir, si bien es cierto que se queda algo escaso en comparación con los grandes titanes de la lucha en la industria.

La obra perfecta para todos los fans de la esencia de V-Jump

Al final, pese a sus enormes pretensiones, Jump Force se ha visto reducido a esto. Y ojo, en absoluto significa algo malo. Con un objetivo claro desde el primer momento, el juego de Bandai Namco era un regalo para todos los fans de estas licencias. Y estos, para su fortuna, no podrán estar más contentos con el resultado. Cada personaje ve inalterada su esencia y personalidad, contando así con ese carisma que les ha convertido en los estandartes de generaciones y generaciones. Además de poseer la voz original, un hecho con el que todos los usuarios estarán agradecidos.

Jump Force

Pero, si estos mismos esperan algunas de las icónicas composiciones de sus obras favoritas, pueden irse olvidando. La banda sonora es otro de los aspectos dónde flojea en exceso Jump Force, un triple A que repite una y otra vez las mismas melodías, algo que termina haciéndose extremadamente repetitivo al oído. Por su parte, el apartado gráfico, que apuesta por humanizar a los héroes, no termina de sentar bien a todo el elenco. En los personajes de One Piece encontramos uno de los mejores ejemplos positivos, con los de la licencia Dragon Ball representando la otra cara de la moneda.

Este título encantará a todos aquellos fans y amantes de estas licencias que no busquen mayor pretensión que pasar un buen rato. Por otro lado, no deja de ser una obra que sabe a insuficiente, con escaso contenido y algún que otro fallo que no le permitirá entrar al Olimpo del género al que pertenece. Aún así, si eres fan de V-Jump, no pierdas de vista este título (aunque la imposibilidad de jugar como Light Yagami y Ryuk sea tremendamente dolorosa).

Este análisis ha sido realizado gracias a un código digital para PlayStation 4 proporcionado por Bandai Namco.

Lo Bueno

  • Combates espectaculares y repletos de acción
  • Escenarios inmensos y de muy bella factura
  • La personalidad y el carisma de los personajes

Lo Malo

  • Modo historia insustancial
  • Escasas opciones para la creación de nuestro avatar
  • Banda sonora extremadamente monótona
6,5

Escrito por: Abelardo

Con un mando en las manos desde que tengo uso de razón, empecé con una Super Nintendo y desde entonces no he parado. Lector ocasional, apasionado por los mundos de Miyazaki y nieto de Lolita y Juan.