Kingdom Hearts Melody of Memory

Por el el Análisis, 4 Más

Análisis – Kingdom Hearts Melody of Memory

Hemos tardado 18 años, pero por fin contamos con un spin-off que apuesta por otro género. Y no podía ser de otra forma que con un título musical, dada la infinidad de temas con los que cuenta la franquicia, además del alto calibre. Yoko Shimomura, principal compositora de la serie, saca a relucir su carrera y nos recuerda por qué guarda un lugar especial en el corazón de muchos. Por otro lado, Tetsuya Nomura, director y creador de la saga, no pierde ocasión en avanzar la historia tras los hechos de Kingdom Hearts III ReMIND. Y entre estos dos titanes de la serie, encontramos a Indies Zero, la desarrolladora que ha hecho realidad este sueño. Echando un vistazo rápido a sus últimos trabajos, encontramos que se encargaron de Theatrhythm, el título de ritmo para 3DS basado en Final Fantasy. Un wombo combo de cuidado, vamos. Pero hay veces en las que los planes no salen como esperamos. Y aunque Kingdom Hearts Melody of Memory sea magnífico, no puedo dejar de pensar en ciertos «y si» mientras escribo este análisis.

Música, maestro

El título nos lanzará directos a la acción nada más crucemos la pantalla de título. Ni sistema de comandos, ni magias, ni fusiones, nada de eso. Aquí solo necesitamos unos pocos botones. Tendremos 3 botones a nuestra disposición que controlarán el ataque de Sora, Donald y Goofy, o quienes formen nuestro equipo. Con otro más saltaremos, y con el último realizaremos ataques especiales llegada la ocasión. Y de ahí es todo coser y cantar. Tendremos que pulsar el botón correcto siguiendo el ritmo de la canción con la que nos encontremos, de pe a pa, intentando fallar el mínimo para mantenernos con vida. Dependiendo de la canción, también encontraremos distintos modos de juego.

Tras el correspondiente tutorial, nos subiremos a la Nave Gumi para comenzar nuestra aventura en la Gira Mundial. Aquí reviviremos los hechos de las distintas entregas de la serie a través de canciones divididas por mundos. Completar cada canción siguiendo unas indicaciones nos recompensará con estrellas de misión, que nos abrirán el camino para poder avanzar. Con un máximo de 3 estrellas por canción y un total de 354 a coleccionar, queda claro que nos esperan unas cuantas horas en este modo principal.

Comenzó con una nota

Como ya habíamos mencionado, el título cuenta con un esquema de controles de lo más sencillo. Sin embargo, no podemos olvidarnos de quienes no están acostumbrados al género, o no se les da bien. Por lo que entre las opciones del título, como ya mencionamos en nuestras primeras impresiones, podremos modificar este esquema. Podremos pasar de tener hasta 5 botones que pulsar a controlarlo todo con uno solo, facilitando mucho la jugabilidad, sin eliminarla por completo, como haría un modo automático. De la misma manera, si nos parece demasiado simple, podremos recurrir a dificultar todavía más los niveles con un estilo avanzado, que añadirá todavía más botones.

Pero no solo podremos intercambiar los estilos de juego, pues cada una de las canciones, es decir, cada una de las 150 disponibles, cuenta con 3 dificultades: principiante, normal y experto. Según nuestra elección, las notas que aparezcan durante la canción, así como la velocidad a la que tendremos que seguir el ritmo se verán modificados. Además también recibiremos más daño conforme mayor sea la dificultad. Todo un desafío intentar completar las canciones en modo experto.

Cadena de recuerdos

Nuestro objetivo, además de mantenernos con vida hasta el final de cada canción, es acertar el máximo de notas de forma encadenada. Encontramos 4 posibles resultados al pulsar una nota: fallo, bien, excelente y excelente multicolor. Según la precisión con la que acertemos las notas, saltará uno u otro. Finalmente, la puntuación se calculará en función de estas 4 valoraciones, yendo del 0 hasta el 9.999.999, todo un número y un mayor reto para quienes intenten acertar todas las notas con un excelente multicolor.

Durante el modo Gira Mundial, algunas misiones nos exigirán superar un número de aciertos, de cadena o incluso puntuación en concreto. Estos valores pueden ser acumulativos, o incluso pueden centrarse estrictamente en un intento. Desde acertar más de un 40% de notas con un bien, o mejor, acertar todas las notas sobre cajas y barriles, o incluso eliminar a un número de enemigos en concreto. Los retos que nos propone este modo llegarán a ser todo un desafío hasta para los más hábiles, si decidimos completarlos en Experto.

Un RPG musicalmente encubierto

Como bien hemos dicho, reviviremos las aventuras de nuestros tríos protagonistas con cada canción. Pero algunas canciones tienen más peso que otras y guardan ciertos recuerdos tras ellas. ¿Quién no recuerda la batalla contra Xemnas al final de Kingdom Hearts 2 y el tema que sonaba mientras reflejábamos esa cúpula de láseres? Ahora, con una jugabilidad más limitada, podremos revivir algunos de los encuentros más importantes de la franquicia, en forma de batalla musical. Mientras nuestro equipo se lanza al combate contra el jefe en cuestión, nosotros tendremos que ofrecer apoyo defensivo a base de ritmo.

Y no solo tendremos combates contra jefes y caminos infinitos deshaciéndonos de enemigos. Si lo que buscamos es un momento de calma donde poder disfrutar de la música, tenemos las inmersiones nemónicas. Mientras flotamos por un carril de notas simples, sostenidas y direccionales, de fondo tendremos una pequeña película temática. Un montaje sobre Roxas mientras suena su tema, o el increíble video musical de Let It Go.

Al completar una canción, recibiremos experiencia para nuestros personajes, así como otras recompensas como objetos útiles. Tendremos a nuestra disposición hasta 5 objetos que nos ayudarán durante las canciones, desde pociones a multiplicadores de experiencia.

Cajón de sastre

A medida que avanzamos en el modo Gira Mundial y completamos misiones, obtendremos puntos de ritmo. Dichos puntos nos recompensarán con distintos tipos de trofeos, desde nuevos modos de juego hasta contenido para el museo. En este último, encontraremos una increíble cantidad de contenido audiovisual, desde todas las escenas que irán apareciendo a lo largo de la historia, una gramola donde disfrutar de todas las canciones y el apartado colección. Ilustraciones, instantáneas clave de escenas, llaves espada y más quedan registrados en este apartado. Eso sí, todo completamente a desbloquear, ya sea jugando o a base de «sobres.» Esto es como los cromos. En cada «sobre,» sintetizable a cambio de materiales que obtenemos al completar canciones, desbloquearemos un nuevo coleccionable, lo tengamos repetido o completamente nuevo.

Pero la cosa no acaba cuando terminemos la Gira Mundial. En el modo Duelo podremos enfrentarnos a otros jugadores en línea (o de forma local en Nintendo Switch) o a la propia CPU. En este modo tendremos que aguantar todo lo que se nos eche encima, ya que nuestro rival podrá lanzarnos trampas que afectarán a la partida. Desde hacernos daño y menguar nuestro medidor de salud, intercambiarlo o afectar a nuestras notas, haciéndolas minúsculas e incluso invisibles.

Conclusiones

A lo largo de este análisis de Kingdom Hearts Melody of Memory hemos visto que el título cuenta con una gran cantidad de contenido. Hasta 150 canciones, distintas opciones de dificultad, modos de juego y todo eso sin mencionar la inmensa cantidad de coleccionables. Además de contar con una duración de apenas 10 horas para quien solo quiere descubrir la nueva historia del título. Sin embargo, no es oro todo lo que reluce, y hay ciertas minucias que han terminado afectando esta opinión.

Sin entrar en spoilers, el nuevo contenido argumental, de apenas media hora, vuelve a dejar a Kairi en evidencia, tras un marketing que parecía darle, por fin, el valor y el título donde redimirse de sus últimas apariciones.

Si bien es entendible la nula presencia de temas musicales de Kingdom Hearts Union Cross, los pocos temas de Kingdom Hearts III dejan bastante que desear. Su ejecución, a base de niveles de inmersión nemónica, da pie a pensar que el equipo no ha tenido tiempo para trabajar en ello. El salto de motor con esta última entrega parece haber sido una de las causas por las que no tengamos representados los escenarios que aparecen durante los niveles de campo.

Finalmente, el modo Duelo permite jugar en modo multijugador, aunque fuera de la versión para Nintendo Switch, tan solo en línea. Si eso no era suficiente, el propio modo en línea nos emparejara de forma automática con otros jugadores, por mucho que queramos jugar con alguno de nuestros amigos. Como cuando los profesores elegían los grupos de trabajo en clase, nos tocará rezar para ver si acabamos juntos, o no.

Aún con estos puntos, Indies Zero ha sabido aprovechar lo que tenían y sacarse de la manga un increíble juego de ritmo: funcional, gratificante y desafiante sin llegar a ser injusto. Toda una celebración por el 18º aniversario de la franquicia nacida de la mente de Tetsuya Nomura y orquestrada por Yoko Shimomura.

Finalmente, os agradecemos que nos hayáis acompañado hasta el final de nuestro análisis de Kingdom Hearts Melody of Memory. Podéis encontrar más información sobre la franquicia en nuestra web, y no olvidéis seguir nuestra cuenta de Twitter para enteraros de todo.

Este análisis ha sido posible gracias a una código de Kingdom Hearts Melody of Memory para PlayStation 4 proporcionado por Koch Media España.

Lo Bueno

  • Un spin-off que se atreve a dejar atrás la acción rolera del título con buen resultado.
  • Toda clase de opciones de dificultad para cualquier clase de jugador, desde lo más simple a lo más complejo.
  • Gran cantidad de coleccionables que nos harán recordar los muchos momentos que han vivido los protagonistas a lo largo de la franquicia.
  • Una selección de 150 canciones...

Lo Malo

  • ...aunque prácticamente todas las de Kingdom Hearts 3 y ReMIND se han quedado fuera.
  • Podemos contar con los dedos de una mano los enfrentamientos contra jefes, un modo que se podría haber aprovechado algo más.
  • Un modo multijugador que nos empareja automáticamente, toda una lotería jugar con amigos.
8

Escrito por: Victor Puig

Salí plurilingüe y acabé de profesor de idiomas. Me encantan los juegos de lucha, los JRPGs y sobretodo los indies. La buena música, dentro o fuera de los videojuegos, es otra de mis pasiones.