Kingdoms of Amalur Re-Reckoning

Por el el Análisis, 7 Más

Análisis – Kingdoms of Amalur: Re-Reckoning

La pasada generación contó tanto con un largo ciclo de vida como una enorme cantidad de títulos. PlayStation 3 y Xbox 360 dieron todo por el todo y demostraron la increíble evolución del medio en una basta cantidad de títulos al compararse el principio con el final de su generación. Uncharted 1 y The Last Of Us. Gears of War con Gears of War Judgment 3. Y Nintendo, como siempre, iba a su rollo, cosa para nada negativa. Entre la obscena cantidad de shooters en general, títulos no tan centrados en los disparos encontraron un lugar en el corazón de muchos en la pasada generación. Lost Odyssey, Heavy Rain, Assassin’s Creed y muchos otros. Kingdoms of Amalur Reckoning, entre ellos, siempre me pareció un título peculiar, sin siquiera haberlo probado. El hecho de que apareciera en el buscador siempre que escribía «Kingdom Hearts» como buen adolescente edgy me hizo pensar eso. Ahora, con una edición completa, gráficos remasterizados e incluyendo todo el contenido descargable del original, regresa a la vida, como en su propia historia.

Fantasía medieval

Uno de los mayores tropos en gran parte de los RPGs es el uso de la fantasía medieval. Si bien no es un fallo utilizar tal universo, la sobreexplotación del mismo llevó a convertirlo, prácticamente, en la norma. Quitando títulos puntuales, el género se acomodó en vez de crear otro tipo de mundos: World of Warcraft, The Witcher, Dragon Age, The Elder Scrolls… Sin embargo, aún siendo una crítica a la explotación de la fantasía medieval, que a nivel personal me cuesta disfrutar, varios de estos títulos han recibido una gran cantidad de críticas más que positivas, algunos optando incluso al título de GOTY.

Volviendo al tema principal, Kingdoms of Amalur Re-Reckoning nos presenta la misma historia que el título original. Nuestro protagonista es el eje central de una historia que se ve envuelta en una larga guerra entre razas mágicas. Sin embargo, el giro de guion llega pronto, y es que antes de empezar nuestra aventura, morimos en plena batalla. Aún bien frescos y con más extremidades todavía unidas que otros con no tanta suerte, somos lanzados a una morgue. Sin embargo, volveremos a la vida gracias al Pozo de las Almas, un artefacto que nos convertirá en el elegido para poner fin a esta larga guerra, tras una larga lista de misiones principales

Nuestro propio camino

Nuestro protagonista, además de tener ese inicio tan descabellado, será nuestra propia creación. Podremos personalizar su apariencia, su raza y hasta sus creencias al comenzar nuestra aventura, de entre una amplia gama de posibilidades. 4 razas que cuentan con estadísticas distintas, con fortalezas y debilidades completamente distintas a los otros. Gran variedad de peinados, barbas, tatuajes y hasta colores, tanto de piel como de pelo y ojos. Un esteticista se pasa la tarde aquí y consigue unos looks que dejan a más de una muerta. Y todo sin olvidarnos de la parte más rolera de la personalización: persuasión, forcejeo de cerraduras, sigilo, y más.

Pero esto es solo el principio, porque por mucho que hayamos creado una máquina de matar desde las sombras, podremos crear las builds más absurdas. ¿Que somos un mentalista con grandes dotes de persuasión para jugar con las mentes de los otros? Nada nos prohíbe partir a nuestros enemigos en dos con un espadón. ¿Ex-caballeros más cuadrados que un armario? Los bastones mágicos también son divertidos de usar.

Nuestro personaje será capaz de hacer uso de hasta dos armas de forma simultánea, de entre 9 clases distintas de estas. Espadas, dagas, bastones mágicos, arcos y más. ¿Os parece que estamos adentrándonos demasiado en el tema técnico? Pues entonces pasaremos muy de refilón por los tres árboles de habilidades, los cuales podremos mejorar en cualquier momento y especializar a nuestro guerrero en algo todavía más único. Las posibilidades en este juego no son infinitas, pero se acercan.

Brutales ejecuciones

Sin duda, uno de los puntos más interesantes de este Kingdoms of Amalur Re-Reckoning, y también del original, es su combate. Un RPG de acción con un combate en tiempo real más que sorprendente. Los controles ofrecen una amplia variedad de respuestas y podremos salir de casi cualquier animación sin mucha dificultad, permitiéndonos corregir nuestras acciones si somos lo suficientemente veloces. Pelearemos con nuestras dos armas, principal y secundaria, podremos protegernos y realizar parrys con nuestro arsenal de escudos y hasta realizaremos poderosas habilidades y hechizos a cambio de nuestro medidor de maná.

Si bien suena a la receta habitual, la posibilidad de realizar combos entre nuestras armas y habilidades nos permite enfrentarnos a enemigos más poderosos que nosotros haciendo uso de estrategias basadas en estas habilidades. Y eso no es todo, pues contaremos con un medidor de destino, el cual se rellenará a lo largo de los enfrentamientos. Una vez se rellene por completo, podremos entrar en un estado de alta velocidad y alto daño, donde destruiremos a nuestros enemigos con mayor facilidad y desgarraremos su propio destino con brutales y espectaculares actos de ejecución, de, seguro que lo adivináis, una gran variedad de posibles actos barbáricos.

Recados a go-go

Una de las razones por la que no siento tanto aprecio por los RPGs de fantasía medieval como otros, es la abrumadora cantidad de misiones y dimensiones de sus escenarios. Kingdoms of Amalur Re-Reckoning presenta una alta cantidad de misiones, tanto secundarias como principales, que fácilmente superan las 30 horas de juego si les damos atención a más de una. Y es que encontraremos todo tipo de situaciones con los distintos NPCs de los habituales poblados y ciudades de un mundo como este. Necesitamos rescatar a alguien de una peligrosa mazmorra, nos piden recolectar recursos específicos de una zona repleta de monstruos, o nos encargarán eliminar todo un nido de monstruos que acechan a los simpáticos vecinos.

Si bien a nivel personal el hecho de ser el recadero del pueblo a cambio de 4 monedas de oro no me parece la profesión más divertida del futuro salvador del reino, algunas de estas misiones secundarias nos ofrecerán jugosas recompensas que nos ayudarán a la hora de avanzar en nuestra travesía por Amalur.

Podremos ser el justiciero del pueblo, o el villano más cruel. Podremos pagar como cualquiera, o robar y deshacernos de nuestros problemas con el filo de nuestra espada. Nuestro personaje se basará principalmente en sus actos, y nuestras decisiones contarán más de lo que pensamos.

Conclusiones

Kingdoms of Amalur Re-Reckoning es sin duda la versión definitiva del título. Incluyendo todo el contenido adicional del título original (varios sets de equipamiento, armas, objetos y dos expansiones que suman casi 10 horas más de juego), esta versión cumple con creces en cuanto a contenido. Sin embargo, esto no es suficiente, pues aunque el juego corra a 60fps, su mejora gráfica no es tan impresionante como uno esperaría ver, 8 años tras su lanzamiento. Una edición para facilitar la entrada a quienes no pudieron probarlo en la anterior generación. Pero más allá de ello, desgraciadamente, el título no acaba de cumplir con lo que propone. Una historia llena de los tropos más habituales, afectada a la hora de reflejar la actuación de sus personajes por sus gráficos que, desgraciadamente, ya no tienen lugar para competir contra los títulos actuales. Algunas incidencias técnicas, como el FOV limitado que da lugar a un popping inesperado, causado por las limitaciones de su lanzamiento inicial.

Pero no todo es malo. El combate es sin duda el punto más fuerte y divertido del título. La ridícula cantidad de posibles combinaciones nos llegarán a enganchar horas a la pantalla, y las brutales ejecuciones son lo suficientemente vistosas como para preguntarnos “¿cómo será la próxima?”

En resumidas cuentas, Kingdoms of Amalur Re-Reckoning peca de ser el mismo título de hace 8 años, mínimamente optimizado para ser disfrutado por quienes no pudieron hacerlo en su día, o quienes quieren volver a revivir este viaje. No revoluciona el género ni ofrece una historia para rememorar con tanto aprecio como otros, pero sin duda es un buen juego de la anterior generación al que regresar.

Este análisis ha sido posible gracias a una copia digital de Kingdoms of Amalur Re-Reckoning para PlayStation 4 proporcionada por Koch Media España.

Lo Bueno

  • Una amplia variedad de elementos habituales en el rol combinados junto a un sistema de combate espléndido y lleno de posibilidades.
  • Brutales ejecuciones en combate junto a amplios árboles de habilidades que nos darán mil y una combinaciones diferentes.

Lo Malo

  • Gráficamente se quedó en la anterior generación, no es el punto más fuerte del título y se notan sus años a la espalda, para mal.
  • Una historia más en la enorme librería de la fantasía medieval, disfrutable para algunos pero otra del montón para muchos otros.
  • Un mundo enorme y en ocasiones demasiado vacío, sin contar lo lento que se harán nuestros traslados cuando no podamos usar el viaje rápido.
7

Escrito por: Victor Puig

Salí plurilingüe y acabé de profesor de idiomas. Me encantan los juegos de lucha, los JRPGs y sobretodo los indies. La buena música, dentro o fuera de los videojuegos, es otra de mis pasiones.