Little Nightmares 2

Por el el Análisis, 11 Más

Análisis – Little Nightmares 2 (PC)

Cuando tienes una pesadilla estás atrapado en un lugar desagradable con tus peores miedos, y todo pasa cuando despiertas. Pero ¿Y si no despertaras? ¿Y si tuvieses que vivir dentro de una pesadilla para siempre? Little Nightmares 2 es un videojuego de terror, aventuras de plataformas y rompecabezas desarrollado por Tarsier Studios y producido por Bandai Namco Entertainment.

Tras el lanzamiento de una exitosa primera parte, la franquicia Little Nightmares no ha parado de crecer: comics, DLC, teorías… Era de esperar que Tarsier Studios continuara la historia de Six. La segunda parte de la franquicia se anunció en Gamescom 2019, y desde el 11 de febrero podemos aventurarnos de nuevo en su espantoso mundo, los valientes que se atrevan a intentarlo…

Una melodía aterradoramente seductora

El mundo es un lugar terrible para un niño: todo es grande y pesado, no entiendes lo que ocurre a tu alrededor, pero si encima todo lo que te encuentras por delante intenta matarte, la cosa se complica bastante más. Mono, un niño pequeño con una bolsa de papel en la cabeza, despierta de noche en un amplio bosque al lado de un televisor apagado. A lo largo del camino, irá descubriendo que algo terrible ha sucedido en aquél lugar: múltiples trampas, cadáveres en jaulas y devastación allá donde vaya. En un intento de salir de aquél horrible bosque, Mono encuentra una cabaña en muy mal estado donde encontrará a alguien que podría ayudarle a salir de allí.

Al igual que en su primera parte, Little Nightmares 2 nos cuenta una historia a través de las imágenes en lugar de las palabras. No hay diálogos en todo el juego pero tampoco hacen falta, ya que el estudio es capaz de transmitirte todo a través de los escenarios, la banda sonora y los personajes. Repitiendo lo que hizo memorable a Little Nightmares, esta segunda parte posee una magnífica ambientación terrorífica: el mundo es oscuro y hostil, cada ruido y cada sombra podría suponer tu final y el estudio sabe plasmarlo a la perfección.

Quizá el mayor problema sea que se asemeja demasiado a lo que ya hemos visto. Aunque objetivamente es mejor, se parece mucho al primero; el factor sorpresa es clave, y eso se ha perdido al querer ser tan fiel. Todo el juego tiene un sabor conocido, y pocas cosas son realmente únicas. Pero sí que es cierto que eso no le resta ni un poco la diversión y la tensión que siente el jugador en cada escena. Sin contarte absolutamente nada, el juego posee una narrativa digna de elogio: es tosca, dura y terriblemente sombría, pero a su vez es atrayente y fascinante.

Unidos es mucho mejor

El mayor cambio que posee Little Nightmares 2 es la cooperación. Antes, Six estaba sola ante el peligro, pero en esta ocasión Mono tendrá ayuda. Aunque siempre controlaremos a Mono, el otro personaje, controlado por la IA, nos acompañará a lo largo del juego. La colaboración entre ambos es una oportunidad de crear otros puzles y retos a superar: podéis llegar a sitios más altos y cooperar para resolver los rompecabezas que presente el juego. La Inteligencia Artificial no resulta incómoda pero sí algo lenta en ocasiones que necesiten un ritmo más frenético, pero por norma funciona bien.

Durante el juego, veremos cómo se va forjando la relación entre ambos personajes y llega a resultar algo entrañable, de una forma peculiar. Una diferencia personal que he encontrado en esta secuela es que sí he llegado a empatizar con el protagonista. Six era pura supervivencia, hacía cualquier cosa por sobrevivir, en cambio con Mono vivimos momentos más tiernos, lo que el mundo tenebroso donde vive le permite. Y eso ha sido posible gracias a la forma en la que ambos interactúan entre ellos. Para avanzar tienen que cooperar, se necesitan y el juego tiene una forma muy clara de mostrarlo.

A diferencia del anterior, en esta ocasión habrá breves momentos en los que podremos defendernos. Mono podrá agarrar ciertas herramientas pesadas que le permitirán protegerse de algunos peligros. Aunque eso no resta la sensación de vulnerabilidad que se instala nada más empezar el juego, eres un niño al fin y al cabo. Pero es de las escasas formas que tiene el juego de innovar, el resto se parece tanto al primero que reduce cualquier intento de ser original.

Todo es cuestión de gustos, y esta percepción es absolutamente personal, pero he encontrado algo molesto el sistema “prueba y error” que tiene el juego. En numerosas ocasiones tendrás que morir y repetir ciertas partes para poder completarlas. Esto es algo que ya existía en la primera parte, pero que se ha profundizado en la segunda. Tener que aprender de esa forma de tus errores durante todo el juego no solo me ha resultado incómodo, sino que le ha restado por completo el impacto de algunas escenas tras repetirlas varias veces. Por supuesto, se nota la intencionalidad puesta en esta mecánica, pero considero que rivaliza con las emociones que intenta trasmitir.

Suspense hecho arte.

Si algo es absolutamente brillante en este juego es la ambientación. La temática principal del juego es el terror crudo e incómodo, y cada parte del arte ha sido pensada para mostrar ese mensaje: la iluminación realista del fuego o las lámparas, la estética de los escenarios y los propios personajes. El apartado sonoro destaca entre todas ellas por el esfuerzo que han hecho en crearlo, tanto la música diegética como la extradiegética generan tensión, miedo o angustia dependiendo del lugar. Recomiendo especialmente usar auriculares para vivir la experiencia de verdad. En general, el trabajo del equipo artístico es encomiable en todos y cada uno de los apartados de Little Nightmares 2.

Se nota la mejoría que ha sido implementada en este título, los escenarios son mucho más grandes y profundos, dando pie a la exploración, aunque sea de forma limitada. Durante las horas de juego veremos numerosas referencias a la saga, además de ciertos paralelismos a otros títulos o películas del género. Incluso los coleccionables están pensados para que los encontremos prestando atención a nuestro entorno.

Aunque dura más que la primera parte, Little Nightmares 2 es un juego corto y así debe ser. Si durara más, las mecánicas perderían el sentido y se haría redundante. Las cinco horas que dura son realmente intensas, y no necesita ninguna más. De hecho, se podría pensar que hace un símil precioso con los protagonistas: aunque son pequeños, poseen la fuerza suficiente para sobrevivir en ese mundo tan hostil. El juego es corto, pero cumple su función con creces.

Conclusiones.

Tras repasar todos los puntos del análisis, podemos decir que Little Nightmares 2 es una gran secuela, sin demasiados cambios, respetando y mejorando la esencia de su primera parte. Un videojuego más que disfrutable para los amantes del género de terror y la tensión, con una narrativa visual y sonora excepcionales. Con una historia lo suficientemente atrayente e inquietante que te dejará pegado al asiento hasta descubrir el final.

Little Nightmares 2 está disponible para PC, PlayStation 4, PlayStation 5, Nintendo Switch, Xbox One, Xbox Series X y S. Podéis encontrar más información sobre el título y la franquicia en nuestra web. Y no olvidéis seguir nuestra cuenta de Twitter para estar al tanto de todas las novedades de la industria.

El análisis del videojuego Little Nightmares 2 ha sido posible gracias a un código digital facilitado por Bandai Namco Entertainment.

Lo Bueno

  • Divertido e increíblemente cautivador.
  • Ambientación digna de una obra maestra.
  • Apartado artístico y sonoro excepcionales.

Lo Malo

  • Se asemeja demasiado a la primera parte.
  • El sistema “prueba y error” puede llegar a frustrar y ser repetitivo.
8

Escrito por: Noe Arredondo

Jugadora desde que elegí a Charmander en el Pokémon Azul. Defensora acérrima de los videojuegos como forma de arte y hago chistes cuando estoy incómoda.