Maneater

Por el el Análisis, 6 Más
close [x]

Análisis – Maneater

¿Alguna vez soñaste con surcar los océanos y descubrir todo lo que ellos esconden? Cada secreto, cada lugar recóndito, cada paraje por descubrir… bueno, intentemos ir un poco más al grano: ¿alguna vez soñaste con ser un tiburón? Tripwire Interactive, conocida ampliamente por Killing Floor 2, es la desarrolladora tras Maneater, el juego publicado el pasado mes, que distribuido en España por Koch Media, nos pone en la piel del mamífero más temido del océano. Al menos, para los humanos. Con una idea que, como poco, podríamos calificar de imaginativa, este estudio estadounidense nos ofrece una de las obras más pintorescas del año que, por desgracia, no tarda en caer en la monotonía.

Maneater: Mentalidad de tiburón

Desde el primer momento, nos quedará claro que nos encontramos ante un título que destaca en una industria tan amplia. Así, planteado como un mockumentary, o falso documental, no tardamos en conocer el nombre y aspecto de nuestro enemigo principal, el villano del juego… ¿o eso lo somos nosotros? Narrado con mucha ironía y encadenando un chiste tras otro, Maneater realiza una clara apuesta desde el primer momento: ensalzar lo absurdo. Por este motivo, nos enfrentaremos constantemente a los comentarios del narrador, quién va acompasando la aventura con algún que otro chiste que nos hará soltar una carcajada.

En cuanto al aspecto narrativo se refiere, este título no cuenta con una historia trascendental que nos haga querer volver una y otra vez a él. Pero, todo sea dicho en su favor, tampoco lo pretende. Como si de un spin-off de Tiburón se tratase, en los primeros compases del juego viviremos el enfrentamiento entre humano y tiburón, un duelo que marcará el devenir del juego ya que tendremos que acarrear con los hechos sucedidos durante esta batalla. Así, Maneater cuenta con un inicio que, además de hacerte dominar todas las mecánicas jugables, te mantendrá pegado al sillón… poco más de 1 hora. Y es que, por desgracia, la monotonía es el mayor aspecto negativo del juego, un elemento que volverá a aparecer en todos y cada uno de los apartados del mismo.

Uno de los RPG’s más curiosos del mercado

Maneater destaca, por encima de todo, por su planteamiento jugable. Teniendo lugar en el agua, aunque cierto es que podremos escapar de ella si asumimos todas las consecuencias que esto conllevará, ya fue desde el primer momento una idea atractiva, un planteamiento que, bien desarrollado, ha resultado ser un concepto más que interesante. Con una curva de aprendizaje prácticamente perfecta, el juego consigue sumergirte de lleno (perdón por el chiste malo) en él desde el primer instante. Aprenderás a nadar, espiar, saltar, maniobrar y… devorar humanos, lo que es al fin y al cabo la parte más divertida del juego y, a grandes rasgos, el motivo de la existencia del mismo.

Así, una vez hayamos dominado por completo todas las habilidades de nuestro personaje, seremos prácticamente un dios entre mortales. Localizaremos enemigos en la distancia, los engancharemos con nuestros dientes sin importar el tamaño, destruiremos embarcaciones, ejecutaremos combos… todo lo que te imagines será capaz de realizarlo. Hasta cierto punto, claro está. Por ello, en el aspecto jugable Maneater es una de las apuestas más variopintas del género, si bien no tardaremos en cansarnos de hacer lo mismo durante las poco más de 5 horas que dura el juego, quizás el doble si nos dedicamos a explorar el vasto mundo abierto con el que cuenta, aunque sinceramente, tampoco se nos incita a ello.

En tintes generales, un título variopinto que pasará sin pena ni gloria por la generación

En definitiva, con un juego tan corto con un planteamiento tan simple pocos aspectos más podemos destacar. La idea es original, todos hemos querido alguna vez ser un tiburón, más aún si crecimos con la saga de Steven Spielberg, pero, ya analizando el título en profundidad, lo que tenemos ante nosotros es un concepto original que termina quedándose en la superficie en todos los aspectos. Por hacer un símil, Maneater es a los videojuegos lo que In Time al cine. ¿Es entretenido? Sí. ¿Pasarás un buen rato? También. ¿Volverás al lugar de origen? Difícilmente.

Por desgracia, el juego es tan repetitivo que en 2 horas habremos visto todo lo que tiene que ofrecernos, si bien desde este trayecto hasta el final del mismo podremos conseguir diferentes habilidades o explorar nuevos lugares, pero todo no dejará de ser una repetición constante, un bucle del que terminarás hastiado y agradecerás que no se expanda más allá de las 5 horas. Así, Maneater gustará a muchos porque, a fin de cuentas, es entretenido, pero si buscas algo más allá que un producto insustancial que poco o nada nuevo tiene que aportar, definitivamente este no es tu sitio. Sintiéndolo mucho, no es un juego trascendental y, aunque tampoco pretenda serlo, en ocasiones eso no es excusa.

Lo Bueno

  • Un concepto pintoresco
  • Gameplay fluido y divertido

Lo Malo

  • Excesivamente repetitivo
  • No profundiza en ningún aspecto
6.5

Escrito por: Abelardo

Estudiante de Filología Hispánica. Empecé con una Súper Nintendo y jamás dejé esta afición. Veo películas, y a veces leo, pero con la frecuencia con la que pasa un cometa.