Mass Effect Legendary Edition

Por el el Análisis, 7 Más
close [x]

Análisis – Mass Effect Legendary Edition

Mass Effect Legendary Edition: Un retorno obligado

Mass Effect es historia de los videojuegos. Así, sin más. BioWare logró en 2007 lanzar una ambiciosa ópera intergaláctica de grandes proporciones. Los creadores de los laureados Knights of the Old Republic pasaban así página de su gran trabajo realizado con la adaptación del universo expandido de Star Wars para crear su propio universo con su propia historia.

El reto era mayúsculo, pero el primer Mass Effect logró enamorar a los usuarios y calar hondo en sus corazones gracias al gran universo que nos planteaba, la misteriosa amenaza de los segadores, una narrativa absorbente, unos personajes carismáticos e inolvidables y un gameplay que combinaba el third person shooter fuertemente influenciado por Gears of War y los toques RPG clásicos que tanto gustan a sus desarrolladores.

2007 fue un gran año en cuanto a lanzamientos de videojuegos se refiere, pero Mass Effect fue sin duda uno de los grandes lanzamientos del año -de hecho, debo confesar que fue el primer juego que analicé en mi vida para una web con apenas 15 años-. En 2010 llegaría Mass Effect 2, una secuela que continuaba la trama del original, rescatando nuestras decisiones y con un enfoque mucho más directo hacia la acción, para lo que le vino de perlas un retoque en el gameplay para hacerlo más ágil y divertido.

Finalmente, en 2012 la epopeya del capitán Shepard llegaría a su fin con Mass Effect 3. Un título inmenso y ambicioso que finalmente daría fin a la trama de los segadores y la gran batalla final por salvar el universo. ¿El resultado? Un juego excelente, pero un final pésimo que obligó a BioWare a sacar una actualización con un final alternativo para contentar a los fans y frenar la ola de quejas que habían generado.

Más tarde llegaría Mass Effect Andromeda, un reinicio que no caló entre los usuarios por su falta de carisma y los numerosos bugs con los que salió al mercado. Parecía que ese sería el final de una saga legendaria, pero afortunadamente en Electronic Arts han escuchado a la comunidad y hoy tengo la suerte de analizar Mass Effect Legendary Edition, una edición que trae de vuelta la trilogía original con un lavado de cara gráfico y ciertos retoques en el control para hacerlo más cómodo y acorde a los estándares actuales, pero manteniendo en todo momento la esencia del original.

Sin más, nos subimos a la Normandía para arrancar con el análisis de Mass Effect Legendary Edition.

Mucho más que un remaster

No negaré que, como fan enamorado de la saga, fui muy escéptico ante el anuncio de esta recopilación remasterizada. No quería un simple aumento de resolución y tiempos de carga más rápidos, Mass Effect merecía mucho más que eso. Pocas veces me alegro tanto de equivocarme. Legendary Edition cuida con mimo el material original y lo hace respetando la esencia del mismo, tocando únicamente aquello que una década después chirriaba, pero manteniendo intacta la base para que no pierda ni un ápice de su personalidad.

De este modo, el equipo de Electronic Arts ha mejorado la resolución de texturas, algo especialmente reseñable teniendo en cuenta que han actualizado el motor gráfico, originalmente Unreal Engine 3, además de mejorar con creces la iluminación y los rostros de los personajes. Huelga decir que la entrega que se ha visto más beneficiada es el Mass Effect original, al que además se le ha pulido el gameplay de cabo a rabo, quedándose muy cerca de la experiencia que ofrecen sus secuelas remasterizadas.

Podría dedicar una decena de párrafos citando todas las mejoras que se han realizado a nivel técnico, pero lo verdaderamente importante es que Mass Effect se ve mejor que nunca, llegando a dejar en pañales las versiones de PC originales en su configuración máxima. Y no sólamente en las consolas de nueva generación, pues no olvidemos que este Legendary Edition es un título de PlayStation 4 y Xbox One. En dichas plataformas, con sus 8 añitos de edad, corre con facilidad en los 1080p y 30fps estables si escogemos la opción de mayor calidad, pero llegan a alcanzar los 60fps si elegimos el modo de mayor suavidad. En las versiones optimizadas, es decir PlayStation 4 Pro y Xbox One X (y Xbox Series S) el juego alcanza los 4K y 30fps en modo calidad, y 1440p y 60fps en el modo de mejora de fotogramas. Finalmente, en PlayStation 5 nos permite elegir entre 4K y 60fps en modo calidad, o 1440p y 60fps en el modo de mejora de fotogramas. La versión de consolas que sale mejor parada es sin duda la de Xbox Series X, que al no tener límite de fotogramas por juegos emulados, iguala la resolución de PS5 en modo calidad pero dispara hasta los 1440p y 120fps en modo fotogramas. Todo un portento técnico para disfrutar de la aventura de Shepard y su tripulación en la máxima calidad.

El sonido también ha mejorado, remasterizando todos los temas de la banda sonora original y las líneas de diálogo de los personajes. Además se ha limpiado el ruido que había en algunas de las grabaciones originales y corregido desajustes de volumen, especialmente en la tercera entrega.

Espera, es mi primera vez en Mass Effect

Bueno quizá estamos aquí desgranando uno por uno todos los aspectos técnicos de la remasterización y alguno de nuestros lectores no ha jugado jamás a un Mass Effect. En ese caso debo decirte que estás de suerte. Mass Effect es la historia del capitán/capitana Shepard, máximo responsable de la Normandía y primer espectro humano, una fuerza especial de élite designada por el Consejo de la Ciudadela, lugar de reunión y control de los máximos dirigentes de la galaxia.

Cómo jugadores podemos configurar a nuestro personaje como deseemos, aunque evidentemente las opciones de personalización no llegan a lo visto en títulos actuales como Cyberpunk 2077. Podemos además elegir nuestra clase entre Soldado, Ingeniero, Adepto, Infiltrado, Centinela o Vanguardia. Cada una de ellas tiene un estilo de combate muy distinto; por ejemplo los Soldados se centran en maximizar la potencia de fuego, mientras que los Ingenieros pueden sabotear con facilidad enemigos robóticos.

Toda la trama empieza con una misión en la perseguimos a Saren, un espectro que parece ir por su cuenta y que, cuando por fin atrapamos, nos revela un peligro mucho mayor: la llegada de una poderosa nave desconocida. A partir de este momento Shepard deberá viajar por distintos planetas de la galaxia para forjar alianzas entre las distintas especies para detener ese enemigo que amenaza con destruir todo lo que conocemos. Por el camino se forjarán nuevas amistades y nuestra tripulación crecerá con la incorporación de personajes tan carismáticos como Garrus Vakarian, Wrex, Liara T’Soni o Tali’Zhora.

En el periplo vivido en las tres entregas, deberemos tomar múltiples decisiones de vital importancia, algunas de tal calado como decidir si eliminar o no una raza entera de la galaxia. Decenas de decisiones que tendrán un peso importantísimo en el devenir de la trama, tanto del juego en el que nos encontremos como en las siguientes entregas, ya que el progreso y las decisiones de un juego pasan al siguiente, se manera que así podremos vivir nuestra propia aventura, con los aliados y enemigos que nosotros elijamos. ¿Lo mejor? Nunca está claro si una decisión es adecuada o no, quizá esa raza que salvamos nos ayude en un futuro, o quizá se sume al ejército invasor y nos complique aún más la existencia matando a alguno de nuestros personajes favoritos. Y no, no vale jugar a Mass Effect con guía. Forjad vuestra propia aventura.

Conclusión: Un legado eterno

La trilogía de Mass Effect alcanzó unas cotas de calidad inauditas y nos brindó una de las mejores sagas de videojuegos de la historia. Poder volver a vivirla en mejores condiciones que nunca es una sensación impagable. Lo hace además con casi todos los DLCs lanzados para las tres entregas. Lo único que queda atrás es la expansión Estación Pináculo, del primer título, cuyo código se encontraba corrupto y no se pudo recuperar para la ocasión. El multijugador de Mass Effect 3 también ha quedado atrás y pese a que no es una gran pérdida desde el estudio no descartan implementarlo más adelante.

Por lo demás, nos encontramos ante una remasterización ejemplar que sabe traer de vuelta y retocar lo justo para adecuar una trilogía con 14 años a sus espaldas a los estándares actuales. Sí, las animaciones flaquean, las cinemáticas muestran más las costuras del postprocesado y en definitiva se sigue sintiendo un juego antiguo. Pese a ello, aguanta estoicamente el paso del tiempo y sabe divertir, enganchar y, por encima de todo, enamorarnos de su universo y sus personajes.

Si quieres revivir la misión suicida de Shepard y su tripulación con la mayor calidad, es sin duda un título indispensable en tu colección. Si, por el contrario, es tu primera vez en Mass Effect estás de enhorabuena, esta colección tiene más de un centenar de horas del mejor rol intergaláctico y algunos de los personajes mejor escritos de la historia del videojuego.

Lo Bueno

  • El trabajo de remasterizado es ejemplar: se ve y se juega mejor que nunca
  • El rebalanceo de algunas armas, combates, subida de niveles y demás equilibra aún más el juego
  • Se ha rediseñado el control del Mako
  • Tener 3 de los mejores juegos de rol de la historia

Lo Malo

  • Pese a todo se trata de una remasterización, y en muchos momentos se siente un juego antiguo
9

Escrito por: Daniel Funes Castillo

Webmaster de Legión de Jugadores. Fanático de los videojuegos con 3 años, empecé con Super Mario World y desde entonces no he parado. Busco crear una comunidad abierta y tolerante dónde todos puedan participar y dar su opinión.