MediEvil Remake

Por el el Análisis, 4 Más
close [x]

Análisis – Medievil

Sir Daniel Fortesque vuelve de entre los muertos

21 años hace ya del lanzamiento del primer Medievil, la obra de SCE Cambridge fue uno de los títulos más destacados del catálogo de la primera PlayStation gracias a una historia entretenida, unos diseños muy inspirados, un gameplay desafiante y una aventura llena de humor y chascarrillos.

Hoy llega a PlayStation 4 con un ambicioso remake que busca, por encima de todo, recrear con la mayor fidelidad posible la aventura original, una decisión difícil ya que dicha entrega adolecía de ciertos fallos de cámara y de falta de precisión en diversas secciones más plataformeras. No significa por ello que no se hayan corregido las taras del primero, sino que se han pulido sus fallos de diseño sin renunciar en ningún momento a su esencia.

Un héroe que está en los huesos

La trama del juego es de sobras conocida: un malvado brujo llamado Zarok vuelve a Gallowmere tras años de letargo con un poderoso hechizo que resucita a los muertos, quienes le sirven de huestes para hacerse con el control de la región. De entre los muertos resurge también Sir Daniel Fortesque, quién fuera caballero del rey peregrino y, según cuenta la leyenda, quien derrotó a Zarok en combate singular… Nada más lejos de la realidad. Sir Dan cayó el primero tras la primera andanada de flechas, por lo que deberá aprovechar esta segunda oportunidad para resarcirse y derrotar a Zarok de una vez por todas.

Así arranca nuestro periplo por Gallowmere, reino ficticio ambientado en las Islas Hebreas y de cuyo folklore se alimenta para dar vida a un mundo mágico medieval terrorífico y entrañable, con un diseño similar al visto en películas como Pesadilla antes de navidad o La novia cadáver, ambas del genuino Tim Burton. A nivel de gameplay nos encontramos con el esquema clásico de controles aunque con ciertos retoques: ahora podremos cambiar entre arma primaria y secundaria con solo darle a un botón y accederemos rápidamente al inventario pulsando el pad del mando. También gozaremos de cámara libre y de una nueva vista desde la espalda del personaje que nos permitirá apreciar mejor los detalles de los escenarios.

Otras novedades no tan notorias las encontramos en el propio control de Sir Dan, mucho más ágil y preciso que antaño, y en la mejora de las hitboxes que harán de los combates algo más justo y menos aleatorio. Cómo decía al principio del artículo, Other Ocean no se ha querido salir por la tangente y ha apostado por un remake 1:1 por lo que el sistema de juego se mantiene intacto, avanzando por los escenarios reuniendo runas y objetos de valor mientras aparecen enemigos a nuestro paso.

Gallina vieja hace buen caldo

Y debemos decir que aunque no es un juego difícil, sí que se encuentra un peldaño por encima de otros plataformas actuales como Crash, Spyro o Mario, no en vano una de las principales inspiraciones de Medievil es el clásico Ghost N’ Goblins.

El demonio de la vidriera es el primer boss que enfrentaremos

Al igual que en el original, aquí nuestra salud y nuestro inventario se mantiene nivel tras nivel, por lo que si salimos heridos de una fase y vamos a otra llegaremos cortos de vida, y lo mismo ocurre con los objetos consumibles como dagas, virotes de ballesta o muslos de pollo. Afortunadamente podemos comprar estas armas consumibles a diversas gárgolas a lo largo del juego con el dinero que consigamos recorriendo escenarios y derrotando enemigos, por lo que al final es una simple cuestión de “farmeo” ir a tope de todo.

El laberinto del hormiguero sigue siendo todo un desafío

Sin embargo las mejores armas del juego y, también, la llave para acceder a zonas anteriormente inaccesibles se encuentran en las armas que consigamos en la galería de héroes. Dicha galería recoge las estatuas y las almas de los más valerosos guerreros de la historia de Gallowmere, y si les traemos los cálices dispersos en cada nivel nos obsequiarán con regalos en forma de dinero, objetos y armas especiales. Para hacernos con dichos cálices deberemos derrotar a todos los enemigos con alma de dicha fase y encontrar el cáliz oculto. No es una ardua tarea, pero obliga a rejugar más de un nivel tanto para conseguir el cáliz como para acceder a zonas que antes no eran accesibles.

A lo largo del juego nos enfrentaremos a diversos jefes que nos obligarán a dominar todas nuestras armas y pondrán a prueba nuestra habilidad con batallas que, en esencia son sencillas, pero que se nos puede complicar mucho si no llevamos el equipo necesario o si llegamos escasos de salud o sin escudo. Huelga decir que el diseño de los jefes, al igual que el de enemigos normales y escenarios, es de un gusto excelente y retrata a la perfección la fantasía medieval terrorífica de principios del siglo XIII combinada con elementos de la cultura caledonia.

Con huesos y a lo loco

Es especialmente destacable el lavado de cara que se ha hecho a la entrega original y como se han rediseñado todos sus escenarios, dando una nueva oportunidad a Gallowmere para brillar con su tenebrosa luz propia. Tanto los escenarios abiertos como los más cerrados han ganado infinidad de detalles y se han ajustado a los estándares de calidad actuales. Uno no puede evitar sentir que esta es, al fin, la mejor demostración de cuánto se trabajó en el diseño de escenarios y enemigos, pero que debido a las limitaciones técnicas de la primera PlayStation sus creadores tuvieron que recortar en detalles.

Y aunque el trabajo realizado es magnífico no podemos dejar de lado el hecho de que ni el motor gráfico ni la cámara funcionan en perfectas condiciones. Por un lado el juego tiene tirones de fps en determinadas secciones, especialmente cuando confluyen muchos enemigos o elementos móviles. No se trata de un portento gráfico que fuerce los circuitos de PS4, sino de una falta de optimización del motor que necesitará algún que otro parche para acabar de ir fino.

Por otro lado el trabajo realizado con la cámara tampoco es del todo satisfactorio, aunque en este caso es mucho más comprensible dada la escasa extensión de los escenarios y los múltiples elementos que hay en ellos, provocando que la cámara choque a menudo con ellos y cueste enfocar la acción. No hay duda de que si se hubiesen realizado ciertos cambios este problema habría desaparecido, pero Other Ocean querían recrear la experiencia tal cual fue en PSX y nos tememos que este es un defecto heredado del original.

Cómo diría Sir Dan: Mpfwhbrrtfftf

Dónde sí se ha puesto especial empeño es en la banda sonora original de Medievil. Y es que Andrew Barnabas y Paul Arnold vuelven a firmar una BSO incólume que se inspira, al igual que el diseño artístico, en la obra de Tim Burton y en este caso de su compositor estrella Danny Elfman. Todas las melodías clásicas han sido remasterizadas para la ocasión y componen un conjunto cohesionado, variado y totalmente en sintonía con el leit motiv del juego. También destaca el maravilloso doblaje al español del que hace gala el remake, si bien el original ya se encontraba doblado a nuestra lengua en este caso se ha realizado un mejor trabajo no sólo trasladando las líneas de aquél sino también corrigiendo los numerosos fallos de traducción del original.

Conclusión

Sir Daniel Fortesque regresa de entre los muertos para recordarnos qué le hizo grande, conquistarnos con un gran derroche de personalidad y volver a enamorarnos de sus huesos. Gallowmere luce más bella que nunca y la dulce nostalgia nos invade en cada partida que echamos. Sin embargo no es oro todo lo que reluce, y es que el juego palidece levemente en el apartado técnico y los problemas de cámara no se han terminado de solucionar en esta nueva iteración.

Sir Dan cuando se entera de la nota del análisis

Tampoco terminamos de entender porque en Other Ocean se han conformado con lanzar un remake de solamente la primera entrega, cuando muchas otras compañías que están apostando por remakes lo hacen con la saga entera. Imaginamos que se trata de un globo sonda para tantear el regreso de Sir Daniel con un más que deseado Medievil 3. En cualquier caso estamos ante un juego notable, divertido, inusual y un remake más que competente. ¡Larga vida a Sir Daniel Fortesque!

Lo Bueno

  • La puesta al día le sienta de lujo, se ha mantenido la esencia del original
  • Directo, divertido y sin demasiadas pretensiones. Un juego con aroma a clásico
  • BSO y diseños excelentes, con un doblaje al español de altura

Lo Malo

  • Se heredan algunos fallos de cámara
  • El motor gráfico no está todo lo depurado que debería
  • Su jugabilidad puede haber envejecido mal para las nuevas generaciones
8

Escrito por: