Monter Hunter World: Iceborne

Por el el Análisis, 5 Más
close [x]

Análisis – Monster Hunter World: Iceborne

Algo innegable en los últimos años es la capacidad de Capcom para escuchar al público y actuar en consecuencia. Lo hemos visto con juegos como Devil May Cry 5, Resident Evil 2 Remake y el juego cuya expansión nos atañe hoy, Monster Hunter World. Desde el lanzamiento de la nueva entrega de caza de monstruos todo el mundo disfrutó de una de las mejores experiencias que esta generación nos ha dejado, llegando a cosechar unos números que lo proclaman como un éxito rotundo. Como ya sabréis, no vengo a hablar de Monster Hunter World, sino de su expansión, Iceborne, aunque llamarlo así no tiene ningún sentido, pues este DLC es todo un juego completo. Capcom ha sabido entender lo que el fan más acérrimo demandaba y, como el padre que da de comer a su hijo, nos entrega el colofón de uno de los mejores títulos de los últimos años y de la saga. Más monstruos, más armas, más Monster Hunter. ¿No sabéis de lo que hablo? Pues seguir leyendo nuestro análisis de Monster Hunter World: Iceborne.

análisis Iceborne

Astera solo era el principio

Es imposible no hablar de Iceborne sin antes realizar una comparación con su juego base. Monster Hunter World nos trajo una de las mejores entregas, por no decir la mejor, de la serie, con la que aprovechaba el potencial de la nueva generación de consolas. Ya sea por su apartado gráfico, por la divertida, precisa, y variada jugabilidad, por su multijugador siempre a punto, o, simplemente, por el afán de supervivencia y aventuras, esta entrega se convirtió en uno de los mejores juegos de la presente época. Un juego que ahora se encuentra complementado con una expansión más que merecida y, a la vez, majestuosa.

La introducción de una campaña fue todo un acierto. Que los más veteranos y puristas no me malinterpreten. La fórmula podría haber funcionado sin los acontecimientos que se nos narran, pero está claro que le da un objetivo común a todas las misiones que emprendemos. Es por ello que volver a las andadas con una nueva investigación consigue de nuevo que nuestros instintos más primigenios vuelvas a salir a flote. Los Legiana están migrando sin una causa previa. ¿Ha resurgido la leyenda de Velkhana? Nuevas especies están despertando de sus letargos debido a los cambios que este peligroso espécimen de Dragón Anciano causa a su paso. Nuestra será la misión de descubrir qué está pasando y cómo parar un desastre ecológico sin precedentes en el Nuevo Mundo.

Alcanzando su punto de máximo esplendor, la historia de Iceborne complementa de forma fabulosa la historia que su juego base nos contó. Esta investigación sobre la migración de los Legiana, los cambios en el ecosistema, el despertar de numerosas criaturas y el Velkhana nos regala una experiencia que complementa a las mil maravillas a su predecesora, con una historia que alcanza mayores rangos de escala y tensión gracias a una ligera mejora en su forma de contarla. Será por el alto nivel que mantiene la banda sonora, los nuevos peligros invitados a la fiesta o, simplemente, los hechos que ocurren y que nos mantendrán horas y horas pegados a la pantalla, pero Iceborne ha cogido lo ya expuesto por Monster Hunter World y lo ha mejorado.

Los monstruos no hibernan en Páramo Helado

Para grandes males, grandes remedios. Quizás sea por eso que mi predilección siempre fue la espada grande, no lo sé. El caso es que en un inhóspito territorio inexplorado lo normal es encontrarse más y nuevos enemigos. En este caso, grandes y violentos monstruos que son los reyes de la cadena alimenticia, aunque algunos más que otros, ¿verdad, Tigrex? Sí, en Iceborne tendremos la oportunidad de enfrentar a nuevas bestias, tales como el mencionado Velkhana, el Beotudos o el Banbaros. También lucharemos por nuestra vida contra algunas variantes de criaturas ya conocidas; Tobi Kadachi Viperino o Anjanath Fulgúreo son algunos ejemplos. Y aunque siempre está bien conocer gente nueva, los viejos amigos siempre deberían estar ahí con nosotros, razón por la que la vuelta de indispensables como el Nargacuga, Tigrex, Zinogre o Barioth ha sido una de las mayores sorpresas y alicientes, sobretodo por sus renovados diseños y movimientos, que los hacen aún más reales, inteligentes y violentos.

Por supuesto, y como no podía ser de otra forma, la llegada de nuevas presas supone la llegada de nuevos materiales, y con ellos, nuevas armas y armaduras, y nuevos niveles de rareza. Un nuevo arsenal que nos hará falta, porque el nuevo nivel de dificultad supone un escalón más para quienes pedían un desafío mayor. El Rango Maestro es el siguiente paso que daremos para alzarnos como el ser viviente más poderoso de estos lares, y hacedme caso, si lográis superar este rango, os lo merecéis. Aunque Capcom tampoco quiere que la escalada de esta montaña helada sea un camino de tortuosas espinas y nos regala nuevas herramientas a nuestra disposición. Las armas han recibido mejoras en cuanto a movimientos y combos, los cuales podremos prácticas en la nueva zona de entrenamiento, que podremos cambiar a nuestro gusto para entrenarnos en diferentes situaciones que imaginemos. También dispondremos de más mantos, herramientas de cazador, un nuevo nivel para adornos… y la garra retráctil.

Esta garra retráctil hace las veces de gancho. Con ella podremos acercarnos rápidamente a los monstruos y agarrarnos a ellos para, o bien atacarles en las zonas que queramos, o bien acercarlos a obstáculos para conseguir que se choquen y caigan. Hasta aquí, parece que es toda una bendición, pero esta novedosa aliada tiene su doble filo. Si la empleamos en un momento inoportuno, por ejemplo, una carga o embestida, nos llevaremos todo el daño del ataque al quedar expuestos. Además, al estar agarrados a la bestia nuestra barra de energía se reducirá rápidamente, obligándonos a escoger con agilidad. Es por ello que la garra retráctil es un arma de doble filo, pero que, de saber usarse bien, es toda una gran ventaja en combate.

Y tras la tormenta de Arroyo de Escarcha…

Hemos hablado de los nuevos monstruos, de nuestras nuevas amigas para derrotarlos y del nuevo nivel de desafío, pero aún queda algo más en cuanto al mundo exterior de Seliana. Como buen juego de supervivencia que se precie, la dificultad no solo radica en cuán fuerte nos peguen, que será bastante, o la cantidad de movimientos y ataques que nuestros enemigos posean. El terreno se convierte en uno de nuestros mayores quebraderos de cabeza, ya sea por las zonas de frío extremo, por los lugares de nieve espesa, lo cual limitará sobremanera la movilidad, o por las zonas susceptibles de avalanchas y roturas. Imaginad cómo es luchar contra un Tigrex enfurecido que embiste hacía vosotros en un terreno donde la nieve os llega por encima de la cintura. O imaginad que el Barioth acaba de resbalarse, fruto del cansancio y del hielo acumulado, y se encuentra ya cansado y cojeando, cuando, de repente, el suelo bajo vuestros pies se rompe debido a la encarnizada lucha que estáis librando. Intenso, ¿verdad? Pues esto es Arroyo de Escarcha.

Nadie dijo que esto fuera a ser fácil. Pero no todo va a ser esquivar, atacar y correr. Tendremos momentos de relajación, en parte al menos, donde recuperar salud y temperatura. Estos lugares, una especie de manantiales, nos proporcionarán cobijo en nuestras heladas misiones. Una gran ayuda que llega de la mano de una novedosa mecánica introducida, la de cabalgar a lomos de nuestros amigos los buscatrufos. Con un simple silbido llamaremos a nuestros compinches en el campo de batalla para viajar montados en ellos hasta donde nosotros marquemos, ya sea una zona o una presa. Una gran novedad que ayuda bastante a la hora de perseguir al monstruo, aunque hay veces que sigue siendo mejor volar hasta un campamento más cercano.

… llega la calma de Seliana

Y hablando sobre relajación, una de las novedades más llamativas es la nueva base de operaciones: Seliana. Esta nueva base en construcción trae todas y cada una de las estancias y servicios que podíamos ver, y podemos seguir viendo, en Astera. La forja seguirá siendo uno de los locales que más visitaremos, junto con la cocina, esta vez a las manos de la chef Miaubuelita, una abuelita felyne de lo más adorable y cariñosa. Justo como una abuela de verdad. Además, también tendremos a nuestra disposición una especie de minijuego para ganar diferentes objetos mediante la inversión de materiales rocosos como combustibles. La nueva sala de reunión también ha sufrido un rediseño, ya no es el barco que conocíamos, si no una enorme taberna donde podremos tomarnos un chocolate caliente, comer la apetitosa comida a la que nos tienen acostumbrados en Monster Hunter, o relajarnos en unos baños termales junto con nuestro compañero gatuno.

Aunque quizás lo más llamativo sea la posibilidad de remodelar nuestro hogar en Páramo Helado. Podremos cambiar cada mueble, suelo, pared, cortina y lámpara que queramos entre todos los modelos que iremos desbloqueando a medida que realicemos misiones y encargos. Esta novedad consigue que sintamos realmente que ese apartado de Seliana es nuestro hogar, nuestro remanso de calma tras la tormenta de Arroyo de Escarcha. Y sí, también podremos configurar qué mascotas soltamos en nuestro recién adquirido pisito de soltero.

Iceborne y sus mil y un detalles

Pero en un videojuego donde el ecosistema juega un papel tan crucial no pueden faltar los detalles que hagan del mismo un ejemplo de realismo y viveza. Monster Hunter World: Iceborne nos vuelve a dejar una ingente cantidad de detalles maravillosos, tanto en su nuevo coto de caza como en Seliana. Por ejemplo, cuando pisemos nieve nuestra vestimenta se llenará de hielo, al igual que nuestra arma, que se tornará con una apariencia helada. Si nos quedamos unos momentos en un riachuelo en Arroyo de Escarcha nuestro personaje adquirirá el estado perjudicial de congelado. Cada disputa territorial entre monstruos mantiene su propio baile feroz dependiendo de quienes sean los contrincantes, y los nuevos enfrentamientos son verdaderamente impactantes. Arroyo de Escarcha contiene en su ecosistema nuevas plantas y animales que no podíamos ver en ninguna de las zonas anteriores, pues ninguna constituía tal desafío de temperaturas extremas.

Todos estos detalles podrán ser guardados de forma permanente a través de una nueva opción, el modo visión. Se trata de un modo foto sin capacidad de edición y, además, no para el tiempo en el juego, es decir, la vida natural de donde nos encontremos seguirá su curso y nosotros seremos sus fotógrafos. Aunque dependerá del modo que empleemos, pues también existe el set de observación, con el que podremos realizar fotografías y que, dependiendo de la captura, completaremos desafíos que el Experto Lynian nos ofrecerá. Nunca antes fue tan fácil capturar toda la vida que Monster Hunter World y Iceborne atesoran.

análisis iceborne

Veredicto

Podría seguir hablando de Iceborne durante horas y horas, al igual que podremos jugarlo durante centenas Estos son solo algunos de los detalles que podremos ver en una expansión que mantiene todo lo bueno que trajo consigo Monster Hunter World y lo mejora, poniendo así la guinda de uno de los mejores pasteles de esta generación. Ya sea por las novedades a nivel jugable, por la belleza que atesora Arroyo de Escarcha o por esta nueva historia que complementa la que vivimos en World, Iceborne es el punto y final que el juego original pedía. Un DLC que poco tiene de ello, pues podría lidiar en tamaño y contenido con World casi sin despeinarse, y que ofrece una de las mejores experiencias de la saga, si no la mejor, tanto para veteranos como para recién iniciados. Iceborne es más monstruos, más armas, más desafíos. En definitiva, más Monster Hunter.

Este análisis ha sido posible gracias a una copia de prensa proporcionada por Koch Media.

Lo Bueno

  • Mejora de todo lo que trajo el juego base
  • Introducción de nuevas mecánicas y combos para el combate
  • Seliana y Arroyo de Escarcha mantienen un gran nivel
  • Más monstruos, más armas, más dificultad

Lo Malo

  • Algún mapa más tampoco hubiera estado mal
9,5

Escrito por: Alejandro Espacio

Estudiante del grado Ingeniería Industrial Electrónica y Automática. Gasto mis ahorros en mundos fantásticos para poder escribir y debatir sobre ellos. RPG y Acción y Aventura como escape de la realidad.