Mortal Kombat 11

Por el el Análisis, 7 Más
close [x]

Análisis: Mortal Kombat 11: Aftermath

Mortal Kombat 11 se convirtió el año pasado, por méritos propios, en uno de los mejores lanzamientos de una franquicia legendaria que volvió a coger carrerilla de la mano de NetherRealm y Ed Boon. Mortal Kombat X supuso ese gran regreso a la élite de los juegos de lucha, y este 11 ha sido la última joya de la corona que necesitaba la saga para colocarse de nuevo entre los mejores. Mortal Kombat 11 es sangre, acción, dinamismo, y la culminación de uno de los videojuegos más divertidos que nos ha dejado esta generación de consolas. Ya hablamos largo y tendido de él en nuestro análisis del juego base durante su lanzamiento, pero hoy esta última entrega vuelve a dar que hablar con su expansión Aftermath, la cual nos trae nuevos añadidos a su modo historia, tres personajes y apariencias. Algo que no es nuevo en este Mortal Kombat 11, ya que durante estos últimos meses hemos estado recibiendo con el Kombat Pack hasta seis nuevas inclusiones dentro de su reparto de luchadores, con algunos nombres propios como el Joker, Terminator, Nightwolf o incluso Spawn. Sin embargo, con Aftermath el equipo de desarrollo quiere ir un paso más adelante, con la promesa de ofrecernos una expansión mucho más ambiciosa. Al menos en teoría.

Get over here…again!

El plato fuerte del DLC es sin duda su nuevo modo historia, el cual nos introduce en hasta cinco nuevos capítulos siguiendo la estela que dejó el juego base tras el final. Sin querer entrar en spoilers de ningún tipo, en esta expansión de la trama volvemos a jugar con el tiempo, donde los protagonistas -en esta ocasión con una mayor importancia de otros que no estuvieron tan presentes en el juego base, como Shang Tsung- tendrán que intentar luchar contra el propio destino. Una pequeña vuelta de hoja a la fórmula de la trama de Mortal Kombat 11 que quizás se antoja algo vaga y corta, con una duración aproximada de unas dos horas. Y es que aunque sigue contando con unas cinemáticas y escenas de acción de muy buena calidad, al final nos encontramos con un producto que es más de lo mismo, sin tomarse a sí mismo más en serio de la cuenta.

Los nuevos veinticinco combates que nos podemos encontrar en Aftermath son todo lo que un fan de la franquicia espera, incluso contando con algunos añadidos interesantes como poder tener la ayuda de un compañero o luchar contra dos enemigos a la vez. Lo que nos cuenta en sí no está mal, con un varios finales que abren la puerta a lo que será, probablemente, el futuro de la franquicia. Sin embargo, debido a su corta duración el regusto con esta nueva historia en Aftermath es de poca cosa. Es de agradecer ver brillar a Fujin o Shang Tsung, personajes que no aparecían en un Mortal Kombat desde hace años, pero más allá del evidente fanservice -que no quiere decir que esto sea negativo-, hay más violencia gratuita que nunca y sus sucesos simplemente ocurren porque sí, porque tiene que haber sangre. Obviamente no hemos venido a un Mortal Kombat por la historia, pero el juego base destilaba un sabor a gran producción cinematográfica que en Aftermath no llega a brillar en ningún momento.

Viento, fuerza y nostalgia

A parte de esta expansión, contamos con tres nuevos personajes jugables, además de apariencias. Fujin y Sheeva vuelven en esta undécima entrega, junto con la nueva estrella invitada: Robocop. De entre los tres, lo cierto es que Fujin sabe brillar por sí sólo, con un set de movimientos muy dinámico, rápido y característico, siendo quizás el más divertido y fácil de controlar de este nuevo grupo. Por otro lado Sheeva es todo lo que se espera de un personaje tan brutal y pesada. En esta nueva interpretación del personaje, desde NetherRealm han querido que se desenvuelve muy bien en ataques a distancia y agarres, con golpes toscos con los que podremos, literalmente, destrozar al enemigo.

En lo que respecta a Robocop -sin duda el plato fuerte de esta nueva actualización-, lo cierto es que nos ha llegado a decepcionar un poco. Que a su voz le dé vida Peter Weller, el actor original del personaje, es un plus más que suficiente para ponernos a los mandos de él y vivir esa nostalgia. Pero más allá de eso, es un luchador tipo tanque algo olvidable, con movimientos muy parecidos a los que vemos en otros del propio plantel de Mortal Kombat 11 -como por ejemplo Terminator-, y junto a sus lógicos movimientos robóticos se hace bastante difícil de controlar durante los primeros combates. A nivel audiovisual funciona a las diez maravillas, todo un espectáculo como se esperaba, pero a nivel de mecánicas queda algo tapado por mejores elecciones dentro del mismo rol de personaje.

Su precio es el verdadero brutality

Si bien Mortal Kombat 11 Aftermath es una expansión pensaba para aumentar la vida útil del juego -además junto a él ha llegado una actualización gratuita con nuevos mapas y remates-, con unos contenidos que pueden llegar a merecer la pena, su mayor pega con diferencia es su precio. Casi 40 euros se antojan algo caros para tres personajes y dos horas de historia, más cuando tenemos el primer Kombat Pack con hasta seis personajes por la mitad de precio de salida. Por ello, hacerse con él de forma individual creemos que no es la mejor opción ahora mismo, teniendo varios packs que incluyen el juego base con todos los DLCs, o simplemente todos los DLCs por prácticamente la misma cantidad de dinero. ¿Merece la pena su contenido? Si quieres saber qué es lo que pasa a continuación en la historia y tener nuevos personajes, obviamente. ¿Es caro? También. Aftermath es una culminación de un juego prácticamente perfecto, pero que nos ha puesto entre la espada y la pared a la hora de elegir si este nuevo luchador merece realmente la pena.

Hemos realizado este análisis gracias a un código de descarga para PlayStation 4 que nos ha facilitado Warner Bros. España.

Lo Bueno

  • El modo historia abre las puertas al futuro de la franquicia
  • Los tres nuevos personajes amplían un plantel ya de por sí muy variado
  • Peter Weller dando vida a Robocop

Lo Malo

  • La historia se antoja bastante corta
  • Caro teniendo en cuenta su contenido
  • El guión no brilla tanto como lo hacía en el juego base
7

Escrito por: Rubén López

Videojuegos, cómics, cine y música. Es todo lo que necesito en este mundo. Redactor a tiempo parcial y amante de las buenas historias.