Resident Evil 3 Remake

Por el el Análisis, 4 Más
close [x]

Análisis – Resident Evil 3

Resident Evil 3 Nemesis, de vuelta a Raccon City

Resident Evil siempre ha sido una saga muy querida por los usuarios por su calidad y por la maestría con la que Capcom supo comandar durante la década de los 90. Su aura de terror, su vertiente survival y su elaborada historia hicieron de Resident Evil una franquicia muy a tener en cuenta en el sector de los videojuegos. Desgraciadamente con el paso de los años Capcom viró hacia un gameplay mucho más enfocado hacia la acción, especialmente a raíz de Resident Evil 4. Si bien esa primera incursión en la acción total funcionó realmente bien, no puede decirse lo mismo de un irregular Resident Evil 5 y un largo y anodino Resident Evil 6.

Tras esta bajada de calidad el estudio dejó la saga en suspensión durante unos años hasta la vuelta a la carga con Resident Evil 7, juego que por primera vez tomaba la perspectiva en primera persona y nos brindaba una aventura de lo más intensa aprovechando la moda del fantástico PT. Tras ello, y sin saber muy bien cómo continuar la saga tras la aventura de Ethan, Capcom decidió continuar con los remakes de los clásicos que tan bien le estaba funcionando. No hace demasiado llegó el remake de Resident Evil 2, juego que un servidor también analizó y que sorprendió gratamente a crítica y usuarios por el lavado de cara sufrido, los cambios realizados y la puesta al día de todo un clásico del género de terror.

Siguiendo esta buena estela de juegos ahora es el turno del remake de Resident Evil 3 Nemesis, una obra que nació como expansión de Resident Evil 2 pero que durante su desarrollo ganó la suficiente entidad como para lanzarse como juego independiente. Revisad vuestro cargador, coged algunas hierbas curativas y preparaos para correr, arrancamos el análisis de Resident Evil 3.

Una huida contrarreloj con un invitado imparable

Si los Resident Evil siempre se habían caracterizado por un ritmo de juego pausado y sosegado fue en esta entrega cuando todo empezó a cambiar. Resident Evil 3 Nemesis nos pone en la piel de Jill Valentine, una de los últimos miembros supervivientes de los STARS, que deberá huir de una Raccon City completamente devastada por el virus. Seguramente el argumento ya os suene dado que RE 3 sucede de forma paralela a RE 2, tanto es así que incluso llegaremos a recorrer la misma comisaría que ya revisamos de arriba a abajo con Leon y Claire.

Esta huida empieza desde el minuto uno de juego gracias a ciertos cambios en el guión original que hacen del remake una experiencia adrenalínica con un ritmo frenético. Esta es sin lugar a dudas la mayor bondad del juego y a la vez su mayor debilidad de cara a justificar una duración acorde a los tiempos modernos. No podemos culparlos, si el original ya pecaba de ser un juego algo corto en el remake esta sensación se ve acentuada al realizarse varios cambios de localizaciones y eliminar algunas zonas que sí estaban presentes en el original. ¿Es un cambio acertado? Pues eso dependerá de cada uno. Sí que es cierto que el recorte de localizaciones y enemigos se nota y nos priva de 1-2 horas de juego que le habrían venido muy bien a su escasa duración. Pero por otra parte han condensado todo lo bueno del clásico y lo han mejorado con leves cambios que hacen de la aventura una experiencia más cohesionada, con más ritmo y sin ningún altibajo palpable.

Y esto se entiende mejor una vez nos ponemos a los mandos de Jill y Carlos. Los dos protagonistas de la aventura presentan estilos de juego antagónicos; mientras Jill puede esquivar ágilmente a los zombis y activar un tiempo bala esencial en la huida, Carlos, un soldado de Umbrella, puede asestar un fuerte placaje que derriba a los enemigos y los deja a tiro para que les reventemos los sesos. Durante el transcurso de la aventura iremos alternando entre uno y otro. Mientras con Jill vivimos la experiencia más fiel a Resident Evil, ahorrando munición y haciendo malabares con los huecos del inventario, con Carlos el terror lo sentirán nuestros enemigos al ir provistos de un fusil de asalto, un chaleco que nos hará más resistentes y toneladas de munición. Capcom ha sabido aquí -igual que en el original- combinar a la perfección ambos estilos de juego y hacernos saltar de uno a otro nos obliga a dominar ambas vertientes.

Nemesis, la estrella de la función

No cabe duda de que la estrella de la función, y la que da nombre al juego, no es ni más ni menos que Nemesis. El tyrant más letal de la saga volverá a perseguirnos durante gran parte de la aventura aunque su presión se ha rebajado respecto al original. Estos meses atrás en diversas entrevistas Capcom aseguraba que si Mr.X nos incomodó en Resident Evil 2, Nemesis iba a ser aún peor en este remake. Tanto es así que llegaron a asegurar que las salas seguras (dónde guardamos partida y almacenamos los objetos) ya no lo serían al poder aparecer el tyrant en cualquier momento. Lo cierto es que nada de esto ocurre en el juego. Es cierto que en determinadas partes de la aventura Nemesis nos perseguirá incansable, pero no durante todo el juego como sí hacía en el original. Además, en la entrega original el juego nos premiaba el enfrentar a Nemesis, aún sabiendo que no podíamos ganar, haciéndole soltar las mejores piezas de loot. Aquí eso ha desaparecido, y es que por más daño que le hagamos solo conseguiremos ralentizar su paso.

Lo que se ha hecho con la presión de Nemesis es sustituir su mecánica a los Mr.X por algunas escenas de acción scripteadas al más puro estilo Uncharted. De esta manera el juego gana en espectacularidad con un estilo cinematográfico apabullante, pero pierde esa dosis de tensión y miedo que provocaba en 1999. Otro de los cambios destacables es la abundante munición y hierbas medicinales que encontramos a nuestro paso. Ya no es sólo que Carlos, en calidad de súper soldado, vaya sobrado de munición. Es que ni siquiera con Jill hemos llegado a sentir apuro de munición o botiquines y nos hemos permitido el lujo de reventar a prácticamente todo zombi que se nos ha cruzado. Este cambio se ve más claramente al observar que, entre los cambios de guión respecto al original, se ha eliminado de un plumazo el backtracking y muchos puzzles, por lo que al no revisitar zonas antiguas no tendremos que volver a enfrentar esos zombies que vuelven a levantarse una y otra vez.

Un portento técnico sin igual

Pensábamos que este Resident Evil 3 iba a reciclar prácticamente todo respecto al remake de RE 2, pero lo cierto es que, aún con la actual generación dando sus últimos coletazos, Capcom ha seguido trabajando en el RE Engine para brindarnos una nueva actualización técnica que mejora a todo lo visto hasta ahora y eleva el listón gráfico de la saga. Resident Evil 3 posee el apartado gráfico más potente de la saga y se eleva como uno de los referentes a nivel técnico de la generación. Su magnífico juego de luces y sombras, la enorme expresividad de los rostros de sus protagonistas, la calidad de las texturas en escenarios, la ausencia total de dientes de sierra… Resident Evil 3 es todo un despliegue de músculo técnico que brilla aún más gracias al giro hacia la acción que toma la trama.

A ello debemos sumarle unos FX de altísimo nivel, entre los que destacan sin lugar a dudas los sonidos que hacen las aberraciones que nos vamos encontrando y cuyos gruñidos podemos escuchar desde bien lejos. No en vano, un servidor se estremeció al escuchar el rugir de los hunters en las alcantarillas, o el rápido paso de las arañas gigantes por encima de mi cabeza. 

Una vez más, como viene siendo costumbre, Capcom nos regala un soberbio doblaje al español con voces de primer nivel al que sólo podemos achacarle la falta de acento de algunos personajes como Carlos o Nicholai. habría sido sin duda el broche perfecto.

RE Resistance: un añadido sin demasiado esmero

Capcom era consciente de que la campaña de Resident Evil 3 es algo corta, más después de los retoques sufridos en este remake, así que para engrosar el número de horas que nos tendrá pegados a la pantalla el juego llega con un modo multijugador inédito. Resistance es un multijugador asimétrico, en el que 4 jugadores encarnan a los mercenarios que deberán escapar de una zona al más puro estilo escape room mientras un quinto jugador, denominado el cerebro, los vigila mediante cámaras y se dedica a lanzarles hordas de enemigos hasta terminar con ellos.

Aunque el punto de partida es bueno la historia reciente demuestra que los multijugador asimétricos nunca terminan de funcionar, quizá porque requieren demasiada preparación y atención por parte de los jugadores. Lamentablemente aquí la historia se sigue confirmando y es que, tras jugar una decena de partidas, se siente anodino, repetitivo y un tanto caótico. Da la sensación de que Capcom lo ha añadido a última hora para alargar la duración del juego, pero no ha trabajado lo suficiente el gameplay y el balanceo entre mercenarios y zombis como para hacerlo interesante para el jugador. Mucho nos tememos que pasará sin pena ni gloria y que la mayoría de los jugadores lo probarán por curiosidad y lo abandonarán por tedio. ¿Lo peor de todo? Que por Resistance hemos perdido el modo Mercenarios.

Conclusión

Resident Evil 3 cierra la actual generación para Capcom con un broche de oro al que el faltan algunas aristas por pulir. Es un survival horror excelente y su campaña te mantiene enganchado y con la adrenalina por las nubes las 5-6 horas que dura, pero los recortes respecto al original y el excesivo giro a la acción empañan este remake que se siente más como una reinterpretación del clásico que como un remake puro y duro. Aún así es una aventura más que recomendable, una montaña rusa en clave de huida que nos cortará el aliento en varias ocasiones y que bañará nuestros ojos con impecables escenas de acción.

Además de su elevada rejugabilidad, que gana enteros con los modos Pesadilla e Infierno, el juego viene acompañado de Resistance, un multijugador asimétrico sin demasiado brillo que puede llegar a tomar cierta entidad si Capcom lo cuida a base de actualizaciones y nuevas incorporaciones. En cualquier caso, el juego a día de hoy es más que imprescindible si sois fans de la saga.

Lo Bueno

  • Es una aventura de acción sin igual, con un ritmo trepidante
  • El gameplay se ha depurado aún más y es una delicia
  • Técnicamente es todo un portento, espectacular
  • Los cambios en la trama hacen de la aventura una experiencia más frenética e intensa

Lo Malo

  • Aunque dichos cambios también nos quitan localizaciones y horas de juego
  • La trama es más corta de lo habitual, y los extras para rejugarla menos llamativos
  • El multijugador Resistance no pasa de mera anécdota
8

Escrito por: Daniel Funes Castillo

Webmaster de Legión de Jugadores. Fanático de los videojuegos con 3 años, empecé con Super Mario World y desde entonces no he parado. Busco crear una comunidad abierta y tolerante dónde todos puedan participar y dar su opinión.