Sackboy: Una aventura a lo grande

Por el el Análisis, 2 Más
close [x]

Análisis – Sackboy: Una aventura a lo grande (PS5)

Nuestro tierno y esponjoso amiguito Sackboy ha vuelto a la escena de los plataformas tras un largo período de 6 años de hibernación, desde Little Big Planet 3. El que se convirtió en uno de los personajes más icónicos de la generación de PlayStation 3 no podía faltar a la cita de la llegada de PlayStation 5 a las casas de todo el mundo, algo que se antoja nostálgico a la vez que familiar, y que ha conseguido que muchos cojamos con más ganas aún el DualSense y todo lo que puede llegar a ofrecer. Little Big Planet fue uno de los grandes videojuegos que pudimos disfrutar por aquel 2008 y la nueva entrega de Sumo Digital (Team Sonic Racing, Crackdown 3) quiere generar la misma expectación que generó la entrega de Media Molecule (Little Big Planet, Dreams). ¿Lo habrá conseguido? Vamos con el análisis de Sackboy: Una aventura a lo grande, para PS5.

sackboy análisis ps5

El tamaño no importa

Para empezar, me gustaría resumir este nuevo proyecto de Sumo Digital con una sola palabra, y esa palabra es ‘diversión’. Si algo hace bien este Sackboy: Una aventura a lo grande es ofrecer entretenimiento y diversión a raudales. Sus mundos, niveles, guiños, momentos desternillantes y ese estilo artístico tan característico son solo algunos de los reclamos que se han usado durante las últimas semanas previas a su lanzamiento, y desde luego cumplen con su función a las mil maravillas. Sackboy ha vuelto y lo ha hecho con toda una bolsa de sorpresas debajo de la cremallera.

Lo primero que llama la atención cuando iniciamos el juego es el giro que le han dado desde la compañía de Sheffield al volante de la marca Little Big Planet. Veníamos de pasar cientos de horas, repartidas entre las tres primeras entregas, donde todas las locas mecánicas se desarrollaban, la mayor parte del tiempo, en entornos y escenarios 2.5D pero con una marcada limitación de scroll lateral o vertical, dependiendo del nivel. Pues bien, esto se acabó. Lo que predomina en este videojuego es la libertad que se nos ha otorgado, pudiendo dirigir a nuestro risueño protagonista tal y como queramos, cuando queramos,a lo largo de los tres ejes en niveles 3D donde la cámara se mantiene fija al personaje y que nos han dado más de una sorpresa.

De esta forma, la fórmula de Little Big Planet ha sufrido diferentes cambios, algunos buenos y otros no tan buenos, para enfocar la nueva visión de Sumo Digital a una escena donde títulos como Super Mario Odissey son los claros ejemplos a seguir. Para quienes ya tengan algunos tiros dados en esto de las plataformas, decirles que pueden estar tranquilos. Uno de los problemas más comunes en este género ronda alrededor de las cámaras, pero no en esta ocasión. Todo lo relacionado con el movimiento de personaje y cámara funciona perfectamente, de modo que la diversión no se vea empañada por aspectos tan técnicos.

El cambio que hemos mencionado es, sin duda, una de las novedades más llamativas que podremos encontrar, pero no es la única. En esta ocasión se han dejado atrás mecánicas tan características del universo iniciado por Media Molecule como el editor, con todas las pegatinas y elementos de decoración del entorno, y de personajes, que tanto bien hicieron en su día. Los trajes, por otro lado, son ahora los mayores protagonistas del apartado de personalización, con una gran cantidad de ellos, siendo algunos de lo más variopinto visto en la saga. Colores, complementos, protuberancias y vestidos no faltarán, de eso podéis estar seguros.

  • sackboy análisis ps5
  • sackboy análisis ps5
  • sackboy análisis ps5

Mundo Artesano, con A de amigos

Nuestra nueva y gran aventura tiene lugar en Mundo Artesano, un enorme universo de costuras y productos manufacturados donde los hilos que  nos guiarán estarán plagados de sorpresas, las cuales van desde pequeños easter eggs o guiños en algunos de sus niveles hasta el descubrimiento de nuevas herramientas para nuestro protagonista. Estos utensilios nos ayudarán a avanzar en la aventura, así como a completar al cien por cien cada nivel, tarea que os adelantamos es más complicada de lo que pueda parecer. Un boomerang para recoger objetos a distancia o para atacar desde una posición segura, un gancho que nos permitirá acceder a lugares imposibles de lo contrario, y otros tantos cachivaches que otorgan gran variedad al gameplay.

Sin embargo, y a pesar de un gran esfuerzo por introducir de buena forma estas herramientas, hemos terminado el juego pensando en lo desaprovechadas que están algunas. Una de las claves en el game design es definir correctamente las diferentes etapas de un videojuego. Primero, se presenta una mecánica nueva; luego, se presentan diferentes condiciones y circunstancias para que el usuario se acostumbre a las posibilidades de esta mecánica; y, por último, se le pone delante un desafío que saque a relucir lo mejor de ambos, usuario y habilidad. Es el propio juego el que no ofrece estos últimos desafíos, dejando en manos del jugador exprimir cada una de las habilidades y utensilios a su disposición.

NI siquiera los jefes. Estos enemigos finales hacen las veces de etapa de explotación de una mecánica, obligándonos a dar lo mejor de nosotros para superarlos, pero que, en esta ocasión, quedan bastante lejos de lo que se podría considerar como un reto decente. No me malinterpretéis, Sackboy no ha sido diseñado para ser el “Dark Souls de las plataformas” ni debería. Se trata de un juego para toda la familia y en ese aspecto cumple sin reproches, pero se echa de menos ese punto de habilidad necesario de otras entregas.

Las bondades del hardware para el software

Eso sí, existen diferentes niveles que sí nos exigen un buen nivel a los mandos. En total, existen 15 zonas donde deberemos vencer al cronómetro o hacernos con el oro, algo que le añade un componente claramente competitivo, tanto en multijugador como en un sistema de tabla de puntuaciones. Así es como Sackboy intenta sacar partido a la apuesta de PlayStation 5 por la interconexión entre jugadores y amigos en un mismo juego. Al igual que ocurre en otros títulos, como Rayman Legends (quedaos con este juego para a continuación), estos niveles guardarán nuestra puntuación y, si hemos superado la de nuestro amigo, el nuevo sistema de Sony le notificará que su récord ha sido batido. ¿Pique? ¿Dónde?

Pero, siendo sinceros, los mejores niveles son los de temática musical. Si has jugado a Rayman Legends sabes de lo que hablo. Estos niveles giran completamente en torno a una canción y todos los elementos de la escena bailarán al son de la música, creando una atmósfera tan emocionante como intensa en la que nuestros dedos y nuestra mente se dejarán llevar por las notas musicales mientras escuchamos temas como Uptown Funk, de Bruno Mars, o Toxic, de Britney Spears. Como podéis leer, la banda sonora alcanza tal nivel de protagonismo que sería descortés e injusto decir que estos niveles no son lo mejor del juego. Más aún si tenemos en cuenta una de las nuevas características de la consola, el Audio 3D, que si bien no supone una auténtica revolución con este título, sí que supone un gran añadido.

Siguiendo con el DualSense, Sackboy intenta sacar partido de las características del mando, y lo consigue con un resultado bastante notable. Puede que no esté al increíble nivel de Astro’s Playroom, pero es una de las mejores opciones en el catálogo actual para poder disfrutar de los gatillos adaptativos y de la tecnología háptica. Por ejemplo, en función del tipo de material sobre el que nos movamos, sentiremos diferentes vibraciones generadas a partir del propio mando.

Ni un solo hilo a la vista, o casi

Las sensaciones con Sackboy: Una aventura a lo grande son muy satisfactorias. Se nota el buen hacer del equipo en cada elemento del decorado y el mimo con el que se ha tratado a una de las marcas más importantes y con más personalidad de las pasadas generaciones, las cuales terminaron de desarrollar todo lo necesario para el boom del modo multijugador online, ese mismo que echamos en falta en este título. Sí, el modo local funciona genial, y la diversión que se alcanza gracias a competir o colaborar con nuestros amigos ‘in situ’ es muy placentera, pero el no haber podido probar cómo se desenvuelve el juego en línea nos ha dejado un sabor agridulce en este aspecto. Tendremos que esperar aún un tiempo para que este modo llegue a través de una actualización, así que, de momento, nos toca disfrutar de uno de los mejores plataformas del año solos o con un compañero en la misma habitación.

sackboy análisis ps5

Veredicto

Sackboy: Una aventura a lo grande es toda una aventura y, además, a lo grande. Haciendo honor a su nombre, la nueva entrega de Sumo Digital ha conseguido crear una obra completamente desvinculada del núcleo central de la saga y bebiendo directamente de algunos de los títulos más importantes de los últimos años en el género de las plataformas. Se echa de menos el multijugador en línea, así como algo más de desafío en sus niveles y algo más de innovación y atrevimiento, pero su gran puesta en escena, sus niveles musicales, su personalidad y nuestro siempre amigable Sackboy han conseguido ofrecer una de las opciones más divertidas del género y del año, con la etiqueta de Sleeper 2020 como merecida insignia. Se trata, pues, de un must-have en toda regla.

Este análisis ha sido realizado gracias a una copia digital para PlayStation 5 proporcionada por PlayStation España.

Lo Bueno

  • La diversión no falta en esta nueva cita con Sackboy
  • Los niveles musicales, lo mejor del juego
  • El uso del DualSense, de lo mejor del catálogo

Lo Malo

  • Se echa en falta el modo multijugador en línea
  • Falta de desafío y poca innovación en algunos aspectos
9

Escrito por: Alejandro Espacio

Graduado en Ingeniería Industrial Electrónica y Automática por la UEX. Gasto mis ahorros en mundos fantásticos para poder escribir y debatir sobre ellos. RPG y Acción y Aventura como escape de la realidad.