Song of Horror

Por el el Análisis, 6 Más
close [x]

Análisis – Song of Horror (PlayStation 5)

Os traemos el análisis de Song of Horror, la aventura de terror del estudio madrileño Protocol Games que nos lleva ser parte de un homenaje total a los clásicos del género.

Hace poco más de un año se estrenó en PC una obra única en el panorama patrio. Song of Horror, un canto a esos títulos añejos que tanto miedo nos han hecho pasar, aterriza al fin en consolas con una versión que cumple con creces. La expresión «café para los muy cafeteros» podría aplicarse perfectamente con este título. Es un homenaje constante, un auténtico aluvión de referencias de licencias como Resident Evil o Silent Hill. Pero, aún con sus referencias claramente marcadas, la obra de Protocol Games consigue distanciarse lo suficiente como para elaborarse un marcado sello personal. Tras jugar Song of Horror, os puedo adelantar antes de entrar en materia que sus premisas únicas y su compleja jugabilidad serán un regalo para los fans del género. Bienvenidos a la obra de ficción de la que presumirían Lovecraft o Poe.

La melodía del caos

La historia del título es, a fin de cuentas, tan sencilla como previsible. Daniel, el primer personaje que controlamos, acepta adentrarse en una casa llena de misterios para encontrar a un escritor perdido. Como veréis, un cliché del género de manual: personaje principal entra en sitio peligroso y pasan cosas malas. Pero, aún así, Song of Horror cuenta con ciertas decisiones que consiguen dotarle de una increíble dosis de tensión. De hecho, ser un videojuego le sienta cómo un guante, ya que existen diversas mecánicas que solo pueden ser puestas en práctica en este medio. Así, la constante tensión a la que nos somete el equipo de Protocol Games es fruto de la clase de producto que es, algo que los usuarios interesados agradecerán.

Análisis Song of Horror

Retomando lo que comentaba, el eje central de Song of Horror es lo que el título nos presenta. Al menos en un principio. Al seguir esta melodía, Daniel se pierde en las tinieblas y es en este preciso instante en el que arranca la trama. Personalmente, y es verdad que hablamos de la primera media hora de partida, encuentro aquí el primer punto negativo del juego. Hasta que esto sucede, la obra nos presenta un personaje construido que, asumimos, será el encargado de llevar a cabo el rol protagónico. Conocemos parte de su historia, muchas de sus circunstancias y exploramos su apartamento para conectar mejor con él.

Pero todo este avance es en vano, de golpe y porrazo cortamos lazos con Daniel y nos ponemos en la piel de cualquier otro personaje que propiciará que la rueda siga girando. Cierto es que la historia avanza con paso firme y consigue solventar, en cierta medida, el traspiés del comienzo, pero el juego transmite en muchas ocasiones un sentimiento abrupto.

Multitud de formas de vivir una historia

Para este análisis de Song of Horror he querido ponerme en la piel de diferentes personajes. Este es, de hecho, uno de los puntos más positivos del juego. Con la muerte permanente acechando cada rincón, el jugador se encuentra siempre en constante tensión. Avanzar implica toparse con La Presencia, un ente malvado que nos pondrá contra las cuerdas en numerosas ocasiones durante el transcurso de cada capítulo. Y estos enfrentamientos, en la mayoría de ocasiones, terminan resolviéndose con el último aliento de nuestros personajes. Por encima de todo, Song of Horror es un título difícil. Entretenido, un homenaje a los clásicos del género, pero difícil. El propio planteamiento del juego está confeccionado para que así lo sea. Por esa parte, poco o nada tengo que reprocharle a un estudio capaz de ofrecer un desafío de este calibre.

Análisis Song of Horror

De hecho, muchas tesituras podrán acabar de un plumazo con nuestra partida. A lo largo de los eventos del juego nos toparemos con eventos que marcarán el devenir de nuestros personajes. Coger un objeto o avanzar en cierta dirección pueden ser, aunque parezca increíble, el final de cualquier partida. Pero la exploración es parte de la magia de Song of Horror. Para desengranar al máximo el misterio que rodea a La Presencia, tendremos que saber jugar con las mejoras cartas de nuestra baraja. Y este riesgo – recompensa constante es parte crucial del entramado del juego. Aún así, no consigue abandonar el difícil costo que supone explorar de más. Sí, es necesario hacerlo para descubrir al máximo qué esconde el juego, pero se agradecerían ciertas señales que nos indicaran que vamos en el camino correcto.

Por otra parte, la dificultad del juego es uno de los aspectos más comentados. Y con razón. Protocol Games nos plantea un juego muy lejos del arquetipo de ensayo y error. En Song of Horror la muerte es permanente, lo que implica que una vez perdamos a un personaje este desaparecerá para siempre. Sí, existe la posibilidad de jugar en el nivel de dificultad más bajo y desactivar esta opción, pero la concepción del juego tiene en cuenta que no usaremos esta opción. Así, recomiendo a los más duchos en el género disfrutar del planteamiento del estudio, pero aquellos no tan puestos en la materia no deberían avergonzarse de rebajar sus propias pretensiones. Además, los puzles nos terminarán poniendo en algún que otro apuro gracias al reto que supone resolverlos.

Un desastre técnico

Sin duda, y por mucho que me pese, es imposible pasar por alto el rendimiento del juego en consolas. Aún jugando en PlayStation 5, el sistema de nueva generación de Sony, he sufrido varios problemas a lo largo de la confección del análisis de Song of Horror. Texturas sin renderizar, personajes flotantes o animaciones inexistentes son algunas de las que puedo mencionar. Aún así, debo señalar el mérito de esta adaptación, más aún si tenemos en cuenta la magnitud del estudio. Pero, pese a esto último, en ocasiones es imposible pasar por alto muchos de los fallos, si bien es cierto que más de uno terminará sacándote una carcajada.

Análisis Song of Horror

La atmósfera es parte crucial de los títulos de este género. El cuidado de la misma puede suponer la diferencia entre un ambiente tétrico y uno desternillante. En ese aspecto, pese a los fallos técnicos, hay que felicitar al equipo de Protocol Games. Contar con un villano como La Presencia es positivo de cara a nutrir de tensión al juego. Pero saber qué hacer con el entorno y cómo transmitir miedo y respeto a través del mismo es todavía más importante. Y ahí han estado acertadísimos. Así, pese a estos fallos más rutinarios que ocasionales, Song of Horror consigue brillar y hacernos estar pegados a la silla esperando el próximo gran susto.

Como el buen café para los muy cafeteros

En resumidas cuentas, la obra del estudio español es un regalo para los fans del género. Aquellos que disfrutaron con clásicos como Alone in the Dark encontrarán en este Song of Horror un heredero espiritual que cumple con creces. Lejos de este nicho, cuesta recomendar la obra de Protocol Games a un jugador no tan interesado en títulos del corte. El propio estudio es consciente de lo que tiene entre manos, y ha conseguido confeccionar un juego que, además de cumplir, desarrolla acertadamente las pocas propuestas que lo confeccionan. No es el adalid de la originalidad pero tampoco pretende serlo. Es consciente de lo que es y trabaja en base a eso. Por ello, Song of Horror consigue brillar aún en la oscuridad de su premisa. Si te gusta el género o simplemente echas de menos esos desafíos clásicos, bienvenido a tu nuevo hogar.

Este análisis de Song of Horror ha sido posible gracias a un código digital proporcionado por Raiser Games.

Lo Bueno

  • Un reto a la altura del género
  • Homenaje a los clásicos

Lo Malo

  • Muchos fallos técnicos
  • Personajes algo insustanciales
7

Escrito por: Victor Puig

Salí plurilingüe y acabé de profesor de idiomas. Me encantan los juegos de lucha, los JRPGs y sobretodo los indies. La buena música, dentro o fuera de los videojuegos, es otra de mis pasiones.