Sonic Colours Ultimate

Por el el Análisis, 7 Más

Análisis – Sonic Colours Ultimate

Vuelve el erizo azul en una de sus aventuras más coloridas. No, no es Sonic Unleashed desgraciadamente. Aunque ya podría Sega volver a traerlo a la vida como al protagonista de hoy. Vamos a hacer un ejercicio mental. Cerrad los ojos. Bueno, no, que si no no podréis leer este texto. Imaginaos que estáis en 2010. ¿Cómo es vuestra vida? ¿En qué etapa de esta estáis? ¿Recordáis los tiempos cuando todavía estábamos con las Nintendo DS y Wii, además de PlayStation 3 y Xbox 360? Ahora, imaginaos estar jugando a la consola de sobremesa de Nintendo. Vuestros ojos se ponen como platos al jugar a Sonic Colours. Si lo habéis jugado, ¿lo recordáis? Pues ese sería la forma más rápida de resumir este Sonic Colours Ultimate a pocas palabras de comenzar este análisis. Esa versión idealizada que vive en nuestra memoria, llevada ahora a varias plataformas actuales. ¡Vamos allá!

¡Hora de divertirse!

La batalla eterna entre Sonic y el Doctor Eggman no tiene fin, aunque esta vez el conflicto no da comienzo de forma directa. Nuestro científico bigotudo favorito ha construido un increíble parque de atracciones en el espacio, como si nada. ¿Y para qué están los parques de atracciones, si no es para divertirnos? Con esto en mente, Sonic y Tails ponen rumbo a su nuevo destino. Muchas luces y colores les dan la bienvenida con un increíble paisaje, una vez más, en mitad del espacio exterior. Pero la verdad no es lo que parece, y eso nos lo olemos desde el principio, pues el Doctor Eggman trama algo.

¿Su nuevo objetivo? Capturar y explotar el increíble poder que albergan los Wisps, unos alienígenas de lo más simpáticos. Estas criaturas cuentan con un abanico de poderes especiales que ayudarán a Sonic a detener los planes del bigotudo. Llegar a velocidades de vértigo gracias a impulsos de energía, rebotar como un láser entre espejos y mucho más. ¿Y hemos hablado de que podremos visitar distintas zonas temáticas dentro de este parque? Parece que Eggman le pone mucho empeño a las cosas, y agradecemos su arduo trabajo.

¡A toda velocidad!

Como es habitual en las entregas del erizo desde hace unos años, sus aventuras lo llevarán a recorrer niveles en 2D y 3D. Sus rápidos pies hacen que atravesar escenarios sea cosa de apenas un par de minutos, como pasará en varias ocasiones. Largos caminos con loopings, plataformas móviles para rebotar y toda clase de raíles por los que deslizarnos. Un diseño espectacular, que además nos ofrecerá, en varias ocasiones, distintos recorridos por los que proceder, en función de nuestros reflejos y habilidades.

Y hablando de habilidades, estas irán ligadas a los Wisps, los alienígenas que co-protagonizan esta historia. Algunos de ellos estarán encerrados en distintas secciones del parque de atracciones, por lo que hasta que no los liberemos, no podremos usar sus poderes. Y es que en algunos niveles veremos claramente qué Wisps necesitaremos desbloquear para cruzar ciertos caminos, y recoger ciertos coleccionables. Esto da paso a una amplia posibilidad de rejugar niveles ya completados, sobre todo si queremos hacernos con todos los desbloqueables.

Pero, ¿qué sería un juego de Sonic sin las calificaciones tras los niveles? Nuestro tiempo y contador de anillos y coleccionables decidirán nuestro rango, que puede incluso esconder alguna sorpresa. Si sois verdaderos complecionistas, es más que probable que os encontréis repitiendo una misma fase múltiples veces. O puede que lo hagáis solo por la diversión y su diseño.

Una nueva capa de pintura

Uno de los principales aspectos de esta remasterización es, sin duda alguna, su renovado aspecto visual. Y es que, si no fuese por el hecho de que sabemos que se trata de una revisión, y mirásemos a otro lado durante sus cinemáticas, pasaría como una entrega completamente nueva. Sonic Colours Ultimate luce un apartado gráfico espectacular, y quienes lo experimenten por primera vez quedarán maravillados por sus luces y colores.

Y es que el remasterizado apartado gráfico no es el único añadido de esta versión. Nuevas mezclas musicales acompañarán los frenéticos recorridos, que vendrán con facilidades para cualquier jugador. Un modo invencible al recoger un cierto número de anillos, la ayuda de nuestro querido Tails si somos derrotados y un nuevo modo que nos enfrentará contra Metal Sonic.

Conclusiones

Llegamos al tramo final del análisis de Sonic Colours Ultimate, uno que se ha pasado prácticamente con la misma velocidad que la de una fase del juego. Y es que la propia duración del título lo hace una entrega perfecta para terminar en un fin de semana, o incluso en una tarde. Para aquellos que, como Sonic, vayan siempre a máxima velocidad, pero por falta de tiempo, esto es algo de agradecer. La duración de cada mundo también se ajusta a ese tiempo limitado que puedan tener ciertos jugadores, llegando a dividirse en cortas sesiones para terminar cada mundo.

Sin embargo, eso no significa que quienes quieran exprimir el potencial completo del título vayan a encontrarse una entrega corta. Los cientos de coleccionables desperdigados por las distintas fases dan paso a una continua rejugabilidad. Por lo que, al fin y al cabo, la duración y la posibilidad de rejugabilidad, sumando los nuevos añadidos, son un gran plus para todos aquellos jugadores.

El diseño de los niveles, aún sin ser de los mejores de la franquicia del erizo, mantienen un nivel suficientemente alto para ser divertidos para cualquier jugador. Las temáticas son suficientemente coloridas y diferenciables para poder hacerse una idea de qué tipo de circuitos u obstáculos nos encontraremos en cada mundo. Y todo esto sin mencionar las increíbles transiciones entre secciones en 2D y 3D, que ya son el pan de cada día de la franquicia.

Desgraciadamente, aún habiendo felicitado el apartado gráfico del título, las escenas cinemáticas han quedado desatendidas. El verdadero choque llega al seguir la historia, que termina siendo más un acompañante para variar entre partes del parque de atracciones y poderes. Junto a eso, su apartado gráfico rasca a la vista, con una resolución reescalada de cualquier manera, y sin apenas contar con mejoría respecto a la entrega original.

En conclusión, Sonic Colours Ultimate presenta un apartado gráfico espectacular en sus secciones jugables, así como pequeñas adiciones técnicas que son de agradecer. Aún con su falta de atención a dichas escenas cinemáticas, esta entrega del erizo es una de las más sólidas entre los últimos años.

Finalmente, os agradecemos habernos acompañado hasta el final del análisis de Sonic Colours Ultimate. Os recordamos que podéis encontrar más información sobre la franquicia en nuestra web, así como seguirnos en Twitter para estar al tanto de todas nuestras novedades.

Este análisis ha sido realizado gracias a una copia de Sonic Colours Ultimate para PlayStation 4 proporcionada por Koch Media España.

Lo Bueno

  • Uno de las entregas de Sonic más solidas de los últimos años.
  • El apartado gráfico de esta remasterización es uno de los aspectos más cuidados, aunque únicamente durante sus tramos jugables.
  • La temática de sus niveles y sus propios diseños dan lugar a escenarios realmente divertidos de jugar.

Lo Malo

  • Su argumento no es demasiado interesante, y el hecho de que sus escenas rasquen a la vista no ayudan a seguirla.
  • Algunos niveles pueden sentirse demasiado cortos, además de no sentir la motivación para rejugarlos en busca de completarlos.
8

Escrito por: Victor Puig

Salí plurilingüe y acabé de profesor de idiomas. Me encantan los juegos de lucha, los JRPGs y sobretodo los indies. La buena música, dentro o fuera de los videojuegos, es otra de mis pasiones.