Star Wars Squadrons

Por el el Análisis, 5 Más
close [x]

Análisis – Star Wars Squadrons

Star Wars Squadrons: Conviértete en un as

La serie X-Wing sigue viva. No podemos definirlo de otro modo. Star Wars Squadrons llega como uno de los tapados del año, un juego que no ha levantado demasiada expectación y que además llega a precio reducido dada la sencillez de su propuesta. Algunos pensaron -reconozco que me incluyo entre ellos- que este Squadrons no era más que una suerte de expansión del modo de combate de naves de Battlefront II, algo que no me desagradaba ya que de las 120 horas que le dediqué al último título de EA el 90% me lo pasé dando vueltas con las naves. Sin embargo aquí hay mucho más que eso, y es que se ha rediseñado todo el sistema de combate para emular las sensaciones de X-Wing en un título que tiene más de simulador de vuelo que de cualquier otra cosa, y por ello es un excelente referente.

Entre el bien y el mal

La campaña de Star Wars Squadrons nos pone en la piel de dos personajes que podemos personalizar. Uno de ellos pertenece al imperio, y el otro al bando rebelde. De este modo podremos vivir desde ambos bandos la cruenta batalla que aconteció tras la destrucción de Alderaan al final del episodio VI, con la consecuente caída del Imperio y el alzamiento de la Nueva República. La aventura nos llevará en torno a unas 8-10 horas completarla y nos propondrá una serie de retos que servirán como tutorial para el que será el grueso del juego: el modo multijugador.

Durante las misiones aprenderemos el manejo de los distintos tipos de naves de ambos bandos a la vez que vivimos en primera persona una historia sencilla pero interesante que ocurre en ese convulso momento. Además, entre misión y misión, pondremos echar un vistazo por el hangar para charlar con nuestros compañeros y conocer mejor qué piensan y por qué actúan de ese modo. No es una historia para enmarcar, pero se agradece ese intento de darle más profundidad a una trama que partía como mera excusa para un modo campaña.

Desde el bando de la república podemos manejar el clásico e icónico X-Wing, una nave versátil y polivalente para cualquier tipo de enfrentamiento. También podemos manejar la Y-Wing, una nave más lenta y pesada pero con una gran resistencia y una potencia de ataque descomunal. Por último tenemos el A-Wing, una nave más pequeña y tremendamente ágil que puede atacar velozmente y escapar con facilidad de los misiles guiados. El imperio, por su parte, tiene los TIE Fighters, los TIE Bombers y los Interceptors, que son la contraparte de las naves ya comentadas. Dependiendo de la misión será más adecuada una nave u otra, aunque debemos probarlas todas para saber qué escoger de cara al multijugador.

Tomando clases de vuelo

Por lo que respecta al control se ha apostado por el sistema clásico. Con el stick izquierdo viramos a izquierda y derecha y escogemos la velocidad moviéndose hacia adelante o hacia atrás. Con el stick derecho movemos el morro hacia arriba o hacia abajo y volteamos sobre nosotros mismos -barrel roll-.

Un esquema de control tremendamente sencillo y que todo el que haya jugado a algún juego de aviones conocerá a la perfección. En cuanto al combate contamos con diversidad de armas y un sistema de redistribución de energía que además de ser un claro guiño a las entregas clásicas le da un toque de estrategia de lo más acertado. Conforme realicemos acciones la energía de nuestra nave bajará, por lo que deberemos esperar unos segundos a que se recargue. Mediante la cruceta podemos redistribuir la energía según las necesidades que tengamos. Podemos aplicarla al motor para ganar velocidad y escapar de una situación de peligro, podemos aplicarla a los cañones láser para aumentar temporalmente nuestra capacidad ofensiva, o podemos mandarla toda a los escudos si en ese momento nos están atacando y necesitamos que nuestro droide haga las reparaciones necesarias para no convertirnos en una bola de fuego. Es sencillo, pero funciona de forma orgánica y hace aún más divertido el combate. Una vez avancemos más en la trama podremos dar órdenes a nuestro escuadrón para atacar o defender un punto.

El multijugador, la verdadera esencia de Squadrons

Cómo decía más arriba, el modo campaña sirve como tutorial para el que es el modo principal de Star Wars Squadrons, su modo multijugador competitivo. En este punto resulta algo desalentador que sólo tengamos dos modos de juego disponibles: Refriega y Batalla de Flotas. Las opciones son incluso menores que en Battlefront II.

We Need More Games Like Star Wars Squadrons

En Refriega nos encontramos ante el clásico duelo por equipos. Cada equipo cuenta con 5 jugadores y el primero en sumar 30 bajas enemigas gana la partida. Una vez más, la sencillez prima sobre todo lo demás, pero en este caso le favorece al ofrecer batallas rápidas, espectaculares y que siempre te piden una más. Por otro lado el modo Batalla de Flotas es la verdadera esencia del juego. En él nos enfrentamos a otro equipo o a la IA enemiga en un enfrentamiento en el que deberemos cumplir una serie de objetivos que se nos van mostrando conforme avanza la refriega y en el que la estrategia pesa tanto o más que las habilidades del piloto. Es aquí donde realmente brillan los distintos tipos de naves disponibles y donde la cooperación es fundamental para conseguir nuestros objetivos.

Cómo suele ser habitual, conforme completemos partidas y subamos de nivel conseguiremos la moneda del juego con la que poder adquirir todo tipo de pinturas, skins y demás elementos personalizables para nuestras naves y nuestros pilotos, además de sustanciales mejoras para éstas.

Un espectáculo audiovisual

Esto no es ninguna sorpresa. Llevamos toda una generación viendo auténticas bestias técnicas en todo lo referente al motor Frostbite de Electronic Arts y esta no es una excepción. Squadrons recoge todo lo que ya vimos en Battlefront II para ofrecernos unas batallas espectaculares, con un gran despliegue de medios, tiros, lásers y explosiones a toda velocidad. Todo ello se ve reforzado por un fantástico trabajo en FX que reproduce fielmente lo visto en las películas y que nos sumerge de lleno en la refriega, además de un fantástico doblaje al español.

Conclusión

Star Wars Squadrons es una rara avis en el mercado actual. No es un título triple A y consciente de su condición llega a precio reducido. Sin embargo da muestras de saber muy bien lo que se hace con un título de lo más completo. Su modo campaña, sin ser sorprendente, entretiene y enseña. Su modo multijugador queda algo corto con apenas dos modos de juego, pero es justo reconocerle que son tremendamente divertidos y que ofrecen una visión de las batallas espaciales muy diferentes a las vistas en Battlefront II. Lo que allí era arcade puro y duro, aquí gana cierta profundidad y algo más de “simulación”.

Si Squadrons era una suerte de globo sonda para tantear el terreno y ver si hay lugar para este tipo de propuestas, la respuesta es sí. Nos ha gustado y nos ha divertido mucho, pero para la próxima queremos una apuesta más decidida y una entrega más completa.

Lo Bueno

  • Ofrece una nueva visión de los combates de naves, apostando por la "simulación"
  • Su modo campaña se esfuerza por ser relevante y contarnos una historia interesante
  • El control es una delicia: fácil de aprender y difícil de dominar
  • Técnicamente tan espectacular como siempre

Lo Malo

  • Su propuesta queda a medio gas, faltan modos multijugador
  • Pocas opciones de personalización disponibles
  • Habríamos agradecido algunas naves más
7.5

Escrito por: Daniel Funes Castillo

Webmaster de Legión de Jugadores. Fanático de los videojuegos con 3 años, empecé con Super Mario World y desde entonces no he parado. Busco crear una comunidad abierta y tolerante dónde todos puedan participar y dar su opinión.