Street Power Football

Por el el Análisis, 5 Más
close [x]

Análisis – Street Power Football

Street Power Football llega, por desgracia para los fans del género, tarde y mal. El título de SFL INTERACTIVE, en colaboración con Gamajun y Gamajun Games s.r.o., tiene ciertas reminiscencias de aquellos dos primeros FIFA Street. Los títulos de la ya extinta EA Sports BIG, que vivió con la primera y segunda entrega de la franquicia sus momentos de gloria, llegaron al mercado en 2004 y 2006 respectivamente, motivo por el que choca mucho que, aún teniendo 15 años más que el juego que hoy analizamos, rebosen más calidad y variedad de contenidos. Con un control tosco, pocas opciones jugables y un apartado visual chocante, Street Power Football es una nueva oportunidad perdida de recuperar una vertiente que, tiempo atrás, olvidó que lo más importante era la diversión.

Street Power Football es un fallido intento de rememorar la gloria callejera

Cuando tienes como imagen de tu título a Sean Garnier, uno de los freestylers más conocidos del planeta, esperas que, como mínimo, llegue a tus manos un producto de calidad. Más aún si tenemos en cuenta que la propia Red Bull, una de las marcas más grandes de la actualidad, ha aceptado que su imagen se palpe en el título. Nada más lejos de la realidad. En este juego de fútbol callejero, que bien podría pertenecer al mercado móvil, tendrás que seleccionar un personaje ya creado para convertirte en el «Rey de la calle». ¿Por qué lo entrecomillamos? Porque en ningún momento tendrás que ganar ningún campeonato, evolucionar a tu avatar o, simplemente, derrotar a un equipo con el que tengas cierta rivalidad. Únicamente realizarás, una y otra vez, los mismos 4 modos de juego hasta superar el modo campaña.

Este, llamado Become King, te invita a visitar diferentes lugares del globo para vencer a tus oponentes allá por donde vayas. Esto siempre y cuando, claro está, tengas la opción de disputar un partido, ya que en otras ocasiones derribarás objetos a golpe de balonazo, te sumergirás en un duelo de caños o te verás inmerso en una competición freestyle en un intento del juego de apostar por lo rítmico. Street Power Football sabe qué baraja tiene y juega sus cartas como puede, pero es imposible no pensar que estás trasladándote varios lustros atrás. Su menú es tosco y arcaico, incluso en su presentación, y llega a ser tremendamente confuso moverse por él aún existiendo escasas opciones. La banda sonora, por su parte, es prácticamente inexistente, llegando nuestro oído a ignorar los temas que en ella aparecen.

Cuatro modos de juego que no tardan en volverse repetitivos

Como mencionamos en el párrafo anterior, este título cuenta con hasta cuatro modos de juego: Street Power, Freestyle, Panna y Trick Shot. El primero es la clásica ‘pachanga’, un partido de 1vs1, 2vs2 o 3vs3 donde ganará el primero que marque 5 goles. Freestyle, por su parte, es una apuesta rítmica en la que, siguiendo el compás de la canción que suene de fondo, tendremos que ir pulsando una secuencia de botones. Este modo, si bien está bien planteado, no llega a sacar todo el partido posible, aún siendo la apuesta más original del juego. En Panna disputaremos un clásico duelo de caños contra nuestro oponente, mientras que en Trick Shot tendremos que derribar, a golpe de balonazo, todos los obstáculos que nos presente el juego.

Ahondando en Street Power, ya que será el modo donde más tiempo pasemos, este no llega a tener un gameplay ni siquiera preciso. Al ser un juego de fútbol callejero esperábamos variedad en los regates, pero estos se realizarán de manera aleatoria pulsando un botón o, a lo sumo, dos. Los pases no se dirigirán, en la mayoría de las veces, al lugar donde apuntemos, siendo una auténtica lotería saber el destino de cada balón que salga de nuestros pies. Por último, los tiros a portería son misiles teledirigidos, no importa el ángulo en que estés si te encuentras cerca: será gol. Esto último puede propiciar que termines un partido en poco más de 30 segundos, ya que en ocasiones la inteligencia rival brilla por su ausencia y no pararán de regalarte ocasiones.

Poco o nada realmente rescatable de un juego que pasará sin pena ni gloria

Pese a todo lo que hemos dicho en este análisis, Street Power Football no es un mal juego. Puede, incluso, llegar a encontrar su público entre jugadores ocasionales que busquen pasar un rato ameno sin preocuparse demasiado. Pero, en tintes generales, no consigue dejar a un lado la sensación de haber desaprovechado el potencial del estudio. Gráficamente se ve algo arcaico, y las animaciones de los personajes son de las más toscas que hayan salido al mercado recientemente, llegando a atravesarse durante lances del juego, por lo que en muchas ocasiones no sabrás si realizaste el regate con éxito hasta que veas que estás encarando la portería. Por desgracia, parece que la mayor parte del presupuesto se fue en conseguir la imagen de ciertos jugadores que, en muchas ocasiones, ni siquiera verás en el juego.

Aún así, volvemos a repetir que Street Power Football puede llegar a gustar a los fans del fútbol callejero, así como a aquellos que sigan la trayectoria de las celebridades que aparecen en el mismo. Fuera de ese espectro, el juego se resume en un producto que roza el aprobado ya que, lejos de aburrir, consigue entretener cuando nos ponemos a los mandos del mismo. No pasará a la historia ni conseguirá llenar ese vacío que ha dejado un gigante como FIFA Street, cuya entrega original de PlayStation 2 es hoy en día igual de disfrutable, pero permitirá a aquellos que aman el deporte rey probar una alternativa a los dos titanes de turno. Y dicho esto, ¿vale la pena gastarse los 49,99€ que cuesta el título en comercios físicos y digitales? Ese debate… lo dejaremos para otra ocasión.

PD: El multijugador online, si bien nos hubiera gustado analizarlo, ha sido imposible de probar ya que nunca llegamos a encontrar un rival con el que jugar.

Este análisis ha sido realizado en una PlayStation 4 Pro gracias a un código digital.

Lo Bueno

  • Divertido durante sus primeros compases...

Lo Malo

  • ... Pero insustancial a las pocas horas de juego
  • Escasa variedad de modos
  • Simple, tosco y arcaico en tintes generales
5

Escrito por: Abelardo

Estudiante de Filología Hispánica. Empecé con una Súper Nintendo y jamás dejé esta afición. Veo películas, y a veces leo, pero con la frecuencia con la que pasa un cometa.