A Tale of Paper

Por el el Análisis, 3 Más
close [x]

Análisis – A Tale of Paper

Un pequeño trozo de papel es capaz de avivar a los héroes más grandes. El estudio barcelonés Open House Games nos plantea con A Tale of Paper una aventura antológica con la que no tardaremos en conectar. A través de Line, el pequeño ser animado que protagoniza esta aventura, recorreremos diferentes rincones de lugares que, hasta ahora, jamás nos habían parecido tan tenebrosos. Así, lejos quedarán los miedos del día a día, ya que por unas horas nuestro mayor temor será una roomba, una araña “gigante” o cualquier charco de agua que nos crucemos. Pero, si por algo destaca este título, además de por su cuidada ambientación, es por plantear unas mecánicas jugables que sabe explotar al máximo. Con retazos de obras como Little Nightmares, Inside o Tearaway, este A Tale of Paper se ha convertido, casi automáticamente, en uno de los títulos patrios más interesantes del presente año.

Todas las grandes historias tienen un comienzo pequeño

En la obra de Open House Games controlaremos a Line, un carismático protagonista conformado por trozos de diversas hojas rotas. Así, no tardaremos en encariñarnos con el mismo, ya que el estudio barcelonés consigue evocarnos esa sensación de fragilidad que nos lleva a querer salvar a este pequeño héroe a toda costa. Vive una historia, sigue los pasos de un camino que alguien inició mucho antes que él, pero la desarrolladora barcelonesa ha preferido apostar por el lenguaje figurado antes que por el explícito. Con contadas cinemáticas, A Tale of Paper fabula con un cuento incompleto que debemos terminar, pero nunca deja de lado la sutileza con la que alimenta el imaginario del jugador. Cada elemento del título está donde debe estar, y los coleccionables del mismo nos llevarán a descubrir qué se trae entre manos un protagonista tan pequeño que encuentra un reto hasta en una insignificante caja. Y, gracias a este planteamiento, Open House Games nos incitará a explorar cada rincón del título, una tarea que no nos llevará mucho más de 3 horas.

En lo meramente jugable, al fin y al cabo el aspecto más importantes de las obras del sector, nos encontramos con un título que cumple con creces pese a contar con limitaciones. Line contará con diferentes formas que irá adquiriendo con el devenir del juego, las cuáles le servirán de cara a superar cada reto que se cruce en su camino. Así, en función de la situación que tengamos que enfrentar, tendremos que alternar entre las posibilidades de nuestro protagonista, un pequeño héroe que podrá cambiar su cuerpo a voluntad. La rana nos permitirá alcanzar lugares más altos, pero tendremos que renunciar a algo tan simple como andar, mientras que la pelota nos hará capaces de rodar para atravesar obstáculos que, de cualquier otra forma, acabarían con nosotros al instante. Estas son tan solo dos de las múltiples opciones que tendremos para superar A Tale of Paper, un título corto que invita a la rejugabilidad mientras exprime al máximo cada aspecto jugable.

De hecho, este último aspecto es uno de los factores más importantes de la obra. En sus primeros pasos, el título de Open House Games es sencillo y tremendamente intuitivo. Además de pretenderlo, consigue ser familiar con el jugador, facilitando que este se adapte rápidamente a unos controles que no exigen especial atención a los mismos. Cada botón tiene su función, y en ningún momento contaremos con multifuncionalidad en ninguno de los mismos. Este hecho tan sencillo es de agradecer, ya que facilita en demasía la rapidez con la que dominamos el juego, algo que agradeceremos cuando la curva de dificultad comience a hacer de las suyas. A Tale of Paper no es juego desafiante, cuenta con un sistema de plataformas sencillo y diversos puzles fáciles de ejecutar, pero según avancemos tendremos que dominar cada aspecto jugable del título para avanzar en el mismo.

Influencias marcadas y homenajes constantes

Esta obra española, lejos de esconder en quién se inspira, nos grita de forma silenciosa qué juegos han formado parte del desarrollo. Little Nightmares es uno de los primeros que nos vendrán a la cabeza, ya que A Tale of Paper cuenta con un planteamiento similar que nos recordará a la aventura de Six. Limbo e Inside, las obras que colocaron a Playdead en el punto de mira, también son parte de la fiesta, así como otros juegos de la marca PlayStation como Tearaway, de quién podría decirse que toma prestado esa metamorfosis de Line que nos permitirá avanzar en la aventura. Open House Games homenajea a los títulos que dan forma al suyo, y no esconden en ningún momento cuáles les han servido como inspiración. Así, este pequeño monstruo de Frankenstein de papel consigue un resultado notable que se ve incrementado gracias a su cuidada atmósfera.

En A Tale of Paper contaremos con una ambientación que, si bien no aporta nada nuevo al medio, derrocha cuidado y mimo por los cuatro costados. Como comentamos en los primeros párrafos, cada elemento está colocado donde debe, y los secretos de los diferentes lugares del título serán los encargados de contarnos la historia. El aspecto gráfico cumple, el equipo ha sido capaz de sacar el máximo posible a las herramientas que tenía en su mano, y la banda sonora encaja a la perfección con cada compás jugable que visualizamos en pantalla. Así, nos encontramos ante una obra que exprime al máximo cada virtud, dejando pocas notas negativas, como la poca dificultad en algunos puzles o ciertas plataformas que se nos complicarán cuando la cámara, que es fija, no esté por la labor. Por suerte, poco importan estos detalles cuando nos encontramos ante una obra que, además de ofrecer diversión constante, nos deja con una sensación tan agradable tras apenas 3 horas de juego. Lo bueno, si es breve, dos veces bueno.

Este análisis ha sido posible gracias a un código digital proporcionado por PlayStation España.

Lo Bueno

  • Variedad y mecánicas jugables
  • Ambientación, atmósfera y banda sonora
  • Rejugable, lleno de secretos y enemigos ingeniosos
  • Influencias de Little Nightmares, Inside, Limbo...
  • Plataformas y puzles sencillos...

Lo Malo

  • ... que en ocasiones no ofrecen reto alguno
  • La cámara jugará malas pasadas en diferentes ocasiones
7

Escrito por: Abelardo

Con un mando en las manos desde que tengo uso de razón, empecé con una Super Nintendo y desde entonces no he parado. Lector ocasional, apasionado por los mundos de Miyazaki y nieto de Lolita y Juan.