The Surge 2

Por el el Análisis, 5 Más
close [x]

Análisis – The Surge 2

Dicen que las comparaciones son odiosas, aunque a veces necesarias para llegar a ciertas conclusiones. Porque si son bien tomadas, estas ayudan a mejorar y crecer. Es evidente que la importancia del estilo Souls va mucho más allá de configurar una propuesta desafiante donde el jugador debe avanzar con la motivación y la fuerza de voluntad necesarias para ver la luz al final del túnel. Si bien, cualquier intento por ampararse en el sino de estas palabras, al pie de la letra, va a ser señalado con el dedo hasta sentirse culpable.

La gente de Deck13 Interactive cometió ese error con Lords of the Fallen. Un error fruto de la presión y el deseo de saborear el caramelo del conformismo. A pesar de ser unos primerizos en acción, supieron recular cuando llegó el momento de hacerlo. Su afán por mejorar les llevó a desarrollar un marco lo más detallado posible. Abogaron por un sistema en el que los jugadores cuestionaran la decadencia y hostilidad de un mundo no tan diferente al nuestro. Decidieron apostar por otra clase de envoltorio: la ciencia ficción. Un envoltorio que, bajo el nombre de The Surge, supuso el primer paso hacia la diferenciación, lo que nos lleva a The Surge 2.

Apocalipsis tecnológico y religión

La analepsis o escena retrospectiva es una técnica habitual usada en muchos ámbitos en pos de reconstruir cosas que han sucedido. De este modo, será posible entender lo que está sucediendo y que el presente sea entendible. Porque The Surge 2 comienza in media res. Abandonamos a Warren, protagonista de la primera entrega, para así encarnar a un personaje hecho a nuestra imagen y semejanza. Somos, más que nunca, espectadores de un mundo en el que nos encontramos totalmente perdidos.

Abandonamos las instalaciones de CREO; expandimos nuestros horizontes y abrazamos la ciudad futurista de Jericho, una nueva localización, más grande y variada. Un enorme patio de recreo cuyos hechos acontecidos deberemos reconstruir partiendo de sus pocos personajes y notas de audio varias que nos proporcionarán información variada sobre la historia y demás, mucho más presente que en la pasada iteración. Sí, elementos tales como el abuso de la tecnología y, en consecuencia, el abandono de nuestra humanidad, son algunos de los más preponderantes. Mas la religión, como respuesta a la tecnología presente en The Surge 2, se convierte en uno de los principales escollos a los que tendremos que hacer frente.

No es la primera vez que un mundo futurista pone sobre la mesa la presencia de un culto religioso, sobre todo cuando se desata una suerte de apocalipsis (uno tecnológico concretamente), y como este hace mella en las mentes más débiles. El caos impera. Empero, nuestro estoicismo será vital para sobrevivir al caos.

Una ciudad vertical interconectada

La trama del primer The Surge se desarrollaba dentro de las diferentes instalaciones de CREO. Instalaciones que íbamos recorriendo, muy similares las unas de las otras, y que estaban muy conectadas entre sí. Por suerte, esta segunda parte lleva mejor dicha conectividad en pos de ofrecernos un mundo mucho más creativo y diferenciado. La ciudad de Jericho derrocha personalidad por los cuatro costados. Una personalidad traducida en escenarios mucho más variados, verticales y abiertos, pues tan pronto estaremos explorando unas instalaciones médicas como luego vernos rodeados por un bosque donde la vegetación se abre camino.

The Surge 2

Sorprende, no tanto en lo técnico, pues el motor FLEDGE Engine, propio del estudio, se ampara más en la fluidez (aunque a veces no puede escapar de las temibles bajadas en la tasa de fotogramas por segundo) y su fuerza visual que en ofrecernos músculo técnico. Empero, es de agradecer que The Surge 2 muestre una mayor ambición artística, porque dicha ambición también posibilita que el universo de The Surge siga en constante expansión.

Cercenar a golpe de exoesqueleto

Tener una personalidad atractiva es importante. Porque si antes se había hecho hincapié en que no se necesitaba copiar algo, de forma descarada, con el fin de tener una mejor imagen para con su público objetivo, aquí se convierte en una afirmación mucho más tajante cuando nos ponemos a los mandos de nuestro personaje. The Surge 2 tiene mucha personalidad en estos quehaceres. Sí, comparte la salud, energía y estamina presente en la práctica totalidad de sus rivales más cercanos. A cambio, podremos enfundarnos una suerte de exoesqueleto que nos ayudará a mejorar nuestras habilidades en el fragor de la batalla. Un exoesqueleto que, a su vez, podremos mejorar a base de chatarra, la moneda de cambio de esta franquicia que se consigue combatiendo o explorando, y que en esta secuela crece en lo que a número de posibilidades armamentísticas se refiere.

Porque será a partir de dichas armas mediante las cuales podremos cercenar a nuestros enemigos a placer. Desmembrar cabezas, brazos y torsos sigue siendo tan divertido antaño, gracias a la posibilidad de seleccionar el punto débil del rival en cuestión. Asimismo, se ha aprovechado la ocasión para ofrecer un sistema mejorado que ofrece una mayor precisión a la hora de escoger un objetivo.

Al fin y al cabo, los combates no han abandonado ese aire metódico y pausado. Tanto es así que cualquier descuido puede ser un error fatal. Un error que nos llevará a reformular nuestras acciones en pos de adaptarnos a los tempos y ataques de los enemigos. Por desgracia, la cámara protagoniza momentos en los que se convierte en un obstáculo más dentro del juego. Una problemática que quizá pueda dificultar esa necesidad de adaptación que se ha reflejado líneas atrás.

Sea como fuere, se tratan de momentos mucho menos frecuentes, pues dicha frecuencia ha sido sustituida, por su parte, en lo que respecta a sus jefes finales. La nueva obra de Deck13 Interactive crece su número de combates en pos de proporcionarnos refriegas espectaculares, no solo estéticas, sino también técnicas. El primer The Surge adolecía de una falta alarmante de las mismas, aunque eso también haya supuesto, a cambio, una pérdida en lo que a originalidad se refiere. Una falta de originalidad para con sus diseños respectivos, pues las batallas siguen siendo tan divertidas como antaño. Sea como fuere, es una lástima que no hayan dedicado un tiempo adicional para darle una mayor imaginativa a un campo que ofrece un mayor margen de mejora.

Tecnología e identidad

Cuesta tiempo y esfuerzo labrarse una identidad propia. Cualquier paso en falso podría arruinar todo el propósito de su empeño. The Surge 2 supera todos esos baches en pos de ofrecernos una obra más completa y disfrutable que su primera parte. Su mundo interconectado y lo bien pensado que está cada tramo que recorremos, nos invita a sumergirnos en su decadencia. Una decadencia urbana con colores vibrantes que, envuelta en el fragor de la batalla, cercena cualquier posibilidad de ser considerada como una copia oscura del estilo Souls. Porque a veces, es mejor cortar por lo sano, sobre todo si la libertad y la capacidad de ser distinto, está al alcance de la mano.

Lo Bueno

  • La ciudad futurista de Jericho, un enorme patio de recreo que destaca por su variedad, verticalidad y sus atajos.
  • Historia más rica y que expande el universo de la saga.
  • Conserva la jugabilidad tan táctica y visceral de la primera entrega, pero con mejoras que la hacen más refinada.

Lo Malo

  • La cámara, el enemigo más peligroso del juego, en los lugares cerrados.
  • Se echa de menos un diseño más imaginativo de los enemigos.
8

Escrito por: Alejandro Serrador

Técnico superior en Desarrollo de Aplicaciones Web. Amante del cine y los videojuegos, especialmente en lo que a títulos de rol y terror se refiere. A veces me da por escribir cosas. También me puedes leer en Twitter desde @npofficialsite