The Survivalists

Por el el Análisis, 6 Más

Análisis – The Survivalists

Los monos son una de las criaturas más fascinantes en los videojuegos. ¿Cuántas veces os habéis encontrado con un mono, o algo que se le parecía, como amigo o enemigo? Hasta tenemos a monos como estrellas de una de las franquicias más longevas de los videojuegos, ¡incluso dando mamporros en Smash Bros! El caso de los monos de The Survivalists es curioso, hablaremos sobre ellos más entrados en el análisis. De los creadores de The Escapists, nos llega ahora un título donde cambiamos la prisión convencional por islas abandonadas. Y nuestra única forma de sobrevivir es convirtiéndonos en los mejores domadores de monos en el lado oeste de la isla. Bueno, y del este también, total, nadie nos va a quitar el título.

Isla tropical, población: tú

Como Robinsoe Crusoe, llegaremos a una isla desierta con nada más que nuestra frágil vida. A partir de aquí, somos libres de sobrevivir como queramos. Podremos aprovechar los restos de nuestra balsa de emergencia, recoger frutos, pescar y hasta cazar para, por lo menos, pasar la noche. Nos espera una temporada bastante dura. Pero por suerte no estamos solos. Pronto encontraremos que no somos los únicos habitantes de la isla, pues esta está habitada por monos. Y no solo monos, toda clase de peligros nos esperan en este destino tropical sin posibilidad de escapar.

Podremos contar con la ayuda de estos simpáticos simios en el momento en el que se unan a nuestras filas, y enseñándoles una gran cantidad de tareas a realizar. En ningún momento nos faltarán las manos, solo nos faltará saber aplicarlas de la mejor forma.

Ingenieria de supervivencia

Nuestra única forma de sobrevivir será haciendo uso del extenso sistema de crafteo del título. Como en muchos otros, comenzaremos con una pequeña variedad de recetas. Pero a lo largo de la aventura nuestro repertorio se expandirá a base de nuevos artilugios y mesas de trabajo que desbloquearemos. Desde una piedra que nos ayudará a cortar árboles y obtener madera, hasta un teletransportador, pasando por la habitual balsa que no conseguirá llevarnos a casa.

Armas, objetos decorativos, comida, artilugios, comodidades y mucho más. Solo necesitamos los materiales y las herramientas adecuadas para obtener nuestra nueva creación. Un banco de trabajo, un horno para trastear con metales y cristales, o hasta templos con rituales mágicos para desbloquear armas ancestrales.

El rey mono

Como ya hemos mencionado, podremos contar con nuestro propio ejercito de monetes. Podremos ser, literalmente, el rey (de los) mono(s). Y es que su ayuda es más que bienvenida, dada la absurda cantidad de tiempo que se comen las distintas tareas a realizar. Desde recolectar materiales hasta producir otros objetos, podremos «automatizar» dichos procesos gracias a nuestros monos. Adiós a los enfrentamientos en solitario, nuestros nuevos guardaespaldas asaltarán y eliminarán a nuestros enemigos antes de que podamos decir supercalifragilisticoespialidoso. Pero tenemos que estar atentos al objeto que lleven equipado, porque sin él, se quedarán plantados sin mover un músculo. Por mucho que nos estén arrancando la piel a bocados. Ya podrían ayudar, que por algo les pagamos con plátanos.

Y no solo eso, podremos personalizarlos poniéndoles el nombre que queramos, así como pasó con Willson, pero sin perder tanto la cabeza. ¿Hemos mencionado también que el tinte les sale gratuito y podremos tener hasta un equipo de Power Monkeys?

Infinitas posibilidades

Entre las playas abandonadas y las cuevas repletas de monstruos encontraremos montones de posibilidades de toda clase. Podremos centrarnos en explorar y recoger materiales mientras nuestros monos se encargan de protegernos. O jugarnos la vida en combate en los distintos templos que nos encontraremos en las islas. Llenos de trampas y criaturas místicas, los templos nos ofrecen desafiantes encuentros y jugosas recompensas, además de la posibilidad de usar un banco especial para obtener mejores armas. Pero eso no es todo, porque en ocasiones nos encontraremos al vendedor, un misterioso personaje, que viaja en su globo aerostático. Su tienda nos dejará comprar y vender toda clase de objetos, incluidas unas llaves que juegan un gran papel para volver a casa.

Las posibilidades de sobrevivir en The Survivalists son prácticamente infinitas, sobre todo si jugamos bien nuestras cartas. Sin embargo, esta alta variedad se ve eclipsada por la falta de dificultad y contenido que acompaña al juego. Bueno, contenido no es que falte, lo que falta es variedad en este, pues en apenas una decena de horas habremos visto todo lo que puede ofrecer el título y estaremos repitiendo la misma rutina una y otra vez. Al menos por el momento.

Conclusiones

The Survivalists comienza una maratón hoy mismo, con el lanzamiento del juego. El hecho de no tener un objetivo claro desde el inicio y explorar localizaciones sin saber si estamos progresando lo que esperamos dejará a más de un jugador frío. Pero quienes disfruten de un sandbox repleto de espacio para crear sus propias obras de arte encontrará un nuevo lienzo sobre el que pintar.

El combate puede llegar a ser frustrante, dada la simpleza del mismo y la poca visión que llegamos a tener si llevamos los encuentros a los bosques o rincones. Y la exploración hará que estemos en constante movimiento, en busca de más materiales, por lo que nuestra base parecerá más un asentamiento temporal, planteándonos si realmente nos vale la pena decorar.

El componente multijugador, que nos permite compartir partida entre 4 jugadores y hasta 20 monos entre todos, dará lugar a largas partidas y multitud de sesiones entre amigos. Y la incorporación de futuros mods y actualizaciones alargarán la vida del título.

Esta es una de esas situaciones en las que la balanza está tan equilibrada entre lo bueno y lo malo, que hasta parece irreal dadas las dimensiones de los pesos. Como pesar 1 kilo de acero y 1 kilo de plumas. Por el momento, The Survivalists puede ofrecer una experiencia más que completa a los fanáticos del género, pero no parece tener nada a destacar, además de nuestros simpáticos monos, para cualquiera ajeno a este.

Este análisis ha sido posible gracias a una copia anticipada del título para PC, proporcionada por Team 17.

Lo Bueno

  • Islas desiertas hasta donde alcanza la mirada y más allá. Un sandbox repleto de posibilidades.
  • Podemos recultar y personalizar monos. ¿No os parece suficiente?
  • Un estilo artístico curioso y una banda sonora que casa a la perfección para mantenernos en un estado relajado.

Lo Malo

  • En apenas una decena de horas habremos visto la mayor parte de lo que ofrece el título, repitiendo hasta la infinidad las mismas actividades, forjando los mismos objetos y peleando contra los mismos enemigos.
  • La falta de objetivos puede llegar a hacernos perder el interés por seguir jugando.
7.5

Escrito por: Victor Puig

Salí plurilingüe y acabé de profesor de idiomas. Me encantan los juegos de lucha, los JRPGs y sobretodo los indies. La buena música, dentro o fuera de los videojuegos, es otra de mis pasiones.