Twin Mirror

Por el el Análisis, 4 Más

Análisis – Twin Mirror

A veces no puedes huir de tu pasado, tarde o temprano te toca hacerle frente. Y tienes dos opciones, o lo afrontas o te traga. Así empieza la historia de Sam Higgs, un periodista de investigación que vuelve a su pueblo natal, Basswood, tras haberlo abandonado dos años atrás. Twin Mirror es una aventura gráfica en tercera persona, que narra un thriller en el que deberemos descubrir qué ocurre en el pequeño pueblo de Virginia Occidental.

El lanzamiento de Twin Mirror fue algo accidentado, ya que su presentación tuvo lugar en 2018, anunciando que el juego saldría a la venta en 2019. Incluso se llegó a decir que sería un juego episódico, el cual contaría con tres capítulos, empezando con “Perdido al llegar”. Pero en junio de ese año, Twin Mirror se retrasó hasta 2020, y se confirmó que no saldría por episodios sino al completo. Finalmente, el juego ha salido a la venta el 1 de diciembre, un poco eclipsado por el resto de estrenos ¿Twin Mirror merece la pena o quizá la espera no ha merecido la pena?

Fuera de lugar

La vida no ha sido fácil para Sam. Se marchó de Basswood tras su ruptura con Ana, aunque sería mejor decir que “huyó”. Le resultaba demasiado doloroso seguir en aquél pueblo, con su trabajo de periodista y sus amigos, como si nada hubiese pasado. Huyó, y para intentar mantener el dolor alejado de él, rompió el contacto con sus seres queridos. Incluso con su mejor amigo Nick, que intentó en numerosas ocasiones llamarle o mandarle mensajes, pero todo en vano.

A veces esa clase de errores se pagan caros, ya que tras enterarse del fallecimiento de Nick, Sam se dio cuenta que no volvería a hablar con él nunca más. Sam se arrepiente de aquello, porque a causa de su miedo y egoísmo, Nick pagó las consecuencias. La única forma de intentar corregir su error es volver a Basswood y dar el pésame a los amigos que dejó atrás. Pero eso no será fácil.

Cuando intentas huir de tu pasado, a veces este te persigue y te explota en la cara. Sam no se siente cómodo en sus zapatos, sino todo lo contrario. Si alguna vez te has sentido fuera de lugar o perdido, es fácil identificarse con el protagonista. No es un héroe, no cae bien, pero es humano. Comete errores e intenta enmendarlos. Ignoró a su mejor amigo, y eso tuvo consecuencias. Por eso Sam destaca tanto, y por eso es fácil adentrarse en su historia: es una persona normal en su viaje por la redención.

La historia es interesante, y el hecho de que controles a un periodista de investigación, que busca pistas y hace hipótesis, hace que te adentres de lleno en los sucesos de Basswood. No es especialmente complejo, pero todo cuadra y tiene sentido. Puedes desarrollar completamente la personalidad de Sam, más sincero y empático, o directo e insensible.

Quizá que Sam sea tan interesante, hace que el resto de personajes queden en segundo lugar. No son tan profundos ni se ha hecho tanto hincapié en sus personalidades como se ha hecho con Sam. De hecho, tira tanto de clichés que asusta, por ejemplo, como todo pueblo, hay una vecina cotilla que es maleducadamente sincera sin más. Los únicos personajes que sobresalen un poco más son Ana y el álter ego de Sam. Y eso te hace pensar que es una oportunidad perdida, porque los personajes y el propio pueblo tenían mucho potencial.

Los amigos o la verdad

Twin Mirror es una aventura gráfica de misterio en la que el protagonista deberá adentrarse en los sucesos extraños que acontecen en su pueblo natal. Deberá hacerlo a través de las opciones de diálogo con el resto de personajes de la historia. Este apartado está establecido para que sea el jugador el que defina la personalidad de Sam: puede ser impulsivo, imprudente, tímido, arisco, empático… cada decisión tomada hará que los personajes confíen y se abran ante nosotros, lo que facilita la investigación, o se incomoden ante nuestras presiones y se cierren en banda.

En esta ocasión, no estaremos completamente solos, ya que contaremos con la ayuda de nuestro alter ego. Nos acompañará en nuestra investigación, siendo nuestro Pepito Grillo particular: querrá que te comportes de forma empática, amable y madura con el resto de personajes, primando los sentimientos de las personas por encima de cualquier trabajo. Nosotros podremos escuchar sus consejos, o tomar nuestras propias decisiones, pero él siempre estará para apoyarnos en nuestros momentos más bajos.

Como en los juegos anteriores de Dontnod Entertainment, a la mecánica principal basada en la toma de decisiones se le incorpora otra, en este caso la investigación y búsqueda de pistas. Sam es un periodista de investigación, y su trabajo es averiguar la verdad a través de las señales que encuentra en los escenarios. Para ello, contamos con el Palacio Mental, se trata de un templo creado en nuestra propia mente en el que el tiempo se detiene y podemos indagar, reflexionar y dar con la solución de cualquier incógnita. En el lugar de los hechos, deberemos encontrar todas las pistas que se encuentren en el escenario para trazar una hipótesis coherente que case con los eventos ocurridos.

Ambas funciones del juego, tanto la toma de decisiones como la búsqueda de la verdad, se entrelazan correctamente y encajan con la temática del juego. De hecho, las mismas ayudan mucho en la inmersión del jugador dentro de la propia historia. Pero a lo largo de la historia, el juego te da a entender que las dos mecánicas son incompatibles con la personalidad de Sam. De hecho, durante las horas de juego la línea entre ambas se irá separando poco a poco, dejándonos la elección a nosotros, los jugadores.

Twin Mirror es un juego relativamente corto, y es probable que eso haya afectado a la cantidad y variedad de elecciones que hay en sí. Pero aunque no son muchas, son coherentes con la historia y las mecánicas con las que cuenta el juego. La elección final de lanzar el juego completo en lugar de por capítulos ha ayudado mucho a que el jugador se meta dentro de la historia. Si hubiesen elegido dividir el contenido del juego, hubiese sigo más difícil adentrarse en la trama y los personajes.

A medio fuelle

El cambio drástico en el apartado gráfico y en el estilo artístico se palpa desde las primeras escenas de Twin Mirror, sobretodo si lo comparamos con cualquier título de Life is Strange. En esta ocasión, intentaron darle un toque más realista y terrenal, que teniendo en cuenta el estilo de la propia historia y del protagonista, se ajusta muy bien. De hecho, se nota el mimo puesto en el desarrollo del juego, tanto en los personajes, los paisajes, la iluminación… ojalá se percibiera en la totalidad del apartado artístico y gráfico.

En ocasiones, se advierte que el juego le quedaban un par de horas para pulir por completo. Aunque sí que es cierto que parte del juego contiene numerosos detalles, como es el caso del protagonista, con su personalidad o su propio aspecto, que cuando la cámara le enfoca directamente a él se observan sus rasgos, como las ojeras en los ojos o las arrugas en las expresiones de la cara. Pero ese nivel de detalle no llega a todos los personajes, dando la sensación que dos personajes en una sola escena parecen sacados de diferentes juegos. Ocurre a su vez con el cambio de escenarios, algunos tienen una iluminación realista, y en cambio otros tienen unas texturas sacadas de varias generaciones anteriores de consola.

Todas las interpretaciones de los personajes son muy buenas, por eso da pena que queden apartados de la trama, como una oportunidad malgastada de poder haberle dado más personalidad a todo el pueblo. El tono lúgubre y algo deprimente del pueblo de Basswood encaja con la personalidad pesimista del protagonista, y eso se muestra a través de una acertada banda sonora. Puede que pase desapercibida, pero es más que adecuada, tiene ritmo e invita a indagar en los detalles del caso que investiga Sam.

Conclusiones

Por lo general, se siente que Twin Mirror se ha quedado a medio camino de ser algo mejor. Tiene una historia intrigante, un personaje realista y con personalidad con el que es fácil identificarse. Una jugabilidad simple, al tratarse de una aventura gráfica, pero efectiva y entretenida. No obstante, tiene fallos bastante graves: los personajes secundarios y el pueblo de Basswood se desdibujan y quedan en un segundo plano. Gráficamente es demasiado inestable y peca de sencillez tanto en la jugabilidad com en el resto de apartados.

Es un título muy disfrutable que podría haber llegado a ser algo más. Creo que el estudio está buscando su lugar, intentando diferenciarse del estudio Telltale Games y de los errores que cometió, pero acercándose demasiado a los mismos. Intenta madurar y crear historias más complejas y originales, sin quedarse en la misma fórmula. Si es capaz de pulir estos detalles y seguir adelante, el posible que el próximo título del estudio sea algo a tener en cuenta.

Twin Mirror está disponible desde el 1 de diciembre en Microsoft Windows, PlayStation 4 y Xbox One. Podéis encontrar más información sobre el título y el resto de juegos del estudio en nuestra web. Y no olvidéis seguir nuestra cuenta de Twitter para estar al tanto de todas las novedades de la industria.

El análisis del videojuego Twin Mirror se ha realizado gracias a un código digital facilitado por Bandai Namco Entertainment.

Lo Bueno

  • Trama interesante, que te mantiene atento a la pantalla.
  • Protagonista realista y carismático.
  • Mecánicas originales, que ayudan al jugador a meterse en la historia.
  • La banda sonora encaja perfectamente con el estilo y el ambiente del propio juego.

Lo Malo

  • Personajes secundarios irrelevantes y sin importancia.
  • Detalles poco pulidos, dando sensación de que le faltan horas de trabajo.
  • Apartado gráfico más que mejorable.
7

Escrito por: Noe Arredondo

Jugadora desde que elegí a Charmander en el Pokémon Azul. Defensora acérrima de los videojuegos como forma de arte y hago chistes cuando estoy incómoda.