Wonder Boy – Asha in Monster World

Por el el Análisis, 4 Más

Análisis – Wonder Boy Asha in Monster World

Os traemos el análisis de Wonder Boy Asha in Monster World, un interesante remake creado por el estudio Artdink, en su versión de PlayStation 4.

Los cuatro espíritus deben ser rescatados para que el mundo no perezca en el caos ¿Qué haces? Hacerte una coleta, coger a tu mascota voladora y embarcarte en una aventura para salvar a todo el mundo ¿qué si no? Wonder Boy Asha in Monster World es un remake del clásico de Monster World IV para Mega Drive de 1994. Con un increíble lavado de cara en esta nueva versión, Asha sale de su pueblo natal para intentar salvar al mundo en esta pequeña pero muy épica aventura. Y tras equiparnos con una espada, un escudo, un elixir y nuestra mascota peluda, estamos listos para adentrarnos en el universo de Wonder Boy Asha in Monster World para traeros este análisis. Cuidado, el Pepelogoo muerde.

Un digno remake

Asha vive en un pueblo pacífico con sus padres, pero quiere convertirse en una aventurera. Cuando consigue completar su misión, tendrá que liberar a los cuatro espíritus que se encuentran confinados por las fuerzas del mal. Pero por suerte, contará con la ayuda de su compañero azulado Pepelogoo, que la acompañará hasta el final. Así da comienzo una sencilla pero tierna historia.

Si eras fan del título original, y temías que pudieran hacer un remake mediocre que estropeara tus recuerdos, pues respira tranquilo, porque lo han bordado. Wonder Boy Asha in Monster Worldes es un remake que cautivará a los fans más antiguos y gustará a los nuevos usuarios que quieran adentrarse en esta aventura. No solo respeta tanto la historia como las mecánicas del original, sino que lo hace con sumo cuidado y cariño. Todos los cambios que se han implementado en este título son para mejorar la experiencia del jugador y adaptarla a los tiempos actuales. Un ejemplo de ello es que por primera vez en la franquicia, el título cuenta con un doblaje muy respetable. Se puede notar en cada apartado el mimo que han puesto en este título, dando como resultado un remake digno del original.

Dejando de lado que se trata de un remake muy bueno, el juego en sí también merece mucho la pena. La historia de Asha cautivará por su sencillez, encanto y colorido, con una jugabilidad amable, entretenida y muy ágil. Me parece un título ideal para jugar en momentos en que necesites algo breve y sencillo para desconectar. Un juego perfecto con el que relajarse y disfrutar las cortas pero agradables horas que dure.

Pacma tendría algo que decir

Estamos viviendo una época de resurrección de ciertos títulos clásicos que aún tienen mucho que aportar. Wonder Boy es un videojuego de plataformas muy divertido con mecánicas ingeniosas para la época en las que se crearon. La protagonista contará con una espada, un escudo y un golpe especial para sobrevivir a esta mágico aventura. A lo largo de la historia, tendremos la oportunidad de comprar objetos que nos ayudarán a seguir adelante, como espadas más poderosas, escudos especiales o brazaletes que aumentarán nuestra vida. Simple pero eficaz.

Asha es una aventurera que siempre se encuentra acompañada por su fiel compañero Pepelogoo. Pero esta azulada criatura alada no solo nos seguirá, sino que para poder avanzar necesitaremos su ayuda constantemente. Los Pepelogoos son criaturas inteligentes y muy hábiles, ya que nos ayudarán con los dobles saltos, apretando interruptores, apagando pequeñas llamas, entre otras tantas acciones. Quizá no sea muy ético lanzar a tu mascota al fuego para saltar por encima de ella y no quemarte, pero nadie dijo que fuese fácil. De hecho, ver como Asha y el Pepelogoo colaboran para poder avanzar es una forma bonita y sencilla de mostrar la relación de amistad entre ambos.

Para poder salvar a cada espíritu, tendremos que adentrarnos en lugares lejanos y muy diferentes. Cada espíritu cuenta con un espacio completamente distinto, con criaturas nuevas, laberintos originales que explorar y puzles que resolver. Nada se repite, todo es distinto y original, creando un mundo interesante y colorido en el que cualquiera estaría encantado de perderse.

La magia de Wonder Boy Asha in Monster World reside en su sencillez. Asha tendrá un número limitado de corazones que perderá si un enemigo consigue golpearla, y tendrá armas para poder defenderse. No tiene grandes aspiraciones y tampoco las necesita, porque que sea un título corto y fluido solo juega a su favor, ya que no se hace pesado y solo deja espacio a la diversión. Si tuviese que criticar algo serían nimiedades: hay un jefe en concreto que corta por completo el ritmo del juego, cambiando las mecánicas de acción por diálogos que se hacen interminables. O que en ciertas ocasiones abusa del ensayo y error, como que algunas criaturas aparezcan por sorpresa, y hasta que no te han golpeado no descubres que están ahí o qué hacen. Nada que realmente estropee la experiencia de los usuarios.

Mejoras y detalles sutiles

Cuando se hace un remake de un juego antiguo, se suele intentar cambiar ciertas mecánicas para poder adaptarse a los tiempos actuales. Este título de Wonder Boy lo consigue con creces. Un añadido muy interesante es la implementación de un modo fácil, para que un mayor número de usuarios puedan disfrutar del título. No es complejo en sí ni mucho menos, más bien lo contrario, pero siempre está bien querer facilitar la experiencia a algunos usuarios. También han incorporado la opción de guardar en cualquier momento en el menú, en lugar de buscar al señor guardar punto. Aunque al no contar con autoguardado en ningún momento, si morimos, acabaremos en el último punto de guardado. Esto generó en mi la imperiosa necesidad de guardar a cada paso que daba, porque no estaba acostumbrada a tener que guardar manualmente.

La nueva versión del antiguo Monster World IV funciona francamente bien. Es muy fluido y carga muy rápido todos los escenarios, tanto que los pequeños consejos que aparecían en las pantallas de carga no podían leerse. Quizá peca de tener breves pero numerosas pantallas de carga, aunque al hacerlo de forma disimulada a través de una transición visible e integrada con lo que se veía en pantalla, no se hacía molesto. Además, una vez terminado un nivel, podemos volver para completar los coleccionables en cualquier momento.

El apartado artístico destaca sobre el resto al suponer el mayor cambio con respecto al juego original. Hemos pasado a gráficos en tres dimensiones con sombreado plano con colores llamativos que quedan muy resultones en esta versión. No tiene gráficos complejos, o iluminación realista, pero es bonito a su manera, y creo que es un cambio a mejor. Lo que también es un cambio a mejor es la banda sonora, que pasa de ser a 8-bits a melodías suaves y rítmicas, que acompañan muy bien al juego. Tanto que me gustaría que estuviera disponible en algún sitio.

Conclusiones

Repasando este análisis, podemos decir que Wonder Boy Asha in Monster World es un remake atemporal, que podrán disfrutar los fans más allegados a la saga como los nuevos usuarios que se estrenen con él. Un título divertido, ameno y muy amable con el que será sencillo desconectar pegando saltos con nuestra mascota peluda. Con una jugabilidad divertida, nos regalará una experiencia corta pero muy disfrutable, ideal para pasar un fin de semana agradable.

Wonder Boy Asha in Monster World está disponible para PC, Nintendo Switch y PlayStation 4. También podéis encontrar más información sobre este título en nuestra web. Y no olvidéis seguir nuestra cuenta de Twitter para estar al tanto de todas las novedades de la industria.

El análisis del videojuego Wonder Boy Asha in Monster World ha sido posible gracias a un código digital facilitado por Tesura Games.

Lo Bueno

  • Un remake muy respetable y hecho con mucho cariño.
  • Muy divertido y dinámico.
  • Sencillo, corto y rejugable.

Lo Malo

  • El ensayo y error nos costará más de una vida.
  • El ritmo del juego en ocasiones se ve interrumpido por mecánicas del mismo.
7.5

Escrito por: Noe Arredondo

Jugadora desde que elegí a Charmander en el Pokémon Azul. Defensora acérrima de los videojuegos como forma de arte y hago chistes cuando estoy incómoda.