Project Cars

Por el el Análisis, 4 Más
close [x]

Project Cars

En 2011 Slightly Mad Studios, creadores de Need For Speed: Shift se enfrascaron en un proyecto de crowdfunding para crear el simulador de coches definitivo dónde el jugador se sintiera como un auténtico piloto de carreras.

Project Cars es pues el resultado de 4 años de duro trabajo en que desarrollador y comunidad han participado conjuntamente en el devenir del juego, proponiendo circuitos, coches, mejoras en el control, distintos ajustes gráficos… Un juego hecho por y para la comunidad de jugadores y que se amoldase al gusto de estos. Sin embargo el resultado no es todo lo satisfactorio que podría ser y nos tememos que Project Cars se ha quedado en un quiero y no puedo.

pcars1

Empezaremos nuestra andadura en Project Cars con todos los circuitos y todos los coches desbloqueados, pudiendo acceder a cualquiera de ellos en los modos “Fin de Semana” y “Contrarreloj” dónde podremos configurar todos los parámetros de la carrera destacando especialmente el factor meteorológico y lumínico pues podremos incluso seleccionar la hora, el día y el mes en el que queremos correr lo cual afectará directamente al rendimiento del coche en pista. Así por ejemplo en invierno el circuito de Spa Francorchamps se convertirá en una pista de patinaje sin adherencia ninguna, pero en el otro extremo si nos vamos al circuito de Laguna Seca en pleno agosto sufriremos constantemente sobrecalentamiento de frenos. También afectará la visibilidad pues en pleno atardecer el sol nos cegará al darnos de lleno.

Todo esto contribuye a que Project Cars sea considerado desde ya un referente a nivel gráfico. En consolas supera claramente a Forza 5 y a Drive Club, aunque este último tiene unos efectos de lluvia más logrados pero con menos opciones de personalización ya que dentro del apartado lluvia en Project Cars encontramos lluvia débil, lluvia fuerte, tormenta eléctrica o neblina. En PC, aun teniendo un rendimiento claramente superior a las consolas no luce todo lo bien que debería, especialmente en tarjetas AMD y cuyo rendimiento no se ha visto mejorado en los últimos drivers lanzados por la compañía. Sin embargo en tarjetas Nvidia el resultado es notablemente superior y mucho más estable aunque sin llegar nunca a la perfección de Assetto Corsa. Pero no es oro todo lo que reluce, si bien los coches gozan de un detalle casi enfermizo no se puede decir lo mismo de los circuitos que en ocasiones presentan un acabado bastante pobre, con total ausencia de público y efectos de hierba y gravilla poco logrados. Cabe añadir que no todos los circuitos han recibido el mismo mimo ya que el infierno verde de Nürburgring Norschleife está recreado a la perfección mientras que circuitos como Hockenheimring o Brno tienen un acabado muy inferior.

pcars3

El apartado sonoro también presenta estos altibajos incomprensibles con vehículos que suenan a las mil maravillas, en especial ese Williams de F1 convertido a monoplaza de clase A, mientras que otros como el Reanult Clio de la Clio Cup suena como una cortacésped con el motor gripado. Por lo demás escucharemos algún consejo de nuestro ingeniero de pista que nos informará de la situación en carrera y del estado de nuestro coche.

El control de los diferentes vehículos es exigente y no apto para todos los públicos. Para que el lector se haga una idea es muy similar al de la saga Forza pero notándose menos el peso de los coches. Todo dependerá de la categoría dónde participemos ya que tenemos muchas disciplinas: karting, monoplazas, GT’s, coches de calle, LMP’s… Por lo general es un sistema complejo pero muy satisfactorio cuando se domina, siendo especialmente gratificante para aquellos jugadores que puedan disfrutarlo con volante y pedales. Sin embargo hay apartados que estaban mejor en las builds anteriores que en la versión final del juego y el ejemplo paradigmático son los karts que antes gozaban de un control exquisito y en la versión final son poco menos que incontrolables.

Otra cosa que misteriosamente también ha evolucionado a peor es el sistema de daños y colisiones. Si llevamos un gran turismo y nos chocamos de frente a 150km/h contra un muro lo peor que nos pasará es que se nos destroce la dirección y el coche se vaya un poco de lado, prácticamente las mismas consecuencias tendrá un toque en una curva de 70km/h con otro coche. Otro ejemplo de la aleatoriedad de los daños son los monoplazas que, chocándose a la misma velocidad y en la misma dirección, en unos muros no nos pasará nada mientras que en otros perderemos una rueda y quedaremos fuera de carrera. No entendemos a que razones atiende este sistema de daños y esperemos que sea solucionado en breve porque además de caótico hace muy difíciles las carreras con un nivel de IA alto ya que nos embestirán con frecuencia y nuestro coche quedará seriamente dañado mientras el suyo sale siempre indemne.

pcars2

La inteligencia artificial por lo general funciona bastante bien en seco con el único defecto de que los rivales nos podrán adelantar por fuera de los márgenes de la pista sin perder una pizca de velocidad y no hablamos de ninguna categoría 4×4 precisamente. Sin embargo lo mejor llega en las carreras en mojado en las que los rivales hacen exactamente los mismos tiempos que en seco mientras nosotros nos peleamos con nuestro coche para no hacer un trompo. Fallo gravísimo que debe solucionarse de inmediato.

El principal atractivo de Project Cars, además de su simulación, era ese modo historia que nos hiciese sentir como un piloto de verdad. El resultado no puede ser más decepcionante pues desde el primer momento podemos acceder a cualquiera de los campeonatos y dicho modo historia simplemente consiste en hacer la correspondiente tanda de prácticas, clasificación y carrera. Al final del campeonato el que tenga más puntos gana y recibe ofertas para ir a una competición superior. No hay más. Ni test en los que obtener mejoras de rendimiento, ni ofertas con valor económico con el que podríamos adquirir cascos, decoraciones exclusivas o cualquier tipo de material susceptible de coleccionismo. No hay ninguna progresión, si queremos ir a la categoría más potente empezamos la temporada en esa categoría y ya, no hay ningún incentivo por seguir los pasos uno a uno en cada una de las categorías.

Project Cars necesitaba mucho más tiempo de desarrollo pero los numerosos retrasos y la presión de las editoras acabaron forzando al estudio a sacar un producto incompleto, como casi todos hoy en día. Quizá en un par de meses de actualizaciones sea un juegazo, pero a día de hoy sólo es un simulador con algunos destellos y muchas sombras. No todo es malo pues la simulación en la respuesta del coche a las imperfecciones del pavimento y el comportamiento de los frenos y neumáticos a distinta temperatura es digno de elogio pero quedan empañados por numerosos bugs y fallos de testeo que empobrecen el resultado final.

Lo Bueno

  • Sistema de control tan exigente como exquisito
  • Personalización completa de las condiciones de la carrera
  • Gran detalle en el modelado de los coches y gran variedad entre ellos

Lo Malo

  • Infinidad de bugs que lastran la experiencia de juego
  • Ciertas caracteristicas han empeorado en esta versión final
  • IA en ocasiones demasiado agresiva que nunca sufre daños
6.5

Escrito por: Daniel Funes Castillo

Webmaster de Legión de Jugadores. Fanático de los videojuegos con 3 años, empecé con Super Mario World y desde entonces no he parado. Busco crear una comunidad abierta y tolerante dónde todos puedan participar y dar su opinión.