Ridge Racer Vita

Por el el Análisis, 3 Más
close [x]

Ridge Racer Vita – Análisis

Casi 6 años después regresa una de las sagas más exitosas y conocidas mundialmente de Namco a una portátil de Sony y la sensación que nos deja es bastante decepcionante.
Hablar de Ridge Racer es hablar de un mito de los videojuegos, una leyenda. Desde que se lanzase el primero en consolas en 1994 para Playstation 1, su progreso fue ascendente y llegó a ser normal tener siempre una nueva entrega en cada plataforma nueva de Sony (sin contar los sistemas de la competencia).

Cuando Ridge Racer Vita fue anunciado como uno de los primeros lanzamientos para la nueva portátil de Sony muchos nos alegramos dado los buenos recuerdos que los de PSP nos dejaron.
Sin embargo nuestra sorpresa fue encontrarnos con un juego que parecía que aun se encontraba en fase de desarrollo y lo peor a un precio de venta que nada tiene que ver con la realidad.

Gráficamente nos encontramos ante un juego que ya desde el menú principal nos muestra de lo que Playstation Vita puede mover.
Ya en pista el juego cumple lo suficiente aunque en algunos tramos nos encontramos alguna que otra textura bastante mejorable.

En general el aspecto gráfico es uno de los puntos que nos pueden ayudar a no tener tan en cuenta las carencias del juego.

Un menú novedoso.

El menú es puramente táctil algo novedoso al principio aunque en alguna que otra ocasión puede ser tedioso pero que una vez indagas más en él te encuentras que es mucho mas simple de lo que parece.
Sus modos de juegos son muy limitados ya que nos encontraremos solo con Carrera Normal, Contrarreloj y el modo online además de alguna sorpresa que se desbloqueará con cierto requisito.
El modo online quizás es lo que más llama la atención ya que nos ofrece competir contra otros siete pilotos, jugar cara a cara en un desafío o descargar coches fantasmas de rivales para superar sus tiempos.

También el juego nos presenta antes de empezar a jugar un modo de liga que engloba a conductores de todas partes del mundo y nos dan a elegir entre 4 equipos diferentes.

Cada día, nuestro equipo nos enviará una misión distinta para ir acumulando puntos y conseguir mantenerse en lo alto de la tabla. A veces nos tocará hacerlas de manera individual y otras veces tendremos que hacer alianzas con otros equipos
Podremos ver los resultados de nuestro equipo en la clasificación además de ver quienes son los mejores conductores y si tenemos la suerte de entrar en el TOP de la clasificación se nos asignará el título V.I.P aparte de una cantidad determinada de créditos que nos servirán para mejorar nuestro coche en el taller.

Tres puntos a tener en cuenta: Un taller decente, jugabilidad tradicional y BSO emblemática.

El taller donde podremos mejorar el coche con una amplia gama de mejoras a nuestro antojo nos resultará muy útil para seguir avanzando y nos ayudará a que nuestro coche tenga las mejores prestaciones para poder superar a nuestros adversarios en la pista.

Así mismo en el taller podremos cambiar a nuestro coche de pintura con una extensa gama de colores.

La jugabilidad ha sido uno de los aspectos que no se han tocado y se ha mantenido fiel a las demás entregas.
De nuevo tendrás que estar combinando velocidad con derrapes para poder ir superando a tus rivales dentro de la pista además de tener que hacer uso del óxido nitroso cuando tengas la ocasión.

La BSO es algo que se ha mantenido y uno de los elementos mas queridos. Recoge los temas de los títulos antiguos como Ridge Racer Revolution, Rage Racer, R4, y otros títulos de la serie.
A más de uno seguro que se le escapa alguna lagrima de nostalgia al escuchar ciertos temas.
El punto negativo es que gran parte de la BSO es de contenido descargable algo a tener en cuenta si andamos escaso de espacio en la memory card y que alguno de los temas solo se pueden conseguir pagando.

Conclusión.

El gran problema del juego radica en su contenido jugable algo que Namco quiso probar suerte y meterlo en formato DLC.
El juego base cuenta con 3 circuitos y 5 coches, poco contenido para un juego con un nombre tan emblemático aunque el precio sea de 20€.
Si queremos más tendremos que pasar por caja y hacernos con el Gold Pass que añade tres circuitos más -haciendo un total de seis-, cinco coches extra y algo más de música extra.
Si tenemos en cuenta que Ridge Racer 2 de PSP tenía un total de 62 vehículos y 42 circuitos la versión de PS Vita sale muy mal parada.

A pesar de todo ello nos encontramos con un título entretenido como la mayoría de los títulos de la saga y que los amantes del motor les gustará para echarse unas partidas.

Lo Bueno

  • La jugabilidad sigue intacta algo que los fans aprecian.
  • Gran BSO.

Lo Malo

  • Pocos circuitos y coches.
  • Faltan modos offline.
  • El precio no se ajusta a la realidad del juego.
5

Escrito por: Josue Esteban

Universitario, deportista y aficionado a los videojuegos desde la niñez.