Análisis – Razer Wolverine Ultimate

Razer Wolverine Ultimate – En busca de la perfección

Hoy tenemos un análisis muy distinto a los habituales. Vamos a analizar el Razer Wolverine Ultimate, el mejor mando de la conocida compañía de periféricos Razer que va enfocado hacia el público más exigente y competitivo de Xbox y PC. Todo un titán en lo que a controladores se refiere que viene para plantar cara a los también geniales mandos Élite de Microsoft.

Un mando a tu medida

Lo primero que destaca del Razer Wolverine es la inmensa capacidad de personalización que ofrece. El mando nos permite cambiar los sticks básicos por otros 2 alternativos con diferentes alturas y acabados en función de cómo vayamos a jugar, siendo el stick convexo el estándar y una opción cóncava ideal para juegos de lucha. No será el único elemento personalizable, ya que el D-Pad también tiene otra opción para amoldarse mejor al estilo de juego requerido, siendo el de una única pieza la mejor opción para los juegos de lucha. Las demás piezas son fijas, pero el Razer Wolverine llega con 6 botones extras totalmente configurables y que harán las delicias de los jugadores más exigentes.

Si bien a simple vista parece un mando muy similar al oficial -de hecho tiene prácticamente las mismas dimensiones y peso sin batería- lo cierto es que se siente mucho más cómodo una vez le echamos el guante. El mando cuenta con unos acabados de goma rugosos para evitar que se nos resbale accidentalmente, la disposición de los botones es idéntica pero su funcionamiento algo distinto al del mando original. Los botones ABXY son ahora pulsadores mecánicos, tienen un menor recorrido que el mando estándar y ofrecen una respuesta más rápida. Algo similar sucede con los gatillos LT y RT, que en esta ocasión cuentan con dos interruptores que permiten modificar el recorrido de estos, siendo ideal recortarlo para los juegos de disparos al brindarnos unas milésimas de segundo esenciales.

Botones accesorios que no sabíamos que necesitábamos

No son la única novedad, ya que como decía anteriormente el mando cuenta con 6 botones extras, los dos primeros (M1 y M2) situados cerca de LB y RB, un poco más en la parte central del mando. Se complementan con los botones traseros M3 y M4 y los gatillos accesorios M5 y M6. Si bien al principio su uso resulta molesto y accidental, una vez nos acostumbramos nos permite un rango de movimientos amplísimo al poder accionarlos con los dedos índice y anular.

Esto es especialmente útil en los juegos de velocidad. Nosotros lo hemos probado con F1 2020 y hemos utilizado los botones traseros superiores para accionar el ERS y desplegar el DRS para adelantar, mientras que las palancas traseras las usábamos para subir y bajar de marcha, siendo infinitamente más cómodo que con los botones A y B que vienen prefijados. Huelga decir que para poder remapear estos botones y que los juegos los reconozcan, establecer perfiles de juego y configurar el Chroma del mando deberemos bajarnos la app oficial -totalmente gratuita- de Razer Synapse, ya sea en PC o Xbox.

El mando ofrece además un pequeño add-on en la parte inferior con botones que permiten el cambio rápido de perfiles, para pasar de la configuración de un juego de conducción a uno de disparos con sólo un botón, así como los botones de micro, volumen y demás.

En cuanto a las conexiones el principal punto débil del mando es que no tiene batería, pudiendo usarse únicamente con cable. Dicho cable tiene una longitud de 3 metros, es de fibra trenzada y tiene un sistema antitirones. Además, el puerto de alimentación es un conector mini USB propietario diseñado con la suficiente picardía como para que no podamos conectar ningún otro cable debido a los resortes laterales. Por último, cuenta con un puerto jack TRRS de 3.5mm para conectar nuestros auriculares.

Conclusión

El Razer Wolverine Ultimate nos ha enamorado. Es un mando enfocado a un segmento del mercado profesional, que busque el mayor rendimiento posible en todos los juegos, sobre todo en el ámbito competitivo online. Se trata de una opción equivalente a los mandos Élite de Microsoft, que permite personalizarlo hasta el extremo y adaptarse a cualquier tipo de juego. Por contra encontramos su elevado precio inicial de 179,99€, además de encontrarse fuera de stock en la web oficial de Razer. Por otro lado, podemos encontrarlo en Amazon por 129,99€, un precio sensiblemente menor al de las series Élite de Microsoft.

No es un mando que todo el mundo necesite, pero si buscáis conseguir las mejores marcas en títulos de conducción, tener las mejores puntuaciones en shooter online o facilitar el control en juegos de estrategia con infinidad de botones, el Razer Wolverine Ultimate es una de las mejores opciones del mercado.

Escrito por: Daniel Funes Castillo

Webmaster de Legión de Jugadores. Fanático de los videojuegos con 3 años, empecé con Super Mario World y desde entonces no he parado. Busco crear una comunidad abierta y tolerante dónde todos puedan participar y dar su opinión.