Code Vein: Caballero Infernal, un primer DLC que sabe a poco

Code Vein fue uno de esos lanzamientos de 2019 que no pasaron desapercibidos desde su anuncio hasta llegar al mercado. ¿Un soulslike con estética anime de los creadores de God Eater? ¿A quién no le iba a llamar la atención esa mezcla? La espera llegó a hacerse incluso un poco larga, ya que el juego se retrasó hasta lanzarse en septiembre del pasado año. Y es que aunque para mucha gente el título de Bandai Namco no estuvo a la altura de la obra de Hidetaka Miyazaki -una misión bastante difícil, todo sea dicho-, para la mayoría de jugadores supuso un pequeño soplo de aire fresco dentro de un subgénero que parecía se había estancado más allá de los juegos de From Software. Code Vein tampoco llegó a los niveles de innovación de Nioh como soulslike propiamente dicho, pero se convirtió en un juego sumamente divertido, atractivo y con muchas posibilidades jugables a pesar de sus problemas. Y ahora, con sus DLCs, los vampiros vuelven a nuestras vidas para hacérnoslo pasar de nuevo un poco mal entre muerte y muerte.

De vuelta a las profundidades

Un servidor tuvo la suerte de analizar en esta misma web el juego base antes de su salida, y lo cierto es que, como fan acérrimo de este tipo de videojuegos, todo esta aventura fue una de las sorpresas mejor recibidas que me dejó 2019. No es ni mucho menos una obra perfecta, pero disfruté mucho Code Vein en su momento, y tenía muchas ganas de encontrar una nueva excusa para volver a su mundo. Hace unos días se lanzó su primer DLC, el Caballero Infernal, incluido dentro de su pase de temporada de tres contenidos descargables, y casi al momento ya lo tenía descargado para poder disfrutar de él. Sin embargo, mi sorpresa esta vez ha sido para mal. Cuando se anunció su season pass, Bandai hacía mucho hincapié en que tendríamos con él nuevos jefes y nuevas historias dentro de Code Vein, pagando los 25 euros que cuesta. Y con este primer DLC ha sido así por una parte,… Pero por otra no.

Caballero Infernal tiene un precio de 10 euros si queremos comprarlo de forma independiente al resto de expansiones, y con él tendremos tres nuevos códigos de sangre, tres nuevos velos de sangre, cuatro armas nuevas y una nueva mazamorra en las profundidades con su jefe propiamente dicho, además de nueva ropa para los personajes secundarios. Sin más. Y digo sin más porque en principio todo este contenido podría valer la pena si la mazmorra fuera extensa, con nuevos enemigos y objetos, pero por desgracia no es el caso. Este nuevo nivel es bastante escaso en longitud, y todos lo enemigos que nos encontramos en él provienen del juego base, sin excepciones. Además, las nuevas armas y códigos no están repartidos por el mapeado para que tengamos que explorar a fondo sus rincones y así encontrarlos, sino que conseguiremos todos a través de una nueva mecánica llamada “Prueba de caza de horrores” en la que tendremos que cumplir ciertos requisitos mientras nos enfrentamos al jefe final de la mazmorra para conseguir todas las recompensas.

Un infierno muy frío

Esto último es un añadido bastante interesante. Consigue dotar de cierta rejugabilidad toda la pelea contra el Caballero Infernal, una que merece mucho la pena disfrutar. Se trata, sin ningún tipo de duda, de uno de los mejores jefes que nos ha dejado el juego, con unos patrones excesivamente agresivos y rápidos, pero muy bien diseñados, que pondrá a prueba nuestra paciencia muriendo continuamente hasta que consigamos vencerlo. Es el mejor contenido de este primer DLC, tras el cual se me quedó un mejor sabor de boca. Pero tras acabar todo lo demás lo único en lo que podía pensar era: ¿y ya está?.

Podríamos pensar que, por 10 euros, puede ser un contenido que merece la pena. El problema es que podemos completarlo todo en apenas 2-3 horas, sin ningún tipo de nueva historia más allá de tres detalles sin mucha importancia dentro de la trama, y con enemigos reciclados del juego base. Las armas y los velos de sangre, aparte del jefe, son una buena adición a Code Vein, pero creo que no justifican ni el precio, ni las expectativas que muchos teníamos puestas en su pase de temporada. Quizás es porque estamos “mal acostumbrados” a que este tipo de videojuegos nos den dentro de sus DLCs nuevos niveles originales con varias horas de contenido, pero lo cierto es que el Caballero Infernal me ha dejado bastante frío. Sobretodo porque esperaba que estos contenidos convirtieran a Code Vein en un videojuego mejor. Puede que los dos restantes lo consigan, pero este primero, por desgracia, es bastante olvidable.

Escrito por: Rubén López

Videojuegos, cómics, cine y música. Es todo lo que necesito en este mundo. Redactor a tiempo parcial y amante de las buenas historias.