Crítica de Escuadrón Suicida

sqp

La entrada del Universo Cinematográfico de DC en pos de hacer frente al ya creado por Marvel no ha sido precisamente un camino de rosas. La primera película en estrenarse dentro del mismo fue El hombre de acero, siendo un reinicio de la franquicia de Superman y que pese a no derrochar calidad y perfección por los cuatro costados, resulta entretenida y deslumbra en lo visual. Sin embargo, también se depositaron muchas esperanzas durante el pasado mes de marzo con Batman v Superman: El amanecer de la Justicia, que a pesar de ser una película bien hecha, no terminó de calar entre el público y la prensa especializada; un camino que parece compartir el Escuadrón Suicida, aunque en este caso hay muchos más motivos para el descontento.

Y mentiríamos si dijéramos que hemos quedado encantados con esta nueva aportación al Universo de DC y que solo queremos llamar la atención de la persona de a pie, pero nada nos duele más que, siendo defensores a capa y espada de BvS, especialmente de la muy acertada versión extendida, este nuevo episodio se quede a medio camino, pese al enorme potencial que atesora. Un episodio protagonizado por algunos de los supervillanos más característicos de DC que se ven obligados a trabajar los unos con los otros para el gobierno de los Estados Unidos con la intención de llevar a cabo las misiones más peligrosas, en este caso, hacer frente a los metahumanos.

sq2

Si bien Superman fue un golpe de suerte en beneficio a la humanidad, es obvio que no tiene porqué repetirse un caso así, pues en cualquier momento, puede presentarse una amenaza que haga peligrar a todos. Una amenaza que no es otra que Encantadora, una presencia maligna que tiempo atrás tomó posesión de una arqueóloga, y que en un descuido por parte de la oficial Amanda Waller, creadora de dicho escuadrón, consigue devolver la vida a su hermano a fin de iniciar un ataque destructivo en Midway City. Un ataque lo suficientemente grande como para poner en peligro el destino de la humanidad.

Así que deciden combatir el fuego con más fuego, incluso usando metahumanos en beneficio propio, pudiendo destacar a Deadshot y Harley Quinn, entre otros, y decimos otros porque los ya nombrados acaparan todo el protagonismo de la cinta, quedando el resto relegados a meras comparsas por su presencia efímera. Y es que tener un unicornio de peluche de color rosa no es algo que te haga ser relevante o diferente al resto. Pongamos un ejemplo. Imaginemos por un momento que en Marvel Studios deciden comenzar su vasto universo cinematográfico con cualquiera de las entregas de Los Vengadores, teniendo que introducir cada uno de los personajes en un corto espacio de tiempo.

Porque si algo han hecho bien en la factoría de marras, es filmar películas propias con la práctica totalidad de los héroes presentes en solitario, creando historias de fondo y tejiendo todos los arcos narrativos, así como explicar el motivo por el que están todos reunidos.

sq3

Sin embargo, no es el caso del Escuadrón Suicida, teniendo que hacer todo esto en tan solo 15 minutos de metraje (que al mismo tiempo son los más disfrutables del filme, por muy contradictorio que pueda sonar) a fin de dejar todo listo para hacer frente al villano de turno. Suponemos que era bastante difícil para David Ayer, director de la misma, ofrecer el tiempo y la asistencia necesarios para cada uno de estos antihéroes, pero habría sido preferible recortar parte de la segunda mitad de la cinta en pos de hacer eso y no dar tanto empaque a muchos de los fuegos artificiales y diálogos insustanciales que pueblan la cinta. Porque si bien, las escenas de acción están bien rodadas, estas no pasarán necesariamente a la historia, así como la inclusión de un clímax ridículamente predecible y muy falto de fuerza.

sq6

Incluso nos atreveríamos a desechar las escenas protagonizadas por el Joker, encarnado por Jared Leto, ya que contrariamente a lo que pueda parecer en todos los tráilers publicados, su participación es poco más que anecdótica, casi a la altura de las apariciones de Batman durante los primeros compases, que se reducen a unos 5-10 minutos del total. Cierto es que originariamente su rol iba a ser más importante, pero en el montaje final, este ha quedado reducido a nada, suponemos que por decisiones varias de la productora. ¿Posible versión extendida en el futuro? Con suerte, tendremos algún anuncio de aquí a unos meses.

Respecto a la actuación de éste, es pronto para sacar conclusiones, sobre todo por el poco protagonismo que atesora; y más difícil aún realizar las comparaciones de turno. Es, ciertamente, un Joker diferente a todos cuantos hemos visto, ignoramos si para bien o para mal, aunque de lo que podemos estar seguros es que el doblaje con el que ha contado por estos lares, no le hace ningún bien.

sq4

El resto de actores, por su parte, dan la talla, especialmente en el caso de Will Smith, del que no habíamos visto papeles de esta índole desde hace años, así como una Margot Robbie que siempre que aparece en pantalla, opaca al resto de los figurantes, aunque echamos de menos algo más de la mala baba característica de la versión cómic, pese a tener su toque de gracia. Y es que, si algo es cierto, es que estos antihéroes no son tan malos como los pintan. Tanto es así que no cesan los comentarios reivindicando lo malos que son, que son lo peor de lo peor, para que luego no causen tantos destrozos como el típico superhéroe de turno. De hecho, creemos que los guardias que se encargan de la custodia de éstos, son más terribles que todos los integrantes del escuadrón.

Y hablando de malos. Ignoramos por completo las verdaderas motivaciones de la villana de turno, Encantadora, más allá de querer destruir el mundo. Sí, esta presume mucho de ser la más mala habida y por haber, pero lo más maquiavélico que le vemos hacer a lo largo de la película, es besar a las personas de a pie para convertirlos en sus esclavos. Por desgracia, lo más atractivo de esta villana no va más allá de su acertado diseño inicial.

sq5

Resumiendo que es gerundio. Suponemos que no os pillará por sorpresa comprobar que Escuadrón Suicida no es lo que esperábamos: pero cuando la frescura y el estilo del primer acto llega a su fin, nos encontramos con unos personajes, que salvo un par de excepciones, no aportan mucho al cómputo global. Además, el hecho de recalcar constantemente al espectador que ellos son los malos de verdad, no les hace ningún bien. Porque estos no son los antihéroes que estábamos esperando.

Ahora solo resta esperar a una hipotética versión extendida y comprobar si muchos de los tijeretazos que ha sufrido durante el montaje final han afectado a la película, porque lo que es ahora, es todo cuanto cabría esperar de un producto veraniego, de rápido consumo y fácilmente olvidable.

Escrito por: Alejandro Serrador

Técnico superior en Desarrollo de Aplicaciones Web. Amante del cine y los videojuegos, especialmente en lo que a títulos de rol y terror se refiere. A veces me da por escribir cosas. También me puedes leer en Twitter desde @npofficialsite