Entre lo paranormal y el terror: sintonizando Oxenfree

En 2016 salieron a la luz grandes juegos que dejaron huella en la industria como, por ejemplo, Dark Souls III, The Last Guardian, Uncharted 4 o Final Fantasy XV. En un alarde por darle diversidad al género, Night School Studios optó por sacar una aventura gráfica que no se dejó eclipsar por otras sagas del estilo, como pueden ser Yesterday Origins o Batman – The Telltale Game, y que también marcaron un punto de inflexión en la producción de videojuegos. Oxenfree es el título que decidieron darle a esta historia con una estética retro y una atmósfera que oscila entre el terror y el misterio.

La narrativa

Para empezar, la narrativa, aunque parece simple, tiene cierta complejidad dentro de la misma. Pues introduce al jugador en un bucle espacio-temporal del que según qué decisiones tome, puede salir de él o no. En tintes generales, si nos quedamos en lo superficial, se basa en las peripecias de un grupo de amigos que pasan la noche en una isla casi desierta. Durante toda la historia se maneja a Alex, la protagonista, que, provista de una radio, desencadenará una brecha entre el más allá y el presente liberando a unos espectros, que los perseguirán para conseguir una forma corpórea y así volver a la vida.

El desarrollo de los personajes

Lo más interesante de esta parte no es el simple hecho de descubrir el porqué de las acciones de esos espectros, sino las conversaciones de Alex con los demás integrantes del grupo: Jonas, su hermanastro; Ren, su mejor amigo; Nona, una amiga del instituto; y Clarissa, la exnovia del hermano fallecido de Alex. Gracias al sistema Point & Click conectar con los demás personajes es mucho más fácil, pues así decides cuál será el tipo de relación que desarrollarán contigo. Esta forma de seleccionar el rumbo de las conversaciones es uno de sus mejores añadidos, dado que con ello puedes desbloquear diferentes finales e incluso secretos escondidos del mapeado y de los integrantes de este grupo tan peculiar.

La madurez de los mismos se ve gradualmente afectada con el paso del tiempo. Alex, en concreto, comienza siendo una niña que simplemente quiere pasárselo bien y termina siendo la líder de un grupo de personas que no se enteran la mitad del tiempo de que unos espíritus malvados los poseen. Este personaje ya venía con un bagaje complicado: primero, por la muerte repentina de su hermano y, segundo, por el divorcio de sus padres, que más tarde se descubrirá la razón. Tal vez su tristeza interior le haya hecho conectar con sus enemigos y poder resistir a la persistencia de una posesión infernal. Pero, en cualquier caso y tomes las decisiones que tomes, Alex dejará de lado su faceta más infantil para convertirse en una mujer fuerte, capaz de tomar iniciativas que beneficiarán al grupo y a ella misma.

Escenografía

Si bien es cierto que el escenario en este juego no es el más detallado que se ha visto, pero, aunque la cámara estática (salvo en algunas ocasiones que hace zoom) no te deje visualizar mucho más del pequeño mapa que se presenta, los detalles Halloweenescos parecidos al de los libros infantiles le dan un toque ochentero curioso. Expone un arte con unas líneas definidas, donde prima el uso de colores fríos para darle ese tono sombrío y tenebroso. Un dato importante, y que creo que se suele pasar de largo, es el hecho de que el propio juego avisa sobre qué hora es dentro de la narrativa, por lo que resulta más inmersivo de lo que se pueda pensar a primera vista. Por último, la banda sonora, ese Synth-pop metálico y nostálgico, se añade a una linealidad con los saltos en el tiempo, con las acciones de la propia Alex y del ritmo de las conversaciones. Todo un acierto por parte de la compañía utilizar este tipo de música para ambientar las escenas. Es ese tipo de bandas sonoras que escucharías para estudiar o para trabajar, simplemente relajante.

En definitiva, se podría decir que es un título rejugable. Gracias a sus múltiples finales y la exploración del espacio pueden pasar más de 10 horas seleccionando las respuestas sin cansarte. Por ello, los personajes y la ambientación se combinan, y dan paso a uno de los mejores títulos que dejó 2016.

Escrito por: Davinia Negrin

Filóloga hispánica amante de los videojuegos.