FAIRY TAIL – Primeras impresiones

Hace más de una década que una joven e inexperta Lucy se unía al gremio más famoso del continente: Fairy Tail. Ahora, tras innumerables aventuras, combates y tantos buenos momentos, el grupo de magos más popular de los últimos años llega a PS4, Nintendo Switch y PC de la mano de Gust Studios y Koch Media. ¿Qué tal se desenvuelven Natsu, Erza y compañía?

Una personalidad Fairy

Desde los primeros instantes en movimiento el aire que se respira es clásico. Fairy Tail es el resultado de superponer el completo universo del popular manga dentro de un JRPG de la vieja escuela, con todo lo que ello conlleva. Conservador en sus mecánicas pero, como todo buen vino añejo, agradablemente disfrutable.

En este sentido, lo que se nos presenta son los clásicos escenarios cerrados, laberínticos en ocasiones, donde la exploración conlleva combatir más de la cuenta en pos de conseguir alguna recompensa. Porque sí, el mapa está lleno de secretillos que no se esconden, precisamente.

Cofres o pequeñas zonas iluminadas albergan objetos que podrán ser usados en el futuro. Por ejemplo, nunca viene mal encontrar un buen par de ítems de curación antes de enfrentar al boss de turno. Además, no es lo único que podremos descubrir.

Tanto las zonas seguras (en esta demo, la ciudad de Magnolia) como las salvajes, tintan aquí y allá diversos detalles que los fans del manga y el anime apreciarán. Los personajes más populares se mueven por el mundo, aunque en la prueba no era posible interactuar con la mayoría de ellos.

La magia del combate

Cuando uno piensa en ponerse a los mandos de Natsu y compañía, lo primero que le viene a la mente es la descarada catástrofe que podría ocasionar. Destrucción, acción y más destrucción son sinónimos de lo que significa ser mago de Fairy Tail. No obstante, desde el estudio han querido aportar algo nuevo.

Alejándose del modus operandi de otros videojuegos basados en animes (véanse Dragon Ball o Naruto), la gente de Gust Studios ha querido apostar por un estilo radicalmente distinto. Se enfocaron, así, en construir un JRPG clásico, con combates por turnos y elementos muy estratégicos. Un auténtico old school.

El sistema de combate se caracteriza por su aparente sencillez, aunque tras la cortina se vislumbra cierta profundidad. En la demo, los personajes jugables eran Natsu, Lucy y Erza; cada uno de ellos cuenta con su propio ataque melee, sus habilidades (hechizos o ataques mágicos), o la opción de defenderse o usar objetos.

A partir de esta base, todo consiste en lidiar con la evolución de los combates. ¿Vale la pena usar un hechizo más fuerte para acabar antes con este enemigo, pero gastando bastante más maná? ¿Y si luego me beneficia el tener esa energía mágica para enfrentar al boss? ¿Puede que aquel objeto me permita recuperar el maná perdido?

La estrategia de combate obliga, pues, a reflexionar. Luego, los enemigos poseen sus propias cualidades, siendo algunos más resistentes a los golpes físicos, otros a diversos tipos de magia… Nuestros héroes, por su parte, suben de nivel y aumentan sus stats (al más puro estilo Pokemon), aprenden nuevas habilidades… Existen ataques finales, o la capacidad de «despertar» habilidades especiales cuando todo el grupo es herido gravemente. Al final, es un conjunto de posibilidades que otorga gran variedad a la obra.

Estas magias, por cierto, afectan por zonas o cuadros. Los enemigos se posicionan sobre estos cuadros de forma aleatoria, y dependiendo de la magia a utilizar, se podrá dañar a uno o varios. Normalmente, un ataque de mayor rango conlleva un mayor gasto de maná. También existen hechizos de curación o defensa, según el personaje que se utilice. Natsu siempre ha sido más de arrasar con todo.

La montaña audiovisual

En los aspectos más puramente técnicos, Fairy Tail es una sucesión de altos y bajos. Gráficamente es un juego que no da la talla, con escenarios simplones y modelados algo pobres. Sin embargo, la ambientación es realmente fiel a la obra original, en tanto que sus edificaciones son idénticas (la Catedral de Magnolia o el propio Gremio).

En los personajes también se aprecia un mayor énfasis. Sus expresiones están muy trabajadas y el modelado de los mismos se inspira absolutamente en lo ya visto en el anime, logrando unos muy buenos resultados. Las animaciones, si bien hay algunas realmente conseguidas, otras parecen haberse quedado a medias.

Durante los combates es cuando se suele apreciar las mayores virtudes. Las distintas habilidades a utilizar, así como los ataques finales, gozan de unas recreaciones realmente espectaculares, calcando muchas veces algunos de los mejores momentos del anime. ¡Todo un regalo para los fans!

No nos podemos olvidar del apartado sonoro. El anime de Fairy Tail trajo consigo una de las bandas sonoras más espectaculares de la industria; ahora, el videojuego busca cargar con ese peso y demuestra que tiene mucho que decir: los temas musicales son sobresalientes y parece que habrá muchos distintos según avanzamos en la trama.

¿Qué hay de la historia?

La demo transcurre justo antes de la saga de los Grandes Juegos Mágicos. No voy a entrar en spoilers, pero puedo afirmar que han atendido a muchos detalles de todo lo que ocurre. Los lugares, las situaciones, las ropas, las conversaciones… Todo se siente muy Fairy Tail y desprende la misma energía.

El título abarcará también algunos de los arcos más populares de la obra de Hiro Mashima. Estarán presentes la Isla Tenrou o Tártaros, además de los ya comentados Juegos Mágicos y algunos otros episodios de la serie. Por el momento, son unos cuantos los personajes confirmados que podrán ser manejados en el juego, con algunos nuevos recién anunciados.

Fairy Tail estará disponible el 19 de marzo de 2020 en PS4, Nintendo Switch y PC. En la web oficial encontrarán más información sobre el videojuego. Agradecemos a Koch Media el permitirnos acceder y jugar la obra de Gust Studios, pudiendo traer estas primeras impresiones.

Escrito por: Jon de Aguirre