Filtrado Kingdoms of Amalur: Re-Reckoning, el remaster de la obra de 2012

Pese a tratarse aparentemente de un error, actualmente podemos acceder a la tienda digital de Xbox One y ver uno de los últimos juegos añadidos, si bien este no ha sido anunciado oficialmente. Así, parece ser que THQ Nordic y Kaiko se guardaban un as bajo la manga para el presente año, encontrándose los usuarios con la ficha de Kingdoms of Amalur: Re-Reckoning, el remaster del RPG lanzado en 2012 para sistemas de antigua generación. De esta manera, aún sin haberse anunciado de forma oficial, el juego ya es una realidad porque, aún habiendo pasado varias horas desde la filtración, la ficha no se ha borrado de la tienda online de Xbox One.

Aún se desconoce el precio o si aterrizará en otros sistemas

Por el momento, la descripción de Kingdoms of Amalur: Re-Reckoning es bastante escueta y no ofrece muchos detalles al respecto. Así, según reza la misma, nos vuelve a recordar varios de los nombres involucrados en el desarrollo, como el de R. A. Salvatore, creador de varias obras con ventas millonarias, Todd McFarlane, la mente tras Spawn, o Ken Rolston, diseñador principal de The Elder Scrolls IV: Oblivion. Además, la descripción finaliza asegurando que Re-Reckoning ofrece «intensos y personalizables combates RPG dentro de un mundo extenso». Por el momento, se desconoce si el juego llegará a otros sistemas, si bien se espera que termine aterrizando en PlayStation 4 y PC.

Kingdoms of Amalur: Re-Reckoning llegará el próximo 11 de agosto a la tienda digital de Microsoft. De momento, no se conoce si el juego terminará llegando también en formato físico, ya que únicamente conocemos la existencia de la edición digital. Con una filtración tan obvia y una fecha tan cercana, se espera que en las próximas horas las compañías involucradas realicen algún anuncio oficial confirmando todos los detalles.

Fuente

Escrito por: Abelardo

Estudiante de Filología Hispánica. Empecé con una Súper Nintendo y jamás dejé esta afición. Veo películas, y a veces leo, pero con la frecuencia con la que pasa un cometa.