Final Fantasy IX: Las claves de un clásico que debes jugar

Final Fantasy IX: Una aventura inigualable

Ha aterrizado por primera vez en una consola Xbox Final Fantasy IX, uno de los títulos más olvidados de la legendaria saga. ¿Su problema? No fue otro que lanzarse tarde, casi solapándose con el lanzamiento de PlayStation 2, una consola infinitamente más potente que eclipsó a algunos de los últimos juegos de PSX.

En pleno 2020 quizá os planteéis por qué debéis jugar a la novena entrega de la saga ahora que está disponible en Xbox Gamepass. En este reportaje os ofrecemos algunas de sus claves por las que enamoraros de él.

Un Final Fantasy con el aroma clásico

Tras las tramas más adultas y complejas de Final Fantasy VII y VIII, esta entrega regresaba a la esencia clásica de la saga, a la aventura en compañía de amigos, a la misión de salvar el mundo pero sin tantos dramas ni giros de guión. Squaresoft -por aquel entonces- quiso regresar a las raíces de la saga con la novena entrega pero no por ello sin innovar. Se trata de una aventura de corte clásico, con un enorme mapeado por recorrer y explorar, con mazmorras plagadas de secretos, con un equipo al que hay que mejorar para fortalecer y afrontar los combates más desafiantes. IX incluyó por primera vez la opción de hablar e interactuar con multitud de NPC’s a lo largo de su enorme mundo, conversaciones las cuales enriquecen como nadie el lore del título y de paso nos ayudan a conseguir mejor equipamiento y habilidades para hacer frente a las dificultades que nos aguardan.

El título da también mucha importancia a la exploración de su mundo, a viajar a zonas en las que no tengamos por qué ir, a revisar todos los rincones de las mazmorras por si encontramos algún ítem que nos sea de utilidad más adelante. Un RPG de los de antaño que reniega de las líneas rectas y nos deja a merced de nuestro espíritu aventurero.

Un grupo cambiante y variopinto

A lo largo de la aventura son muchos los personajes que pasarán por nuestro grupo principal, pero solo podremos luchar con 4 a la vez, por lo que deberemos rotarlos continuamente para mantenerlos a todos con el nivel necesario para poder avanzar y así poder beneficiarnos de las particularidades de cada uno.

Zidane Tribal es el personaje principal, pero en su aventura coincidirá con el mago negro Vivi Ornitier, la princesa Garnet, Adalbert Steiner un poderoso guerrero que debe proteger a la princesa o Freija Crescent, entre otros tantos. Cada personaje tiene unas características concretas y deberemos encontrar las mejores combinaciones posibles para cada tipo de enemigo, especialmente contra los jefes a los que nos enfrentemos.

También deberemos cambiar de armas continuamente, ya que en Final Fantasy IX el sistema de habilidades se basa en las armas, las cuales tienen habilidades imbuidas que los personajes aprenderán al usarlas. Dichas armas pueden comprarse, encontrarse en mazmorras o conseguirlas mediante la fusión de otras.

Las mejoras de su remasterización

La versión que llega a Xbox Gamepass es la remasterización lanzada en 2017 en PlayStation 4, que a su vez partía de las versiones remasterizadas lanzadas anteriormente en PC y Android. Entre las numerosas mejoras que incluye respecto a la entrega original podremos encontrar un remodelado gráfico de los personajes principales de gran nivel, aunque es cierto que al no gozar los escenarios del mismo mimo en el aumento de polígonos, la diferencia que se aprecia es brutal y puede desentonar y sacarnos un poco de escena.

Otra de las mejoras destacadas del remaster es la posibilidad de eliminar los combates aleatorios que, por momentos, se hacían tediosos y ralentizaban muchísimo nuestro avance. También para mejorar el avance se añadió la posibilidad de acelerar la velocidad del juego, además de añadir una opción de combate automático, éstas dos últimas opciones claramente enfocadas al farmeo masivo. Por último, una de las mejoras más agradecidas es el autosave con el que poder guardar nuestro progreso en cualquier momento.

Una oportunidad fantástica para revivir la saga

La apuesta de Microsoft por el público japonés es clara, y nadie duda de que traer tantos títulos de la saga Final Fantasy a Gamepass es un movimiento brillante para atraer tanto al público oriental como fortalecer la ya de por sí generosa oferta del servicio de suscripción.

Final Fantasy IX llega después de la publicación de Final Fantasy XV Royal Edition y es el primero de una serie de clásicos de la saga que llegarán próximamente remasterizados a la consola de Microsoft. Cloud, Squall, Lightning o Tidus son solo algunos de los protagonistas de las siguientes aventuras de Square Enix que llegarán a Gamepass. Todo un regalo para los fans y una oportunidad única para quien quiera revivir -o empezar- sus magníficas aventuras.

Escrito por: Daniel Funes Castillo

Webmaster de Legión de Jugadores. Fanático de los videojuegos con 3 años, empecé con Super Mario World y desde entonces no he parado. Busco crear una comunidad abierta y tolerante dónde todos puedan participar y dar su opinión.