Final Fantasy Tactics: Un spin-off atemporal

La tonadilla de introducción en Final Fantasy Tactics es ejemplar de como hacer una puesta en escena. Es cotidiano en esta saga que cada banda sonora sea ligada a su número o título y pocas veces se puede confundir. Ya sea una balada, una épica o una canción acelerada, a poco que tengas exposición al juego puedes enlazar ideas. En la que nos ocupa, la de Tactics, hay ciertos sonidos ajenos a lo acostumbrado, extraños. Al igual que el juego; uno que sentó las bases del universo que más se repetiría a lo largo de la saga, llegando incluso a las entregas numeradas.

Final fantasy Tactics

En este largo enero de 2020 celebramos, entre otras cosas, 20 años de la existencia de Final Fantasy Tactics. Un juego que tiene mucho que decir, en contraposición a su poca fama y su dilatada experiencia. Un juego salido de la mente de Yasumi Matsuno, mi padre y genio de la escritura de videojuegos japoneses. Porque no contento con dirigir y escribir el mejor spin-off de Final Fantasy, también se encargó de Vagrant Story, el mejor Final Fantasy de la historia.

Matsuno se dio la mano, y a día de hoy deberíamos agradecérselo cada día, con Akihiko Yoshida, diseñador de personajes e ilustrador, para crear Ivalice, un espacio consistente donde se produjeron adelantos para la saga que se utilizarían durante años, prediciendo el sistema de hub central y misiones que nos invadiría con la llegada de portátiles como Game Boy Advance y PSP, las cuales también vieron versiones del juego que nos ocupa.

Final Fantasy Tactics

Es probable que ya haya hecho un texto de Final Fantasy Tactics, creo recordar. Me suena de haber hablado de él, al menos. También es probable que haya hablado de Final Fantasy Tactics durante los últimos 15 años de mi vida. Recuerdo un hilo de Twitter, pero si busco entre los textos es seguro que encuentre cosas sobre Tactics y la obra de Matsuno. Mi exposición a su trabajo fue temprana, con la versión que salió para Game Boy Advance tan famosa por su hilarante portada.

El juego era más bien infantil, normal teniendo en cuenta el público objetivo de la consola, aunque consiguió tener una fanbase gracias a unas mecánicas y diseño de arte tan sólidos como todo lo relacionado con Ivalice. Si queréis poneros al día con el juego, la página Todasgamers tienen un let’s play en su canal de Youtube, recomendado para ponerse al día con el juego y ver la extraña magia que produce el juego con sus fans.

En este caso nos encontramos con una Ivalice ficticia, salida de un libro a causa del sueño de un niño parapléjico, y sería indigno no reconocer este juego como el primer Isekai de Final Fantasy, para bien o para mal. Así que si existe una Ivalice ficticia debe existir una Ivalice real. La Ivalice Real es el diploma que no le dieron a Matsuno cuando dejó la carrera de políticas extranjeras, y uno de los argumentos más intrincados, profundos y adultos de toda la franquicia, y por supuesto que no vamos a hablar de él en mucha más profundidad hoy. Si acaso simplemente comentar que por algo nos emocionamos con Dissidia Final Fantasy NT cuando anunciaron a Ramza, protagonista del juego original, como personaje jugable.

Gesta medieval,
fantasía cruda

De lo que sí podemos hablar es de una época donde la gente moría. En videojuegos, es decir. En Final Fantasy Tactics nadie es imprescindible (en tanto que no sea Ramza, entonces Game Over) y resulta paradógico que con obras como Darkest Dungeon se hable de novedad y diferencia cuando el permadeath, quizás más popular en Fire Emblem por su vertiente animesca, quedase obviada en la obra de Matsuno.

Aquí la gente muere, y mucho. Como mercenarios que somos en el juego, tenemos un equipo, en el que reclutamos a gentes varias de oficios varios, rescatando la mecánica de oficios de Final Fantasy III, but with a twist. Porque en Final Fantasy III tenías toda la historia del juego para mejorar a tus personajes y especializarlos, aquí es mejor no encariñarte con nadie, y si tienes a un personaje con un oficio avanzado, probablemente lo quieras más que a muchos seres queridos.

El sistema de juegos, si a estas alturas no he repetido suficientemente el nombre, es táctico, al final Matsuno venía de Tactics Ogre y eso no deja de ser la versión de Squaresoft de eso, pero añadiendo mosntruos de la saga y ciertos conceptos. La dificultad es, bueno, un infierno. Se relajó un poco en el remake de PSP The War of the Lions, pero en la versión de Android e iOS se agradece de forma eterna el botón de guardado rápido. Cosa que no existía en PlaySation y que habría hecho el périplo más ameno. Aunque por otra parte el mundo de Ivalice, uno de entreguerras, es cruento y desagradable, por lo que la dificultad va de la mano. A fin de cuentas Ramza y compañía se juega la vida en cada enfrentamiento con la población hostil de Ivalice.

La mano de Yoshida en Final Fantasy Tactics

¿Sabéis que más ha hecho Yoshida, el diseñador de personajes de la saga Ivalice? Los diseños de personaje en NieR Automata. ¿9s y 2B? Suyos. Y en Tactics consiguió un diseño aniñado, no tan desagradable como los cabezones de Final Fantasy IX, que casa magicamente con la Ivalice de colores opacos y alcanza su esplendor cuando se usan los tonos ocres y amarillos en el juego. En geneal el amarillo es un color muy usado en el mundo de Ivalice, en parte por los Chocobos, los mejores animales fantásticos de ficción, y en parte porque este color apela a los momentos más felices del juego, dejando los ocres para interiores y para transmitir esa sensación de realidad con los escenarios más basados en la baja edad media europea.

Este buen hacer viene de Hideo Minaba, el supervisor de escenarios y el responsable de que el uso de sprites tridimensionales para los escenarios no fuese una tortura visual. Minaba también acabó siendo director artístico de Final Fantasy IX, porque nadie es perfecto, pero volvió a Ivalice como director artístico en Final Fantasy XII, otro juego donde, a causa de su escenario más desértico (esto viene de la fascinación de Matsuno por la saga Star Wars) predomina un bellísimo amarillo dorado en la gran parte de escenarios del juego. Huelga decir que este juego, Tactics, se hizo en un momento dorado de Squaresoft, con Final Fantasy VII gobernando occidente y llevando el nombre al mercado europeo, y justo después empezaron con Vagrant Story manteniendo parte del equipo.

Final Fantasy
Tactics, 2020

Por eso resulta fascinante ver a donde han llegado a parar las personas detrás del juego. Minaba diseñó el vestuario de Lost Oddyssey, una de las obras de JRPG más importantes de la historia (y de las mejores). Matusno volvió a escribir sobre Ivalice en Final Fantasy XIV, objetivamente el mejor Final Fantasy del siglo XXI. Y Yoshida tiene una carrera impecable con un estilo de personajes atemporal, además de una versatilidad en cuanto a realismo, anime y caricatura. Final Fantasy Tactics de por sí ha recibido varias obras, y ha creado, junto con Tactics Ogre, una escuela del género del RPG táctico que pobló las portátiles durante más de una década.

final fantasy tactics

Por eso hoy celebramos los 20 años. Con la posibilidad de que algún alma caritativa en Square-Enix vea objetivo volver a unir a un equipo que nos dio lo mejor de Squaresoft y dos de las obras más superlativas de PlayStation. Y ahora me voy a rejugar Final Fantasy Tactics en el móvil, que probablemente tenga una partida olvidada de hace meses.

Escrito por: Rodrigo Losada

''Griffith did nothing wrong'' @rottvan