Final Fantasy XIII: 10 años de polémica entre linealidad y mundo abierto

Marzo de 2010. 10 años atrás, Final Fantasy XIII aterrizaba en las PlayStation 3 occidentales tras un tiempo desde su lanzamiento en Japón. Esta decimotecera fantasía tan esperada por muchos, contentó y disgustó a los fans de la saga a partes iguales. Ello generó una tremenda controversia que aun a día de hoy sigue creando polémica en algunas ocasiones. Os hablo ni más ni menos de su linealidad, motivo por el cual muchos jugadores tildaron al título que nos ocupa de pasillero. En este escrito, y a modo de celebración de su décimo aniversario, hablaremos más detalladamente de este título y compararemos los distintos puntos de vista de los jugadores al respecto. Añadimos también como aclaración introductoria, que el texto contendrá spoilers del título.

Final Fantasy XIII empieza siendo lineal, pero, ¿se mantiene así?

Mentiría si os dijera que el juego no es lineal, pero tampoco me atrevería a llamarlo pasillero. Si bien es cierto que en algunas situaciones sí que tienes un único camino por el que seguir, hay varios mapas que ofrecen más bifurcaciones y exploración como en cualquier otro título. Entonces, ¿por qué la gente lo ha marcado como tal? Sin ir más lejos, la mayoría de las quejas al respecto vienen de jugadores que no han completado ni la mitad del juego. Y no pretendo con ello acusar a nadie, puesto que es perfectamente comprensible que si algo no te está gustando o te está aburriendo, no tienes por qué seguirlo. Pero posiblemente muchos de los jugadores ya fueran con una mala idea al respecto, y si ya desde un principio piensas que no te va a gustar, no estás sino coaccionándote a tí mismo e impdiéndote disfrutar del juego.

Respecto a la pregunta planteada en el subtítulo, y como he dicho, sí es cierto que Final Fantasy XIII es lineal, pero solo hasta cierto punto. El periodo que abarca desde la mitad del juego hasta el final, nos sitúa en el Gran Paals, un mundo enormemente vasto y salvaje. Muchos recordaréis la Llanura de la Calma de Final Fantasy X, pues esta Estepa de Archylte es como dos o tres veces aquello. Desde este punto, mantengo firmemente mi postura de que el juego pierde la linealidad de la que muchos se quejan, dando al jugador una libertad casi total para explorar y realizar tareas secundarias. También os recordamos que algunas partes del juego tienen lugar en ciudades, y es comprensible que en estas localizaciones, simplemente por las propias limitaciones técnicas de la consola, se emplee más esta linealidad.

Ser lineal no es lo mismo que ser mal juego

Ya hemos dejado claro que Final Fantasy XIII es lineal hasta cierto punto a partir del cual pierde dicha característica. Pero aun así, contando con que fuera todo el juego lineal, ¿sería esto algo malo o sinónimo de que es mal juego? Pues efectivamente no. Hay muchos juegos que optan por aportar una linealidad a la trama para controlar mejor cuándo y cómo te la cuentan, y de hecho, en mi opinión, prefiero antes un juego lineal que de mundo abierto, su contraparte. No obstante, en los últimos años parece que el boom de los sandbox y el mundo abierto ha afectado de manera negativa a la percepción de algunos jugadores que ya califican un juego como malo si no cumple con estos dos géneros.

Y es que en mi opinión, esto no define para nada la calidad de un juego, y menos la de uno de rol, donde la riqueza de todo yace en su historia y en su forma de contártela, así como en sus personajes y en el sistema de combate. Y estos apartados se cumplen bastante bien en Final Fantasy XIII. Puede que haya algunos jugadores que no hayan disfrutado de su historia o de sus personajes, calificando a Lightning como «Cloud chica», y no pueden estar más equivocados. Entiendo que haya distintos gustos, y que no todos los juegos pueden contentar a todos, pero siendo sinceros, la historia de este Final Fantasy está bien, y sus personajes también. Cada uno cuenta con su trasfondo y sus motivaciones, y se ve claramente la evolución de todos y cada uno de ellos a lo largo de su aventura.

Es un juego algo distinto a lo que estábamos acostumbrados a ver en la saga Final Fantasy

Además, este título se sale de los típicos clichés de «somos los buenos y vamos a salvar el mundo» (aunque cada vez parece haber más juegos que se alejan de estos clichés). En Final Fantasy XIII somos considerados una amenaza para los ciudadanos, y sin quedarse contentos con ello, somos marionetas de los Fal’Cie a lo largo de todo el juego. Toda esta premisa sumada al trasfondo de cada personaje crea una buena trama y unos buenos personajes, y por mucho que la forma de ser de Lightning se parezca a la de Cloud, no está bien llamarle «Cloud chica» sin ahondar más en el porqué de las cosas.

Asimismo, como os decía, el sistema de combate está bien, no es de los mejores que ha tenido la saga en mi opninión, aunque tampoco se pueden comparar de igual a igual por el simple hecho de que este es diferente. Y la variedad siempre está bien. Y es que si solamente queréis jugar a juegos con un sistema de combate por turnos clásico, tal vez al final os acabe aburriendo (o no, pero seguro que si variáis de vez en cuando no lo hará).

Conclusiones

En resumidas cuentas, Final Fantasy XIII es un juego lineal hasta poco más de la mitad del juego, a partir de ahí pierde la linealidad en pos de mapeados más extensos y diversidad de misiones secundarias. Además, que sea lineal no tiene por qué implicar que sea un mal juego, sin ir más lejos, Final Fantasy X, considerado por muchos el mejor FF, es bastante lineal al principio al igual que este. Remarco por segunda vez que lo importante en un juego de esta índole no es la forma en la que te sueltan el mapeado, sino la historia que tienen y cómo la cuentan, además de la calidad de sus personajes y de su sistema de combate, aspectos que el título de marras cumple bastante bien.

Para finalizar, os recordamos que podéis seguirnos en nuestra cuenta oficial de Twitter para estar al tanto de más novedades.

Escrito por: Jose García Sanjuán

Estudiante de Ingeniería Electrónica y amante de los videojuegos, sobretodo de los J-RPG (si son de Nihon Falcom mejor), aventuras gráficas o juegos de acción en tercera persona.