Final Fantasy XV ‘Judgement Disc’ – Impresiones finales

Este artículo no contiene spoilers sobre la trama de Final Fantasy XV, su desarrollo o su mundo. 

Tras diez años de desarrollo, diez años de problemas, retrasos, cambios y más cambios, el juego que conocimos por primera vez como Final Fantasy Versus XIII está terminado. La décimo quinta fantasía ya es una realidad y apenas quedan dos semanas para poder sumergirnos en su increíble mundo. A un servidor le tiembla el pulso al escribir algo así, como si las propias palabras tuviesen una fuerza innata, es increíble poder decir que Final Fantasy XV ha acabado ya su desarrollo.

Las incesantes ganas de probarlo, el ‘hype‘, es latente en cada palabra escrita en el párrafo anterior y, aunque como muchos otros, yo pensaba esperar a tener el producto final en mis manos para probarlo, no he podido caer en la tentación de iniciar sesión con mi cuenta japonesa de PlayStation Network y hacerme con ‘Judgement Disc‘, la nueva y última demo del juego. ¿Cumple con lo prometido esta última versión del juego? Os lo cuento a continuación.

Sin ánimo de haceros spoiler sobre la trama del juego (y os aseguro que este avance está completamente libre de ellos), comenzamos nuestra aventura con un desafortunado infortunio que inhabilita nuestro Regalia de camino a la boda que unirá al príncipe Noctis de Lucis y a la princesa Lunafreya, de Tenebrae. Tras dejar nuestro coche en manos de Cindy Aurum, quedamos libres para explorar la zona mientras la mecánica se pone manos a la obra con nuestro vehículo.

ffxv-4

Tras tanto tiempo viendo como los cuatro protagonistas empujan el Regalia, al fin tenemos la oportunidad de hacerlo, ¡Y no veas como cansa!

Damos una vuelta por la estación de servicio para descubrir que el NPC encargado del restaurante nos permite aceptar los clásicos encargos de matar a cierto número de enemigos y volver a por la recompensa. Siguiendo los puntos marcados en el mapa atravesamos la carretera para encontrarnos con los imponentes entornos que han sido diseñados para el juego. Pasamos bajo las sombras de enormes montículos rocosos y atravesamos extensos terrenos cubiertos de la escasa vegetación que cubre la árida zona donde nos encontramos, todo logrado con un increíble lujo de detalles, incluso las líneas blancas de pintura desgastadas por el uso de los coches sobre el asfalto, que ofrecen una increíble sensación de realidad, propiciando una mejor inmersión en su mundo.

El juego también cuenta con un increíble ciclo día-noche en tiempo real que sabe aprovecharse de forma perfecta de la iluminación para jugar con ella. Eso sí, preparaos para encontraros con retos si atrevéis a aventuraros bajo la luna, pues los monstruos que aparecen son realmente fuertes y os pueden sorprender al superaros por varios niveles. Cabe decir que un servidor tuvo que salir huyendo de más de uno de estos enfrentamientos hasta haber alcanzado algunos niveles más.

ffxv-5

Pese a que los paisajes de la demo están basados en un clima árido cuentan con todo lujo de detalles.

El sistema de combate es mucho más cómodo que en sus anteriores demostraciones, aunque sigue siendo algo caótico en ocasiones. Las situaciones en las que aparecen un gran número de enemigos resultan un tanto abrumadoras y podemos encontrarnos pulsando el botón de atacar a diestro y siniestro sin saber bien a donde dirigir los ataques. Se recomienda la opción de atacar junto a nuestros compañeros, que no solo luce de forma espectacular (si no estuviese obligado a guardar las formas habría escrito esa última palabra en mayúsculas, ya me seguís) sino que además permite inmovilizar a los enemigos durante unos segundos para poder planear nuestro siguiente ataque con calma.

El uso de habilidades especiales como Lux Impetus o la magia también juegan importantes papeles en el desarrollo de los combates. Obviando las maravillas gráficas que suponen para nuestros ojos, Lux Impetus nos permite alejarnos de forma rápida de los enemigos o atacarles desde la distancia para iniciar una ofensiva implacable mientras que la magia tiene daño de área y sus efectos (que además afectan al entorno) perduran durante un cierto tiempo. Además se ha incluido la posibilidad de agazaparnos tras diferentes objetos, como puede ser una pared rocosa, para permanecer unos segundos lejos de los ataques enemigos y recuperar nuestros puntos de magia.

ffxv-6

El poder ejecutar ‘parries‘ junto a nuestros aliados es uno de los mejores alicientes del combate. ¡Y lo mejor es que tiene muchos más!

La colaboración entre los personajes durante la batalla es increíblemente precisa y si pulsamos de forma correcta los botones que se muestran en pantalla podemos realizar devastadores combos que, al realizarse entre dos de nuestros personajes, resultan simplemente mágicos y aportan una sensación vertiginosa de fluidez y velocidad al combate, que se convierte en una adicción a la hora de probar nuevas formas de derrotar a nuestros enemigos. Eso sí, necesitaremos utilizar la cabeza para resolver los enfrentamientos de forma óptima, si no queremos acabar siendo la comida o cena de algún monstruo.

Es importante destacar también que al finalizar la batalla se nos muestra una puntuación en base a como hayamos realizado nuestros movimientos en el combate y que sirve enormemente para visualizar cuales son nuestros puntos fuertes y débiles, así como guía para saber qué aspectos debemos reforzar. Como ya habíamos visto anteriormente, toda la experiencia se reserva hasta que descansamos, donde se suma para contribuir a nuestro nivel. Además, al descansar también se suma la experiencia en base a otras habilidades, como la supervivencia, la pesca o la fotografía. ¡No imagináis la de posibilidades que tiene el título!

ffxv-7

Otra funcionalidad de la que disponemos en esta demo es el poder conducir el Regalia —una vez lo reparemos, claro—. El juego nos permite realizar un viaje rápido por el módico coste de 10 guiles, permitir que un compañero lo conduzca para que nosotros podamos limitarnos a observar el paisaje o, por último, tomar nosotros mismos el volante. Esta última opción no profundiza en exceso, ya que con simplemente pisar el acelerador el coche se encargará de tomar las curvas por nosotros, aunque siempre tenemos algo de margen para realizar frenazos y cambiar la dirección de nuestra circulación o decidir que desvíos tomar. También deberemos tener en cuenta el depósito de gasolina del Regalia y tener cuidado con los accidentes, pues si el coche sufre muchos daños tocará hacerle pasar por el mecánico.

Sin duda, la funcionalidad más interesante de la conducción en Final Fantasy XV es la radio, a la que se suman las interacciones entre nuestros personajes. En ella podremos escuchar temas clásicos de la saga, extraídos de la banda sonora de algunos de sus juegos más conocidos, como Final Fantasy VII. Y no todo será música, pues también contamos con programas plagados de diálogos y algunas apariciones como la de Lunafreya, perfectamente interpretada por Rina Kitagawa.

ffxv-8

La fluidez y naturalidad de los personajes continuará incluso en el Regalia, y si no me creéis mirad a Prompto, haciendo de las suyas en el coche.

Un retraso más que necesario ha servido para pulir de forma magistral el título. Sus entornos de vértigo y los increíbles acabados de los personajes son solo una pequeña porción de todo lo que el título es capaz de mostrarnos. Sin duda sus combates se han vuelto mucho más complejos y fluidos, obligando al jugador a utilizar la cabeza en vez de permitirle lanzar ataques al azar y el desarrollo de la historia y, en especial, de sus personajes pinta de forma muy prometedora. Pese a que la demo, de momento, solo se puede jugar en japonés, es asombrosamente fácil encariñarse de sus personajes gracias a sus constantes interacciones y sus animados diálogos —sin dejar de lado sus guiños, como el de Prompto canturreando Victory Fanfare—.

Aunque aún es pronto para lanzar un veredicto final sobre Final Fantasy XV, os aseguro que todos los elementos mencionados en los párrafos anteriores (y omitiendo todo lo que se ha quedado en el tintero para no destripar parte de la historia ni de las sorpresas que nos guarda el equipo de Hajime Tabata) constituyen, posiblemente, el mejor juego de rol oriental que veremos en toda esta generación. En tan solo catorce días más, este mismo 29 de noviembre, podremos concluir estos diez años de espera y comprobar de forma personal si el título consigue, o no, cumplir con las expectativas que genera esta demo. Un servidor, sin lugar a dudas, confía plenamente en ello.

 

Escrito por: Oscar Martínez

Escribo más que duermo. Jefe de redacción de Legión de Jugadores y orgulloso miembro de este gran equipo. Trabajo día y noche por hacer de esta la mejor comunidad posible, crítica pero sincera y siempre con la actualidad como objetivo. Puedes encontrarme por Twitter bajo el nombre de @Hekiren_