Los videojuegos o arte interactivo son un medio muy joven. Estamos hablando de poco más de medio siglo de historia. Hace unos pocos años que se ha venido intentando sacar todo el potencial de este. Es habitual hasta ese punto que dicho medio se haya alimentado de disciplinas similares. Pasó con la relación entre fotografía y pintura o cine y teatro. En el caso del videojuego su referente principal es el cine. Esto debido a que ambos son formatos audiovisuales y cierto es que el videojuego debe mucho a su «hermano mayor». Sin embargo a la hora de plasmar un título de forma que adapte un videojuego a la gran pantalla los resultados han sido decepcionantes.

A pesar de la mayoría de malos resultados esto no ha sido motivo para detener la producción cinematográfica. Recientemente hemos visto estrenar una nueva película de Tomb Raider. Mención aparte merece Ready Player One, llena de referencias al mundo del videojuego. Estos títulos nos han llevado a Rodrigo, Joaquín y un servidor (Jaume) a dejar volar nuestra imaginación y pensar en que juego nos gustaría ver adaptado a la gran pantalla.

The Legend of Zelda por Hayao Miyazaki

El mundo que han creado Shigeru Miyamoto y el equipo de Nintendo con The Legend of Zelda sólo puede ser definido de una forma, mágico. Entornos fantásticos llenos de hermosos parajes, formidables castillos y lúgubres mazmorras conforman el mundo de Hyrule. Para algo Shigeru Miyamoto es considerado por muchos como el Walt Disney de los videojuegos.

Y sin irnos de Japon, hay otra personalidad que sin duda también merece los apelativos de sucesor de Disney, Hayao Miyazaki, el genio de la animación japonesa. No puede pensar en otra persona mejor para adaptar a la gran pantalla la historia de Link que en el padre de obras tan importantes como Mi vecino Totoro o El viaje Chihiro y su equipo de Studio Ghibli.

Solo Studio Ghibli ha sabido captar de la misma forma el amor por la naturaleza que destila The Legend of Zelda en obras como Ponyo en el acantilado o la más importante de todas, La Princesa Mononoke. No por nada, tanto Shigeru Miyamoto como Hayao Miyazaki han manifestado, en numerosas ocasiones, que gran parte de su inspiración a la hora de crear sus obras surgió en sus constantes salidas al campo a explorar.

Hablando de

Pero las historias de Ghibli no solo giran en torno a la naturaleza, sino también en la inocencia y la felicidad. Mismas ideas que quiso transmitir Miyamoto con sus juegos en donde prima la diversión, sobre todo.

A parte, tampoco puede pensar en otra forma de interpretar la historia del héroe de Hyrule que no sea a través de la fluida y pintoresca animación que caracteriza a los trabajos de Studio Ghibli. Nadie quiere que se repitan los errores del pasado como con Mario Bros: La película.

– Joaquín

Killer is Dead por David Leitch

Uno de los problemas con las películas de videojuegos, además de la acción descarriada para atender al adolescente medio, es la adaptación. Un juego tiene en cuenta la participación del jugador, que conlleva a la empatía y creación de un lazo entre personaje y persona. En el cine adaptado el director debe coger la idea de una obra pensada para entretener de forma intrínseca y darle un punto de vista donde se mantenga la esencia original con un guión sugerente y un trabajo en personajes y mundo que sirvan como la exposición que recibimos de la puesta en escena de un videojuego.

Por ese motivo creo que Killer is Dead dirigida por David Leitch sería la adaptación perfecta. Este señor se ha encargado de Jhon Wick, Atómica y la futura Deadpool 2, por lo que confío en su manejo de la acción. Al igual que en la película de Keanu Reeves, en Killer is Dead vivimos las experiencias de un asesino a sueldo cuyas mayores habilidades son comer huevos cocidos y pelear con una katana y un brazo robótico. Durante la obra no se nos presenta un gran desarrollo de personaje salvo en momentos puntuales para crear cierto ambiente de cara al clímax; una ventaja de cara a una adaptación, pues estamos ante un personaje donde la caracterización funciona como parte del desarrollo de personaje.

Hablando de

Por otra parte, contamos con que, en Killer is Dead, la acción desmedida destaca al enfrentarse al tono parodicamente serio del videojuego. Una sinestesia que David Leitch supo trasladar con Jhon Wick, creando un personaje comédico, un asesino a sueldo que se enfada mucho cada vez que le matan al can, que se encuentra protagonizando algunas de las mejores escenas de acción de los últimos años. Y que la protagonice Tom Hiddleston, pero el de Only Lovers Left Alive, no el de Loki.

– Rodrigo

Dishonored por Guillermo del Toro

La obra de Arkane Studios en su momento me impactó. Llevaba unos años sin dejarme caer por títulos similares y me sorprendió de sobremanera. No voy a cometer la herejía de decir que supere a Half-Life o Bioshock. Estos títulos marcaron un precedente en su momento, pero Dishonored vuelve a mi mente de forma más frecuente.

Probablemente sea porque no termina de desarrollar su mundo. Los otros títulos parten del mundo real y cambian sobre esa base. Sin embargo, Dishonored nos planta en universo de ficción. Si, tenemos elementos similares. No dejamos de estar en un sistema monárquico tras una posible revolución industrial steampunk. Pero es la arquitectura, facciones, tecnología, elementos que se introducen y de los que no se detallan en demasía. Sin olvidar la religión y el culto al forastero. Todo esto junto a elementos que nos recuerdan que el mundo es gris. Los personajes no son malos o buenos simplemente. Estos tienen una maraña de motivaciones que los sitúa en un amplio espectro de grises.

Hablando de

Para dicha adaptación me viene a la cabeza Guillermo del Toro. Elección posiblemente obvia, pero son varios factores a tener en cuenta. En primer lugar, la experiencia del mismo a la hora de dirigir diversos géneros. Ya sea drama, acción o romance, siempre con su estilo basado en la fantasía, otro punto a su favor. Por otro lado, tenemos su capacidad de manejar extremos opuestos. Mezcla violencia y humor o inocencia con crudeza, siempre con mano experta y sin restar valor a cada elemento. Por último, su evidente afición al medio. Del Toro ha defendido los videojuegos como arte y ha estado vinculado a varios proyectos.

– Jaume

Adaptaciones más allá del argumento y la historia

Estas son algunas de las películas que nos gustaría poder ver. A la hora de adaptar un título mucha gente suele prestar atención a la historia. A pesar de ello hemos decidido valorar otros aspectos que creemos también destacables. La ambientación, el tono o los personajes son solo unos de los múltiples elementos que conforman los relatos audiovisuales. Sabemos que es imposible abarcarlo todo y por ello cada elección profundiza más en un aspecto concreto.

Y vosotros, ¿qué juego os gustaría ver adaptado?

Escrito por: Jaume Alto

Comunicador audiovisual y productor eventual. Aficionado enfermo a los videojuegos, cómics, juegos de rol, cine y otros tantos hobbies que acaban con mi cartera. En twitter @jaume_alto