Hideo Kojima quiere que su próximo título sea «el más terrorífico»

Hideo Kojima se encuentra de rabiosa actualidad. El creador nipón, que hace poco menos de tres semanas lanzó al mercado el esperadísimo Death Stranding, ya ha dado pistas por Twitter de cuáles serán sus siguientes pasos a seguir. Así, si con la aventura protagonizada por Norman Reedus ha conseguido levantar opiniones dispares tanto en el público como en la prensa, su anterior trabajo consiguió conquistar a todo aquel que lo probó pese a tratarse únicamente de una demo. Y, pese a haber supuesto su divorcio con Konami, parece que el artista nipón no ha terminado de superar una oportunidad que podría retomar.

Todo apunta a que el siguiente proyecto de Kojima Productions será una obra de terror

P.T., la demo del cancelado Silent Hills también protagonizado por Reedus, nos sumergía entre tres pasillos y nos brindaba una de las experiencias más terroríficas de la industria. Sirviéndose de diferentes screamers, sombras, terror psicológico y sacando todo el jugo posible al Dualshock 4, P.T. nos ponía los pelos de punta con sustos continuos y una historia tremendamente impactante. Por desgracia, esta obra nunca llegó a ver la luz, existiendo diferentes teorías sobre los motivos de esta decisión, si bien la mayoría apuntan hacia un excesivo gasto por parte de Kojima que jamás llegaría a ser rentable para Konami.

Como el propio creador indica, para llevar a cabo su cometido de realizar el juego más terrorífico de todos visionará algunos de los títulos más escalofriantes del séptimo arte, mentando a la película The Eye (2002). Por el momento, solo nos queda esperar hasta que el director nipón realice un anuncio oficial, si bien es cierto que la expectación por saber de lo que sería capaz en este género tras P.T. es tremendamente alta.

Fuente

Escrito por: Abelardo

Con un mando en las manos desde que tengo uso de razón, empecé con una Super Nintendo y desde entonces no he parado. Lector ocasional, apasionado por los mundos de Miyazaki y nieto de Lolita y Juan.