(I) La evolución en el tiempo de una opinión sobre The Last of Us Parte II

Seguramente llegue tarde. Las redes e Internet están saturadas de artículos de opinión, reviews y demás contenido sobre The Last of Us Parte II. Hemos podido leer cientos de textos donde los más entendidos y experimentados del videojuego dan su opinión y analizan uno de los títulos más esperados de los últimos años, precisamente lo que el «review bombing» puede mostrar. Yo no soy ni un entendido ni un experimentado. No me considero un erudito del videojuego, pero sí soy persona, y como tal, la aventura de Ellie me ha hecho pensar, sentir y, sobre todo, replantear. A continuación comparto las sensaciones que me abordaron nada más acabar la nueva obra de Naughty Dog, sin filtro, solo una simple amalgama de sentimientos e ideas inconclusas, fruto de las expectativas por un lado y de las sorpresas, por otro. La idea es comprobar cómo evoluciona mi opinión a lo largo de unos días, ver en qué cambio con respecto a este primer texto, ver si he madurado. Quizás no sea un artículo que ahonde en lo más profundo del juego, pero si le vais a dar una oportunidad, os doy las gracias. Sobra decir que este texto contiene spoilers importantes de la trama.

the last of us parte ii opinión

Seattle, Día 1

Acabo de terminar The Last of Us Parte II. Aproximadamente 27 horas desde que comenzara la continuación de un título que marcó un antes y un después en la concepción que tenía sobre el videojuego. Por supuesto, la línea que divide el cine y el videojuego ya era difusa para mí en cierto momento de mi adolescencia, pero ese pequeño paso de diferencia se hizo aún más minúsculo con la historia de supervivencia de Joel y de Ellie. El pasado 19 de junio, tras siete años esperando ver crecer la relación entre ambos personajes, su mundo, su historia, me encontré delante de uno de los títulos que más ansiaba tener en mis manos de los últimos años.

Recuerdo comenzar el juego con ilusión. Ilusión por descubrir qué nueva aventura me depararía Naughty Dog y, a la vez, aterrado por las situaciones a las que me tendría que enfrentar, esas en las que entran en juego los seres queridos. Antes de nada, me veo en la obligación de comentar que antes de su lanzamiento hice lo que nunca suelo hacer, ver más allá de uno o dos trailers de un producto de este estilo, ya sea videojuego, serie o película. Y diréis, ¿por qué es esto importante? Porque Naughty Dog sabía de sobra que la gente iba a ver esos vídeos, aprovechando esa oportunidad para empezar a jugar con nosotros. De no haberlos visto, seguramente mi experiencia hubiera sido algo diferente.

En esos trailers se nos da a entender que quien podría llegar a experimentar el punto de no retorno era Dina, la nueva compañera, amiga, novia, pareja de supervivencia de Ellie. Sin embargo, la herramienta de captar la atención del espectador en el punto que se quiere para jugar con su percepción y engañarlo, cual mago, nos cogió a todos por sorpresa. “¿Creías que te dejaría hacer esto sola?”. Si, al igual que yo, viste estos trailers, y has terminado el juego, sabrás a lo que me refiero. No creo errar al pensar que todos nos vimos venir lo que era uno de los spoilers más importantes del juego una vez le dimos a Nueva Partida. Un grupo de, a simple vista, mercenarios, en busca de alguien que se encuentra en Jackson, del cual se tiene bastante información, que debido a ciertas circunstancias se encuentran con los dos únicos sujetos que podían encajar en la descripción que daba este grupo de extraños… La persecución de Joel era el guión de una muerte anunciada. Angustia, rabia, incertidumbre y perplejidad. A pesar de los indicios, encontrarte con la temprana muerte de uno de los personajes que han marcado una generación de juegos no es agradable, y es que la sombra de Joel, así como la del primer The Last of Us, es muy, muy alargada.

the last of us parte ii opinión

Sí, así es. En este “Seattle Día 1” las sensaciones que estoy sintiendo son una extraña mezcla de perplejidad, incredulidad, indecisión y decepción. Literalmente, no sé qué me ha parecido The Last of Us Parte II. Tengo algunos puntos claros, por supuesto, otros pocos son más dudosos, pero el cómputo global está difuminado en mi mente. Por quitarme cosas básicas de encima, las mejoras en el apartado técnico, gráficos, efectos sonoros, doblaje y ambiente, así como jugabilidad, gameplay e inmersión son apabullantes. Ahí no puede haber duda alguna, la evolución del videojuego ha sentado como agua de mayo a un videojuego que llegaba para romper con ciertos estándares de la industria y con la promesa de ser crudo cuanto menos.

Los problemas llegan con toda la polémica que quiere abarcar, con todos los sentimientos que quiere expresar y hacernos sentir, y con ciertas decisiones, tanto de guión como de narrativa, que me chirrían. Para que no se me malinterprete, voy a ir despacio y punto por punto. Lo primero, no vengo a sentar cátedra. Tampoco voy a meterme de lleno en los temas candentes del juego. Si lo que buscas es algo de ‘salseo’ ya seas de un bando u otro, lo siento, aquí no vas a encontrar nada de eso. Solo voy a hablar de la montaña rusa de sensaciones que The Last of Us Parte II puede llegar a ser, para bien o para mal.

Y como por algo hay que empezar, qué mejor forma de comenzar una opinión que por el final, ¿verdad? Pero, ¿cuál de ellos? Me explico. Tras la primera pelea entre Abby y Ellie, tras la victoria de la primera sobre la segunda, y tras ese pantallazo en negro, pensé: “Se acabó”. Parecía el culmen de una historia de venganza, de un círculo de muerte y sangre que comenzó con un sentimiento de añoranza, nostalgia, protección, cariño y amor como puede ser el de salvar a la que consideras tu hija de una muerte segura. Incluso si eso conlleva condenar a toda la humanidad a seguir luchando por su vida contra un virus. Menos mal que es un juego.

En ese momento, a la vez que estaba seguro de que era el final, me abordó una sensación de decepción. A pesar de todos los momentos que vivimos desde que comenzamos en Jackson, todo me sabía a poco. Tras tantas muertes, algunas de ellas realmente duras, como la de Mel, Owen o incluso Alice (me dolió en el alma, de verdad), sentía que la forma en que se habían contado no eran las mejores. Sin ir más lejos, Jesse tiene un punto y final tan inesperado como abrupto y precipitado. ¿De verdad no se merecía algo más? Quizás, que el número de muertes sea tan amplio y con tanta importancia en cuanto a personajes sea un movimiento deliberado, dando a entender que solo hay un paso entre la vida y la muerte, o que esta última es una fase más de la primera. Matan a Jesse delante de tus ojos y no recibe ni un pequeño homenaje. Lo mismo para Manny, Abby simplemente sigue avanzando movida por una ira incontrolable pero que no refleja el dolor por la muerte de su mejor amigo. No me entendáis mal, hay escenas muy duras que te dejan mal cuerpo para un par de días.

the last of us parte ii opinión

Pero volviendo al tema que nos atañe ahora, ¿de verdad eran necesarios ciertos momentos en el guión? Puedo entender que las escenas de la granja quieran mostrar como Ellie ha sido consumida por la venganza de tal forma que ni sus seres queridos, Dina y JJ, pueden aliviar el dolor de la muerte de Joel. Y eso lo consigue de una forma casi magistral, pero solo se aprecia de verdad al final de este “último capítulo”, con el desenlace del segundo enfrentamiento. ¿De verdad era necesario alargar tanto una nueva contextualización, un avance temporal que se produce sin ninguna explicación de qué ocurre en ese lapso? ¿De verdad es buena idea terminar el enfrentamiento que tanto tiempo llevamos esperando con un simple pantallazo negro y un salto en el tiempo? De golpe y porrazo, nos encontramos en la granja, viviendo una vida a priori feliz, para que llegue Tommy, quien pensábamos muerto, y de un plumazo se cargue 15 minutos de contextualización y nos vuelva a sumergir en un baño de sangre y lágrimas.

Los recuerdos, por poner otro ejemplo, a pesar de que puedan ayudar a acercarnos a los personajes, a vivir momentos de alegría, felicidad, tensión y nostalgia en un mundo dominado por el miedo y la ira, llegan a ser aburridos, en ciertos puntos. El día del cumpleaños de Ellie podría haberse realizado perfectamente con una cinematográfica, reduciendo el tiempo del ‘nivel’ y dejando mejor sabor de boca. Otro ejemplo, la misión de búsqueda de material para salvar la vida de Jara. Lo único que añade ese viaje al mundo es la completa ineptitud de las tropas de los Lobos, incapaces de ver por encima de su propia nariz, y cierta profundidad y desarrollo de Lev, que, al igual que en el caso anterior, podría haberse llevado a cabo a través de varias escenas bien contadas e hiladas. ¿Abby? Para cuando Abby decidió volver a por ambos serafitas ya había cambiado.

Y lo peor de todo es que, a pesar de que objetivamente me parecen añadidas superficialmente, al final, se agradece poder disfrutar algo más de la maravilla de jugabilidad que ofrece, o de, simplemente, ponerte en la piel de Abby durante un rato más. Porque si hay algo que necesito resaltar por encima de todo es a Abby. Personalmente, el mejor personaje del juego, a quien empiezas odiando a muerte y que, al final, esperas que se levante una vez más solo para evitar que Ellie culmine su venganza. Incluso llegué a dejarme vencer en el combate final solo para evitar que Abby muriese. Porque si hay algo en lo que todos estaremos de acuerdo es que las dos caras de la misma moneda aquí son perfectamente visibles y palpables.

the last of us parte ii opinión

En la primera parte estás en un bando, y en la segunda, en el otro. Nadie tiene la verdad absoluta. Nadie es el bueno, nadie es el malo. Nadie tiene razón. Al final, solo somos seres que se mueven por interés, amor y odio, aunque los porcentajes varíen de una persona a otra, e, incluso, haya enfermedades como el machismo, homofobia, xenofobia y prejuicios. ¿Había dicho que no hablaría de temas candentes? Bueno, las personas, como recipientes de conocimiento, lógica y sentimientos, cambian a lo largo de su vida, algo que se ve reflejado en esta obra, junto a su crítica social.

Al igual que yo he decidido dar un pequeño pinchazo a la burbuja del odio, Ellie consiguió salir del círculo vicioso que es la venganza en el último momento, sólo para darse cuenta de lo que había perdido. Quizás la obsesión de la chica a lo largo del juego nos quiera mostrar que cada vez se parece más a Joel, algo que la llevó a tomar el camino contrario al que tomó el mercenario en la primera entrega. Joel lo hizo por su única familia; Ellie, por ella misma. Y, contra todo pronóstico, gracias a perder a Dina y JJ, Abby y Lev pudieron sobrevivir. Quizás Ellie sí consiguió salvar a alguien, después de todo.

Personas, en definitiva.

Escrito por: Alejandro Espacio

Estudiante del grado Ingeniería Industrial Electrónica y Automática. Gasto mis ahorros en mundos fantásticos para poder escribir y debatir sobre ellos. RPG y Acción y Aventura como escape de la realidad.