Impresiones Aldea y Castillo – Demos Resident Evil VIII

Impresiones Aldea y Castillo - Demos Resident Evil VIII

La saga Resident Evil volverá a aterrarnos la semana que viene con la salida de su nueva entrega, Resident Evil Village. Y como aperitivo perfecto para dejarnos con la miel en los labios hasta el esperado lanzamiento, Capcom ha publicado dos demos individuales para los usuarios de PlayStation. En la redacción de Legión de Jugadores nos hemos armado de valor y nos hemos adentrado de lleno en la aldea y en el castillo. Reunid todo el arsenal que tengáis a vuestra disposición si queréis salir de allí con vida:

Corre que te pillo

Ethan vuelve a vivir una pesadilla. Empieza ambas demos siendo abandonado en un lugar desconocido, a merced de extrañas amenazas y con una sola misión: encontrar a su hija Rose. Está desorientado, claramente aterrado pero con la suficiente determinación para arrinconar sus miedos en un lugar remoto de su interior para centrarse en su cometido. Durante el poco tiempo que tenemos para disfrutar de esta nueva experiencia, nos invade una sensación conocida y a la vez especial. Ethan ha sido obligado a dejar su pacífica vida con su familia y volver a otro lugar que bien podría haber salido de un delirio. Se trata de una persona, no un héroe ni nada parecido, es un hombre que busca desesperadamente a su hija, que siente temor y desconcierto con todo lo que le rodea.

Miedo y urgencia son dos términos que van de la mano. Cuando estás en un lugar oscuro tu intuición te insta a acelerar el paso para encontrar luz cuanto antes. Es algo humano, es tu instinto de supervivencia que te apremia a salir de allí. Pues Capcom ha sabido darle un nuevo significado a esta sensación: ahora no solo tienes que darte prisa para sobrevivir, sino también para poder explorar la demo lo más rápido posible antes de que se agote el tiempo. Así que tienes que lidiar con tu miedo a explorar un lugar desconocido y que sabes que el peligro está escondido en cualquier lugar. Pero además, tienes que darte prisa para que te de tiempo a inspeccionar todo el mapa. Hay que hacer oídos sordos a esa voz en tu cabeza y pensar que ese rugido cerca de la cabaña no es tan tenebroso como parece.

A pesar de lo breve que es el tiempo que nos permiten explorar y que es necesario estudiar dos carreras universitarias, máster, doctorado y haber hecho el camino de Santiago a gatas para entender la complejidad del sistema de demos de Resident Evil VIII, Capcom consigue lo que pretendía: que nos quedemos con muchas ganas de jugar al juego. Porque la tensión de tener que investigar todos los recovecos con rapidez con la perenne sensación de que va a venir Lady Dimitrescu a partirme el cuello llegaba a ser hasta gratificante. No por el extraño fetiche que se ha creado alrededor de su figura, sino porque jugar de esta forma incrementaba mis ganas de que llegara el 7 de mayo cuanto antes.

Contrastes

Dos días, dos demos y treinta minutos a contrarreloj para disfrutarlas, el desafío estaba servido. Jugar las dos demos en días distintos no solo provocó cierto desconcierto entre los usuarios, sino que evidenciaba la diferencia entre ambas. La primera demo nos sitúa en la aldea, un lugar aparentemente abandonado en el que tendremos que encontrar una forma de salir para llegar al castillo. Para ello, deberemos explorar el lugar hasta descubrir el camino correcto, esto no será especialmente difícil porque se trata de un camino muy lineal. Desconocemos de si han limitado los lugares que hay en la demo o si será de esta forma en el juego, pero solo había una ruta posible. Aunque sí que nos dejaban investigar, no podías perder el tiempo porque el tiempo apremiaba.

En cuestión de terreno, la aldea es bastante más amplia y podremos visitar el lugar, siempre con ciertas limitaciones. En cambio, el castillo es un lugar cerrado y pequeño, donde las posibilidades de husmear el sitio se reducían bastante. Pero ambas siguen un camino que debes respetar si quieres avanzar. Algo que han mejorado de una demo a otra son las cinemáticas, y es que la aldea cuenta con numerosas cinemáticas que hacían correr el tiempo. Era especialmente frustrante ver el cronómetro bajar sin que poder hacer nada para remediarlo. Esto en el castillo no ocurre, ya que no hay prácticamente cinemáticas. Me pareció una agradable mejora, teniendo en cuenta que hay usuarios que se les ha acabado la demo en medio de una cinemática.

Al ser una demo más amplia que incluía cinemáticas, era un poco más difícil llegar hasta el final de la aldea ¿Se podía? Perfectamente, pero si te entretenías observando el lugar, puede que te quedaras algo rezagado. En cambio, la demo del castillo es mucho más “permisiva”, puedes entretenerte mucho más y podrás completarla de manera mucho más holgada. Las demos en sí las vi un tanto sin sentido: el sistema era raro, había tiempo limitado y encima una vez llegabas hasta cierto punto, ambas demos se acababan obligatoriamente. Si van a ser así ¿no tendría más sentido que eliminaran el límite de tiempo?

La nueva generación ya está aquí

Las dos demos se han jugado en una PlayStation 5, y podemos afirmar sin miedo a equivocarnos que la nueva generación ha llegado. Jugar Resident Evil VIII en la última consola de Sony es una experiencia muy diferente, más si se compara con lo que fue la anterior entrega. Gráficamente el juego es un portento, aguanta perfectamente los 60 FPS sin bajones de ningún tipo. Lo único que podría cambiar la experiencia es el uso de Ray Tracing, mejorando en gran medida tanto los gráficos como las texturas. Pero si se juega con Ray Tracing, se notan algunos pequeños bajones de FPS, pero nada destacable.

El último título de Capcom posee un apartado artístico abrumador, con una ambientación de 10. La realista iluminación de las lámparas y del fuego, las texturas de cada detalle, los increíbles paisajes tanto en exteriores como en lugares más cerrados… Los personajes que nos encontramos en el camino, los enemigos que deberemos abatir y los decorados, todo está muy pulido y es arrebatadoramente cautivador. Desde el segundo uno hay que tener cuidado con el tiempo que podemos perder al quedarnos embobados con los detalles del título.

Un pequeño pero significativo fallo que podrán encontrar los usuarios de PlayStation 5 es que no hay ningún tipo de feedback entre el DualSense y el juego. No hay sensación de peso y fuerza en los gatillos del arma, como se prometió hace unos meses. Desconocemos si se implementará en la versión final en el lanzamiento del juego, pero en las demos no las hay. El control del apuntado era un poco impreciso, así que es más que probable que gastemos más de un cargador en adaptarnos al sistema de combate.

Tras completar ambas demos, con todos sus fallos y sus virtudes tenemos más ganas que nunca de que sea el lanzamiento oficial de Resident Evil VIII. De poder disfrutar sin límites del último título de Capcom en la nueva generación de consolas.

Resident Evil VIII estará disponible el próximo 7 de mayo para PC, Stadia, PlayStation 5, PlayStation 4, Xbox One, Xbox Series X y Series S. Además, podéis encontrar más información sobre este título y su franquicia en nuestra web. Y no olvidéis seguir nuestra cuenta de Twitter para estar al tanto de todas las novedades de la industria.

Escrito por: Noe Arredondo

Jugadora desde que elegí a Charmander en el Pokémon Azul. Defensora acérrima de los videojuegos como forma de arte y hago chistes cuando estoy incómoda.