Impresiones en primera persona de Resident Evil 7

Bienvenido a la familia, hijo

Antes de comenzar con las impresiones, me gustaría que retrocediéramos hasta el año 2005, año en el que nos topamos por primera vez con Resident Evil 4, el juego que cambio el concepto que teníamos sobre los survival horror y que marcaría a las generaciones posteriores. De los controles tipo tanque toscos, la cámara fija, los rompecabezas y la tensión constante de sentirte indefenso pasamos a un juego con altas dosis de acción, controles más intuitivos y cómo no, en tercera persona con la cámara al hombro. El cambio fue brutal, pero la jugada les salió redonda a los chicos de Capcom y aunque tuvo sus detractores en un principio, hoy en día es recordado como un clásico que inspiró a toda una generación de juegos en tercera persona siendo el más conocido la saga Gears of War.

¿Y por qué te he soltado este rollo antes de empezar? porque es imposible no comparar la situación de Resident Evil 4 con la de Resident Evil 7, siendo que ambos juegos se adaptaron a las exigencias del mercado del momento. Resident Evil 4 apareció en un momento donde los juegos de acción y disparos empezaban a hacerse populares entre el público y Capcom quería aprovecharse de eso. Este juego pretende hacer lo mismo en un mercado dominado por los juegos de terror en primera persona como Outlast, Amnesia o cómo no, el todopoderoso Slenderman.

Prejuzgar a este juego por ser un producto de su tiempo (o directamente que se ha vendido a la competencia) me parece injusto teniendo en cuenta que, desde sus orígenes, Resident Evil se ha adaptado a las tendencias de su época, ya sea con los primeros basados en la fórmula de Alone in the Dark hasta el Resident Evil 4 y su acercamiento más a la acción que al survival horror.

Hogar, vil hogar

Entonces una vez zanjado el tema, continuemos con las impresiones. La demo que pudimos disfrutar a puertas cerradas en las oficinas de Koch Media era una versión cercana a la final con audio y subtítulos en castellano (con un buen nivel) que se situaba justo al final de lo que pudimos ver en la anterior demo del juego, Kitchen, dejándonos con la encantadora familia Adams mientras disfrutábamos de una deliciosa reducción de sesos con guarnición de intestinos.

La ambientación es uno de los mayores puntos a favor en esta entrega

El juego se sitúa en una mansión ubicada en la América rural y huelga decir que la ambientación es de sobresaliente. La primera impresión al ver los interiores de la Mansión Baker es la de volver a los ambientes de los originales, a aquellos lugares lúgubres y oscuros llenos de toda clase de cachivaches y accesorios estrafalarios entre los que casualmente hay alguna que otra hierba medicinal, unas cuantas balas e incluso una escopeta.

La exploración en el juego adquiere un factor capital si quieres sobrevivir ya que tanto las balas como las hierbas son muy escasas y más te vale explorar hasta el último rincón del escenario para encontrarlas. Además de eso, vuelven esos puzles crípticos en escenarios semiabiertos que te obligan a acordarte de cada porción del mapa en busca de esa puerta que has visto antes y que se abre con una llave que has encontrado en la otra punta del mapa y que contiene un objeto que al principio piensas que no vale para nada, pero amigo, sí que vale.

Primera Presencia

En cuanto a la ambientación no tengo queja, pero el gameplay es otro cantar. La cámara en primera persona se siente más como una excusa para vender el juego con las VR que como una autentica innovación para el juego y en más de una ocasión nos va a dar un quebradero de cabeza, especialmente en los combates contra jefes donde la cámara muestra su peor lado, teniendo que girar constantemente para esquivar los ataques y encararnos con él en más que nada, un combate machaca botones en donde casualmente por el escenario hay un objeto ubicado de forma obvia con el que derrotarlo.

La brutalidad de los combates cuerpo a cuerpo solo es comparable con su tosquedad en algunos momentos

Por lo menos podemos decir que el juego no abusa de los jumpscares baratos (que sí tiene unos cuantos) tan comunes en este tipo de juegos y busca mantenernos en tensión el mayor tiempo posible, y esto es gracias a su genial sonido ambiental. Ya sea con nuestras propias pisadas o las del señor Baker acercándose a nuestro escondite o el sonido de las viscosidades esparcidas por la pared que de repente se abren lanzado a una de tus peores pesadillas justo detrás de ti, o incluso la vieja señora al visillo que irá apareciendo cada cierto tiempo por el escenario con su vieja mecedora, todo ello contribuye a generar un ambiente fantasmagórico más común en juegos como Silent Hill.

¡Aquí esta Jack!

Y hablando de pesadillas, esto es un Resident Evil, ¿y que es un Resident Evil sin sus personajes más entrañables, los zombies? Tanto la encantadora familia Baker (que, aunque a primera vista parezcan los típicos ganaderos vistos en otras entregas como Resident Evil 4, ocultan mucho más de lo que parecen) como los monstruos más típicos de la franquicia tipo los molded y las abejas infectadas no nos pondrán las cosas fáciles y nos perseguirán incansablemente (bueno, hasta llegar a los límites de su zona de control, tras eso desaparecerán como si nada y se regeneran por arte de magia en su zona de aparición)

En ese sentido, el juego no se siente como una persecución constante o un escondite inglés con los monstruos. Puedes esconderte por el escenario o huir evitando el combate, pero el juego también te ofrece las herramientas para encarar directamente al enemigo, eso te lo deja a tu elección, pero te aconsejo que no seas tan impulsivo a la hora de atacar y veas tus posibilidades, ya que las balas son muy limitadas y tu personaje no es que sea Rambo precisamente.

Medio cargador vaciado y aun sigue moviéndose, quizá sea por el hecho de que solo han dado en el blanco dos balas…

En los juegos más actuales de la saga manejábamos a auténticas máquinas de matar como Leon S. Kennedy, Chris Redfield o Ada Wong con los que disfrutábamos jugando mientras descabezaban zombies a base de patadas de Karate. Pero en este encarnamos a un personaje que, aunque desconocemos su pasado, no está especialmente entrenado en el manejo de las armas.

No somos un superhombre y eso  se nota tanto en el manejo de las armas, muy torpe en su forma de apuntar, como a la hora de defendernos cuerpo a cuerpo, de usar el cuchillo e incluso en nuestra forma de correr increíblemente limitada. En más de una ocasión me he acabado frustrando al gastar un cargador entero para acertar solo tres veces en la cabeza, pero es lógico con respecto a nuestro personaje además que aporta un toque de tensión al combate al hacer que cada disparo cuente y que no solo sea vomitar balas. Ademas el juego no te indica la cantidad salud que te queda, aparte de la sangre que se te queda en la pantalla cada vez que te dan, y solo puedes saberla al mirar el inventario que, como te imaginas, no para el juego, por lo que cada enfrentamiento se vive como una lucha a muerte en lo que nunca sabes lo que puede pasar.

Guarda toda la munición que puedas, no sabes lo que puede acechar en cada esquina

En conclusión, ¿Es un Resident Evil?

Si y no, la respuesta es compleja. Se nota que la cámara en primera persona y el manejo del personaje han sido elegidos tanto por seguir los convencionalismos modernos como por ser un producto promocional de las PlayStation VR, pero aun así se distinguen algunos de los elementos que hicieron grandes a los primeros juegos: la ambientación, la sensación de estar en un lugar totalmente desconocido y llena de recovecos, la exploración del entorno y los puzles intrincados en espacios semi-abiertos.

Por ahora la experiencia no me ha dejado mal sabor de boca, pero habrá que ver cómo el juego se desenvuelve en su totalidad y si los escenarios semiabiertos se mantienen durante toda la experiencia o solo pertenecen a la primera parte de la aventura.

Escrito por: King_Yoa

Graduado en Nutrición Humana y Dietética. Nutricionista de día y redactor de noche en esta fantástica pagina. Jugador de Pc desde que tengo memoria y obsesionado con los juegos de estrategia, acción/aventura y los RPG. También soy un aficionado a la lectura y un enamorado de la animación, ya sea oriental o occidental.