Impresiones – Outlast 2

outlast2

Por muchos es sabido que el género de terror volvió a la vida hará unos años, gracias sobre todo a un puñado de títulos de corte independiente que consiguieron el beneplácito de los usuarios y que provocó que proliferasen un sinfín de aventuras, algunas mejores que otras. Y dentro del primer grupo, hubo un juego que en un principio entró por la puerta de atrás, pero que con el paso del tiempo se ha hecho un lugar entre los peces gordos de la familia.

Estamos hablando por supuesto de Outlast, una obra de terror en primera persona que fue desarrollada por los chicos de Red Barrels (estudio formado por antiguos miembros de juegos como Prince of Persia o Uncharted), y que pese a sus contadas bondades jugables y una deficiente segunda mitad de aventura, tenía potencial de sobras, motivo más que suficiente para contentar en líneas generales. Y que en aras de su éxito, dio pie a una expansión así como al desarrollo de una segunda parte, que es la que nos ocupa, y que para sorpresa de todos, recibió días atrás una demostración jugable de unos 15-20 minutos aproximadamente.

outlast21

En Outlast 2 tomamos el rol de un nuevo personaje, Blake Langermann, un camarógrafo que junto a su esposa Lynn, se ponen a investigar el asesinato de una mujer embarazada cuya identidad se desconoce y que tuvo lugar en una población rural del desierto de Arizona. Sin embargo, cuando están a punto de llegar, algo hace que el helicóptero en el que viajan sufra un accidente, separando a la pareja durante el susodicho.

Por consiguiente, Blake se despierta estando solo y desorientado, y con la única compañía de una cámara de vídeo para guiarlo en la oscuridad de la noche. Una cámara que, al igual que ocurriese en el primer Outlast, desempeña un papel crucial. Porque en cualquier momento, nos veremos obligados a mirar a través de ella, ya que gran parte del desarrollo tendrá lugar en dichas condiciones, por lo que el modo de visión nocturna será indispensable.

outlast22

Ahora bien, esto tiene un coste, pues el uso de dicha función, drena la batería de esta, y tendremos que cambiar las pilas a menudo para seguir viendo en la oscuridad. Esto, por supuesto, derrocha una gran cantidad de tensión, además de otros horrores, ya que la cantidad de pilas que encontraremos a lo largo de nuestro periplo serán más bien escasas, aunque en la demostración que nos ocupa, son bastante generosos (por motivos obvios).

Sea como fuere, no tardaremos en adentrarnos en un asentamiento aislado lleno de chozas deterioradas y pocos signos de vida, pero los suficientes como para darse cuenta de que los habitantes que las pueblan, tienen cara de pocos amigos, ya que tras dirigirles la mirada, estos comienzan a alejarse poco a poco sin parar de mirarnos. Continuando con nuestro periplo, vemos que muchos de los puestos, para nuestro asombro, tienen en su haber una gran cantidad de muertos, hecho que propicia el desconcierto de Blake y mucha más tensión, dicho sea de paso.

outlast25

Para más inri, nuestro protagonista escucha a lo lejos el grito de una mujer, supuestamente su esposa (¿estarán haciéndole daño?), de modo que nos disponemos a correr a investigar, pero al final del camino vamos a parar a una mina, donde encontramos un altar lleno de sangre y un poco más allá, un montículo lleno de cadáveres en estado avanzado de descomposición con un agujero en el techo que refleja una cruz invertida sobre los mismos. Esto ya es una buena muestra de que dicha entrega es mucho más macabra en comparación al primer episodio, sobre todo por el uso de elementos satánicos que pueden dar mucho de sí.

Por desgracia, la situación de Blake no hace más que empeorar. Y es que al poco de avanzar, tropezamos con un pozo del cual sale una lengua larga y viscosa que nos lleva a un lugar totalmente diferente, dando a entender que esta secuela ofrecerá un mayor abanico de localizaciones en contraposición a la primera entrega. Sin entrar en demasiados detalles, acabamos en las aulas de un instituto católico, con una gran iluminación de fondo, y donde nos espera una gran cantidad de sorpresas, muchas de ellas la mar de surrealistas y sacadas de la peor de las pesadillas.

outlast24

La demostración jugable acaba con una persecución en unos campos de maíz, y aunque el escenario parecía bastante abierto, el camino a seguir estaba bastante delimitado, y por ende, la posibilidad de perdernos era bastante remota. De eso se sigue una escena en la que, cuando parece que hemos despistado a nuestros perseguidores, nos encontramos ante una figura con cara de pocos amigos que nos da una calurosa bienvenida en nuestras partes… Suponemos que os haréis una idea de lo que pasa.

Visto lo visto, Outlast 2 no ofrece muchas diferencias jugables, salvo que se desarrolla en una localización totalmente diferente que tiene lugar en el mismo universo que el primer juego. Es decir, nos valdremos de la cámara que comentamos anteriormente, y no podremos usar armas ni defendernos de los peligros que nos acechan, solo ir con cuidado y esconderse cuando sea debido. Esto puede ser un enorme hándicap, ya que uno de los errores del primer Outlast recaía en una segunda mitad un tanto repetitiva debido a la parquedad de dichas posibilidades. Falta ver también si esta secuela ofrece la suficiente variedad de momentos interesantes para paliar esto, aunque de momento es pronto para sacar conclusiones al respecto.

outlast23

Lo que sí ha experimentado una evolución considerable, es el apartado gráfico del juego, el cual tiene unos valores de producción más acusados, destacando el nivel de detalle del que hacen gala los escenarios que visitamos, así como un gran juego de luces y sombras que tienen la culpa de ofrecer un aspecto muy realista.

Sea lo que sea que nos encontremos con esta nueva iteración de la saga por parte de los chicos de Red Barrels que se lanzará a comienzos de 2017 para PlayStation 4, Xbox One y PC, solo nos resta esperar y ya sea de paso, estar expectantes ante esta experiencia terrorífica que de seguro será una visita obligatoria para los amantes del género.

Escrito por: Alejandro Serrador

Técnico superior en Desarrollo de Aplicaciones Web. Amante del cine y los videojuegos, especialmente en lo que a títulos de rol y terror se refiere. A veces me da por escribir cosas. También me puedes leer en Twitter desde @npofficialsite