Indie Rewind: Never Alone – Un cuento de invierno

«Indie Rewind» es una serie de artículos tributo de los redactores de Legión de Jugadores hacia aquellos indies que han conseguido inspirarles.


Los cuentos son una de las formas más antiguas de la literatura. Surgidos de la necesidad del hombre de conocer, y darse a conocer a sí mismo, se han contado miles y miles de cuentos desde los inicios de la humanidad. Con la misión de transmitir valores y conocimientos, cada comunidad creó los suyos en base a su mitología o folclore. No era raro encontrar, en cada una de estas comunidades, a un sabio que se encargase de contar dichos cuentos y asegurar su supervivencia a lo largo de cientos — o incluso miles, como en este caso — de años.

Rozando este concepto se encuentra Never Alone, un trabajo que llegó a manos conjuntas de Upper One Games E-Line Media durante el primer cuarto del pasado año, y que resulta en una suerte de cuento ártico nacido de Kunuuksaayuka, una historia tradicional de los Iñupiaq.  Explorando con acierto el folklore de estos nativos de la gélida región de Alaska, Never Alone nos lleva a vivir una aventura mágica donde el invierno solo se ve superado por la amistad de una joven y un pequeño zorro ártico.

nuna_fox

De esta forma el juego nos pone en la piel de Nuna, una joven Iñupiaq que ya desde joven destaca en los campos de la supervivencia y la caza. Preocupada por las incesantes ventiscas que azotan su aldea y privan de alimentos a sus habitantes, la chica decide partir en busca del origen del desastre, sola y sin más ayuda que sus propias manos. La joven no tarda en encontrarse en problemas, pero cuando se encuentra a escasos minutos de acabar bajo las garras de un oso polar, un pequeño zorro ártico —al que me referiré cariñosamente como Fox— consigue distraer al oso para que la chica pueda escapar, forjando la base del título: la cooperación.

Una vez tomemos el mando después de encontrarnos con Fox el juego nos permite intercambiar el control entre él y Nuna para cumplir un desafío tras otro, que suelen representarse en forma de plataformas, puzzles y una original e interesante mezcla de ambos elementos. Encontramos también la opción de jugar de forma cooperativa, optando cada jugador por uno de los dos roles que nos ofrece el juego. Debo decir que la necesidad de cambiar de personaje de forma constante para resolver las dificultades que surgen durante el camino se traduce en un incentivo para completar el juego en su modo individual. Y, aunque un servidor no tuvo la oportunidad de probar el modo cooperativo,  si sois un poco más sociales que yo o, simplemente disponéis de un segundo mando, no dudéis en probar con una partida colaborativa, aunque eso suponga no poder culpar a la CPU de las derrotas que sufráis durante el juego.

NeverAlone

Volvamos al eje central de la jugabilidad. Como representación del viaje que realizan Nuna y Fox  deberemos avanzar de forma lineal por una multitud de paisajes con el color blanco siempre como protagonista. No faltan los enormes desiertos de hielo, las cavernas rocosas o las antiguas aldeas, cuyos restos descansan bajo las incesantes nevadas. Nuestro objetivo será superar los obstáculos que estos representan, resolviendo los diferentes problemas que surgen en ello y que nos obligan a parar y pensar una manera eficiente de resolverlos. Y esta resulta siempre en la colaboración entre los protagonistas de la historia. Mientras que Fox es más ágil y puede escalar paredes o caminar por las frágiles placas de hielo, Nuna puede agarrar objetos y utilizar su bolera para destruir obstáculos que nos impidan el paso. Otro elemento importante del juego son las constantes ventiscas — logradas con mucho acierto y con una increíble sensación de realidad —  que nos harán trastabillar, e incluso caer, si no nos protegemos de ellas.

Poco tardaremos en descubrir que Fox tiene una conexión especial con la naturaleza que le permite ver a los espíritus que la pueblan y aprovecharnos de su amabilidad (punto para él), para con el zorro, para avanzar por los diferentes escenarios. El problema aquí surge cuando Fox se aleja de ellos, pues estos desaparecen si no esta cerca y Nuna caerá si se encuentra subida en las plataformas en las que se convierten estas criaturas. Es una mecánica que me lleva a pensar, de forma inmediata, en la relación entre ICO y Yorda, del clásico de PS2, ICO, pues pese a que ninguna de estas parejas pueden si quiera comunicarse verbalmente entre ellos ni tienen una sola línea de texto en toda la aventura consiguen crear una auténtica sensación de empatía auto impuesta por las mecánicas del juego pero que consigue sentirse natural y cercana.

NeverAlone

La antes mencionada figura del sabio o cuentacuentos aparece aquí para ocupar ese espacio narrativo que omiten los personajes. Remarcando la sensación de estar viviendo la historia de un cuento, el narrador entona dicha historia siempre con una solemne voz que nos hará sentirnos arropados a la luz de una hoguera en medio de la tundra ártica mientras le escuchamos hablar, absortos. Importantes, y altamente disfrutables, son los momentos en que los espacios narrativos se unen a la jugabilidad y dejas de jugar lo que estás leyendo para vivirlo. Cabe destacar que, aunque la trama sea simple y narrada en una lejana tercera persona, contiene algún que otro giro de guión, que influye sobremanera en su forma de jugar y que ponen las bases a un magnífico final que exige al jugador hacer uso de todo lo aprendido hasta el momento.

En contra de todo lo mencionado hasta ahora, y con cierto odio al redactor por tener que destacar algún aspecto negativo de Never Alone, es que el juego tiene una duración cortísima, que además choca mucho con su precio. Unas tres o cuatro horas (a un precio de 15€), que pese a ser relativas a la habilidad del jugador, difícilmente se verán aumentadas a causa de su escasa dificultad. Podremos alargarlas un poco más, eso sí, si nos centramos en buscar todos los coleccionables del juego, que encontraremos en forma de búhos. Y es algo que recomiendo encarecidamente (y os lo dice el principal detractor de los coleccionables), pues cada uno de estos búhos desbloquearán un fragmento de vídeo, en formato documental, donde nativos  Iñupiaq nos hablarán sobre su cultura y su folklore. Es algo que resulta completamente original y que sirve como un fantástico complemento al juego y a su trama. Por otro lado también podemos alargar ese tiempo con su DLC, Foxtales, que abandona los paisajes helados para mostrarnos escenarios mas coloridos y vivos. Sin apartarse del folklore del que hace uso su versión original, Foxtales nos contará otra historia clásica protagonizada por Nuna y Fox, durante la que encontraremos un gran número de puzzles, esta vez más elaborados y difíciles.

NeverAlone

Never Alone es el resultado de la unión de los videojuegos y los cuentos. Una unión de elementos narrativos e interactivos que te permite no solo sentir su historia sino vivirla de primera mano. Un precioso viaje plagado de determinación, amistad y valor que, además, consigue introducirnos en el folklore iñupiaq y sirve como difusión del mismo. Algo que sin duda es un magnífico gesto hacia —y desde— sus habitantes. La travesía de Nuna y Fox enamorará a cualquier jugador que se introduzca en ella y, aunque pueda pecar de ser algo breve, asegura una perfecta tarde libre de invierno, sobre todo si lo acompañáis con una buena bebida caliente.

Escrito por: Oscar Martínez

Escribo más que duermo. Jefe de redacción de Legión de Jugadores y orgulloso miembro de este gran equipo. Trabajo día y noche por hacer de esta la mejor comunidad posible, crítica pero sincera y siempre con la actualidad como objetivo. Puedes encontrarme por Twitter bajo el nombre de @Hekiren_