La revolución del mundo abierto ya disponible con Watch Dogs: Legion

Un nuevo videojuego de mundo abierto amenaza con cambiar nuestro concepto de todo lo que eran esta clase de videojuegos hasta la fecha y ese es Watch Dogs: Legion. Su lanzamiento al mercado se hizo oficial el pasado 29 de octubre para PC, PlayStation 4, Xbox One y Google Stadia. Para las videoconsolas de la próxima generación, PlayStation 5 y Xbox Serie X/S, habrá que esperar hasta las navidades de este 2020 para que esté disponible. Después de casi ocho meses de retraso desde que se iba a lanzar originalmente, el 6 de marzo de este año, ya era hora de que la tercera entrega de la saga llegara al público.

Desde que en 2014 se publicara el primero de los títulos de esta curiosa serie, que si por algo ha destacado ha sido por su historia y por su personalidad, no ha hecho más que ganar terreno. En la Chicago del futuro del primer Watch Dogs realmente se podían ver limitaciones en cuanto a calidad gráfica, que provocó un pequeño bajón. Esas limitaciones del primer capítulo se podían observar sobre todo en los planos cortos de los personajes. En las partidas de poker, sin ir más lejos, se podía comprobar como todavía quedaba trabajo por hacer. Algo por lo que fue criticado.

Y es que estas partidas se hicieron muy populares, ya que permitían distraer al resto de jugadores para llevarte un buen pellizco con tu mano, siempre y cuando esta fuera buena. Si tienes la oportunidad o la curiosidad de hacerte con este juego a día de hoy te será muy útil saber que conocer las manos del poker es esencial para esta tarea. Aunque como decimos, seguramente lo mejor de este formato en cuanto a calidad visual eran las cartas, así que quizá te interesa más avanzar hacia la San Francisco de Watch Dogs 2. En este se implementaron mejoras y se incidió en esa parte tan rebelde que quería mostrar Ubisoft.

En este Watch Dogs: Legion se rescata la base que dejaron los dos juegos anteriores, pero se incide mucho más en la implicación del usuario con el juego. La ciudad de Londres, ya en una época posterior a su salida de la Unión Europea, está controlada por el fascismo de un poder despótico que maneja a su antojo a policía y fuerzas militares para conseguir mantener el poder. La ciudadanía poco puede hacer más que escuchar una y otra vez el discurso de una facción que se vale de las mentiras y de la represión para ganar la batalla. Así hasta que DedSec, una organización de hackers informáticos, decide que es el momento de cambiar las cosas.

En cuanto al argumento y el juego en sí, lo más llamativo es que ya no es solo un personaje el que tiene que tratar de revertir esa situación, sino que el jugador puede ir reclutando a todo el avatar que se encuentre por la calle para que se una a su causa. Todos juntos es como se puede conseguir ese cambio, sino poco se puede hacer. A través de misiones previas en las que haces cosas por ellos, poco a poco el pueblo va uniéndose y revelándose como un gran batallón ante un régimen que tiene los días contados.

Sí que es cierto que en estas labores de reclutamiento es en las que el juego baja un poco el nivel, ya que realmente todas son muy parecidas. Además, el juego da pocos giros según va avanzando la historia. Salvo al final donde hay un par de dramáticos sucesos en los que todo se puede dar la vuelta, en principio el juego no destaca por cambiar de hilo argumental en ningún momento. Tampoco podía ser todo perfecto, sino en qué lugar quedaría un lanzamiento futuro de una nueva versión.

Lo que sí que está claro es que a nivel gráfico es tremendo. Ubisoft ha conseguido recrear un mapa con partes bien diferenciadas y en las que vas encontrando puntos simbólicos de Londres perfectamente reconocibles. Se denota el ritmo frenético que suelen tener este tipo de ciudades, pero siempre dentro de la temática del juego. Coches que se conducen solos, militares vigilando y encargándose de mantener el orden ante las revueltas, drones que vigilan desde el cielo todo lo que está pasando y calles llenas de paneles en las que el poder publicar sus mensajes.

En cuanto al cumplimiento de las misiones también se atisban cambios. En este juego todo va a basarse en hackear y piratear los sistemas informáticos de la localidad para poder ir avanzando posiciones ocultándose, de forma que los personajes se vuelvan indetectables ante el abuso del poder. De esta forma tu vas a poder observar las rutas que suelen tomar los policías y seleccionar la mejor forma de poder completar esa misión, ya sea haciéndola por ti mismo o marcando ese objetivo a otro de los personajes que puedas controlar. Esa ventana de posibilidades se agradece, de forma que poco a poco vas limpiando el mapa y por tanto debilitando al enemigo.

También hay que decir que no todos los ciudadanos a los que quieras reclutar aceptarán el trato, no todos van a querer sumarse a la causa, lo cual lo hace todo más divertido aún porque nunca sabes lo que te puedes encontrar. Incluso vas a tener personajes exclusivos como ElRubius o Aiden Pearce para poder controlar. Y esa es la tónica de Watch Dogs: Legion. Un videojuego divertido que cuida los detalles y que puede dejarte con los ojos como platos con los detalles que incluye en algunos puntos de esa Londres caótica. En las nuevas videoconsolas será incluso más espectacular.

Y todavía queda por ver el modo online en el que podrás unirte a otros usuarios para competir, explorar más apartados de la ciudad, completar eventos y más misiones.

Escrito por: Daniel Funes Castillo

Webmaster de Legión de Jugadores. Fanático de los videojuegos con 3 años, empecé con Super Mario World y desde entonces no he parado. Busco crear una comunidad abierta y tolerante dónde todos puedan participar y dar su opinión.